sábado, marzo 13, 2010

EL SITIO DE GIRONA


Benito Pérez Galdos narró con brillantez y maestría el sitio de Girona durante la “guerra del francés” tal y como se conoce en Catalunya a la campaña que España sostuvo contra Napoleón entre 1808 y prácticamente 1814 cuando, desgraciadamente, regresó el rey felón, el borbón de turno.

Pues bien, casi 200 años después, Girona volvió a estar sitiada, sólo que esta vez no ha sido por las tropas napoleónicas, ni por otro algún otro ejercito agresor, sino por la nieve de forma que, hoy después de seis días de la gran nevada, más de un centenar de intoxicados, 60.000 personas continúan sin luz, 22.000 empresas paralizadas y 100 millones de euros perdidos de momento.

Y, lo que es aún mucho peor, una persona a fallecido por inhalación de humo y 140 está
Eso si, el conseller de Interior Joan Saura quien teóricamente tendría que ocuparse de estas cosas, no parece que esté demasiado preocupado y, en su línea habitual, le hecha la culpa al empedrado y dice que no lo han hecho tan mal. Exactamente lo mismo que argumenta Endesa, la mega compañía eléctrica que, pese a tener, 1.200 técnicos en Girona no es capaz de arreglar los desperfectos y que, lógicamente dice que la culpable es la Generalitat.

Pero, además de la manifiesta incompetencia para solucionar cuanto antes esta situación, hay otras preguntas y dudas que van surgiendo a lo largo de estos días. Por ejemplo, si se sabía con certeza, tanto por la AEMET y el Servei Metereològic de Catalunya (www.meteo.cat) había advertido, pese a las imbecilidades que algunos han dicho, de lo que se avecinaba, ¿cómo es que ha sucedido esto?

Es cierto que la nevada fue impresionante en muchas zonas del noreste, pero eso no justifica la situaron extrema a la que se ha llegado. Cabe la sospecha de que, finalmente, en Catalunya pese a toda la arrogancia que muestra su Govern, hay mucha dejadez y falta de previsión.

Dejadez porque es más que probable que nadie se haya ocupado, en meses anteriores, de revisar el estado de las líneas eléctricas, de su antigüedad, de su resistencia en casos como este. Y, aunque las empresas son las primeras responsables de su mantenimiento, el Govern es responsable de exigir que se cumpla la ley y si no es así tomar las medidas oportunas a priori.

No es admisible que un servicio, por llamarlo de alguna forma, que se ha encarecido el triple que el IPC en los últimos cuatro años, sea tan deficiente hasta los extremos de que seis después del temporal 140.000 trabajadores no han podido todavía acudir a su puesto de trabajo. ¿Quién les va a resarcir?

Pero, eso sí, el Govern, se enzarza ahora en una discusión sobre si la MAT, es decir la línea de muy alta tensión, hubiera evitado que el lunes más de 220.000 abonados se quedasen sin luz, tal y como sostiene el conseller de Industria Antoni Castells. Mientras los ciudadnos sin luz. No es el momento de discutir, es el de solucionar.

La verdad es que cualquier que viva o conozca Girona, sabrá de sobra que su red eléctrica es nefasta, anticuada y incapaz de atender en condiciones normales a los abanados. Así que la culpa no es del empedrado conseller Saura.

9 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Esas cosas nos pasan porque las empresas reparten la toralidad de las ganancias, en vez de dedicar una parte a la mejora de las infraestructuras. De hecho, saben que tipo de material hay que poner para que no se caigan los postes, pero lo dejan para la alta montaña.
Las muertes e intoxicaciones no tienen precio en el mercado, pero yo se lo haría pagar carísimo a unos y a otros con sanciones económicas en un caso y con votos en otro. Para que dejen de echarse las culpas y solucionen ¡YA!

Felipe dijo...

El problema es que las eléctricas no invierten, a pesar del dinero que el Estado saca a todos los usuarios como compensación a éstas por la liberalización del sector eléctrico.

Tenemos líneas ,en algunos sitios ,tercermundistas y nadie les obliga a que se einvierta en la reposición de nuevo cableado y generadores.

Liberarización con monopolio por obra y gracias de las AA.PP.

Saludos

mariajesusparadela dijo...

Totalidad... (los duendes del debate catalán y los toros,jaja.).

Antonio dijo...

Los responsables deben responder. Para mí son la empresa con la que tengo el contrato de suministro, en primer lugar, y luego la administración por no exigirle una calidad y garantía de ese suministro.
Los perjuicios son muchos, tangibles e intangibles. Deberían responder no solo de las pérdidas económicas, sino de las molestias y sufrimiento ocasionado.
¿Quien paga el frío pasado, la imposibilidad de cocinar, de lavar la ropa, de ducharse, y en general de la pérdida de la calidad de vida que nos aporta la electricidad?
La compañía eléctrica... Además una sanción importante y la obligatoriedad de realizar unas instalaciones de calidad.
A los políticos solo queda que el ciudadano no olvide lo ocurrido y a pagarlo en las urnas...
Ánimo Txema, un abrazo

Ciberculturalia dijo...

Creo que la responsabilidad es compartida entre las eléctricas y la administración que debe vigilar y controlar o regular a las dichas compañías.
Muy bien traido la obra de Perez Galdos.
Un beso y buen resto de sábado aunque tenemos la suerte de que aún nos queda el domingo para descansar.
Otro beso

RGAlmazán dijo...

La responsabilidad máxima es de Endesa que en vez de invertir en mejorar las infraestructuras y tener una solución prevista a temporales como éste, se dedica a obtener pingües beneficios.
Hay cuestiones que tienen que ser públicas porque no se puede dejar ni la energía, ni el agua, ni los créditos, ni la sanidad, ni la educación... en mános privadas que buscan sólo un fin principal, el beneficio.
Por otra parte, Saura parece que no ha estado nada diligente. Y no es la primera vez que actúa tarde y con desorden.
En fin, inconcebible en el siglo XXI que todavía haya 20.000 hogares sin electricidad cinco días después.

Salud y Repùblica

Dilaida dijo...

Pienso que el pueblo catalán tiene mucha paciencia.
Bicos

Txema dijo...

Pues acabado de leer en la edición digital de El País que esta noche otras 40.000 personas estarán sin electricidad durante seis horas como mínimo.

Así que verdaderamente si que hay tener paciencia.

Gracias Dilaida por comentar.

Ramon.Eastriver dijo...

Gran novela la de Galdós, densa en sus momentos de batalla, precisa, excelente prosa, inmejorable el galdosiano perfil de los personajes,,, Y bueno, inmejorable también tu detección razonada, por desgracia para los que vivimos en Catalunya. Valiente tu texto, y tus textos en general, esa defensa del pasado en el PCE y en cambio la posición crítica que comparto respecto a lo que está ocurriendo en Cuba. En fin, mucho por leer en tus blogs pero creo que desde una enorme afinidad.