miércoles, diciembre 15, 2010

UN MAL DÍA

Supongo que lo que menos desea es tener que evacuar cada mañana su terror, sentir como el miedo le obliga a aligerar el intestino porque le atenaza el pánico que siente tras escuchar las noticias de primera hora, que le hacen salir del sueño y enfrentarse a la dura realidad: sabe que fue débil una vez y lo tendrá que ser todo el tiempo. Sabe que tendrá que ser un traidor el resto de su vida.

Hoy no ha empezado bien el día. A las siete de la mañana una de esas maravillosas e inocentes agencias de calificación; esas mismas que avalaron tanta basura oculta, tanta mentira, ha amenazado con rebajar la calificación de la deuda de España. Terrible noticia porque eso quiere decir que los mercados van a exigir más. Y él lo sabe.

Está seguro, sabe con certeza que tendrá que apretar más las tuercas a los ciudadanos para dar satisfacción a esos mercados, que son conscientes de que pueden conseguir lo que quieran sin demasiado esfuerzo porque, evidentemente, a ellos no los puede, aunque quisiera, militarizar. Ellos si son soberanos y privilegiados.

Ahora, la duda está en saber cuánto tiempo tardará en tomar las medidas necesarias y también . quienes serán los principales perjudicados en esta ocasión. Sobre quién recaerá esta vez el peso del sacrificio en el altar del libre mercado, del capitalismo.

Aunque es de suponer que esas dudas quedarán pronto despejadas. Los objetivos más cercanos son tres: el estado autonómico que para los mercados es inviable y la educación y la sanidad públicas que salen caras. Esos son los puntos que señala el informe de la calificadora. Los mercados ya han dictado la sentencia. Ahora sólo falta ejecutarla.

Queda entonces otra cuestión. Cómo se llevará a cabo el recorte, cómo se efectuará el hachazo. Que tipo de privatización se llevará a cabo para que las empresas que están deseosas de caer sobre la sanidad y la educación puedan empezar a sacar provecho de ello en beneficio de los menos.

Pero las malas noticias no vienen solas. Ahora tiene que rascarse el bolsillo. ¡Como le va a doler! Tener que poner 2.600 millones de euros extra para los malditos pensionistas que tienen la osadía de vivir tantos años. Un mal cálculo y el doble de inflación de lo previsto.

Y lo más triste: un ciudadano víctima de la crisis (la que no existía) ha matado a cuatro personas en Olot.

No,  hoy no ha tenido un buen día. Nosotros tampoco, pero eso a él no le preocupa. 

















32 comentarios:

Felipe dijo...

Malos tiempos,amigo Txema.Esas agencias de calificación que lo mismo te suspenden o te aprueban juegan con el pan y el sudor de muchos hombres y mujeres.

No soy joven pero jamás había vivido una situación tan parecida en la que la soberanía nacional depende de Merkerl,las agencias de rating,el BCE,FMI y otros sinvergüenzas.

Qué tristeza infinita el saber lo que ha costado conseguir tantos derechos y ver como se volatilizan.

Un abrazo

Txema dijo...

Yo tampoco había visto una situación semejante. Sin duda, la soberanía de los ciudadanos está sufriendo una agresión brutal y gobiernos débiles, cobardes y traidores hacen lo que dictan los mercados. Así es.

un saludo

Dilaida dijo...

Te digo Txema, que yo cada día entiendo menos todo esto, que una agencia o algo parecido tenga en sus manos el futuro de un país ¿qué somos los ciudados? ¿dónde están nuestros derechos?.
Bicos

Menda. dijo...

Lo del ciudadano de Olot me ha dejado estupefacta ( acabo de leerlo). Y lo peor está por venir.

Temujin dijo...

Es lo que pasa cuando los Gobiernos bailan al son de los financieros.
¿Que tal nacionalizar la banca en todo el mundo occidental?. O por lo menos amenazar con hacerlo, para que así se queden un poco calladitos estos sinvergüenzas.
Lo de Olot a más alto nivel, no estaría mal. Que ellos también matan, aunque en silencio y a traición.Un saludo

RGAlmazán dijo...

Querido Txema, es que él está por encima de estas preocupaciones, si la gente muere no es su problema. Él es un mandado de los mercados y punto... Y nosotros los que recibimos las patadas en el culo.

Salud y República

Desclasado dijo...

Lo de Olot me ha dejado pasmado, claro, como a todos. No por esperado deja de impresionar.
Lo que más me fastidia son los estallidos sociales que vendrán, sin dirección ideológica, sin estrategia y siendo más un desahogo de la rabia que algo que realmente al sistema le pueda preocupar: justificarán más represión, más estado de alarma, para protegernos a nosotros de nosotros mismos, pobres ciudadanos víctimas de los vándalos y de 4 incontrolados radicales.
En realidad la historia es vieja: se estarán protegiendo ellos de nosotros.

Saludos.

Txema dijo...

Dilaida, los ciudadanos hace tiempo que nos hemos convertido en meros espectadores y lo malo es que de forma muchas veces voluntarias.

bicos

María dijo...

¿Hoy un mal día?
¿Y el de ayer?
¿Y el de anteayer?
¿Y...?
Mejor no sigo, que como dice un amigo de la blogocosa: cabrearse envejece.

Saludos Txema

Txema dijo...

Hola Menda. La verdad es que nunca se sabe lo que puede llegar a ocurrir si a alguien que se le lleva a una situación límite.

Incluso las personas más normales y civilizadas pueden llegar a comenter actos extraños, incluso bárbaros.

besos

Txema dijo...

Temujin. Los gobiernos son responsables de sus actos y es verdad que se han bajado los pantalones y el resto también ante los mercados.

Sobre lo de Olot, la verdad es que me parece una tragedia de tan magnitud que deberíamos reflexionar sobre lo que ha sucedido.

saludos

Rafa: claro que a él le importa un bledo. Está convencido de que lo hace todo como un excelente pariota. Es un peligro.

Saludos

mariajesusparadela dijo...

Lo peor es que creo que esto es el prólogo. La novela aun no empezó.

Marcos dijo...

Por fin alguien habla claro.
¡El capitalismo es un jaque al Estado!
¡Abajo el Carajillo Party!

Txema dijo...

Desclasado comparto tu opinión. Estamos ante otra edición de lo que pretenderá llamarse la España negra y, sin embargo, no habrá nada más lejos de la realidad.

El agobio, sin cobrar durante nueves meses, de este hombre le ha llevado a cometer un acto terrible que nos parece tremendo.

Pero, son los muertos los culpables?

Cuántos más serán necesarios?

saludos

Ciberculturalia dijo...

Estupenda entrada querido Txema. Todos estamos con ansiedad porque tenéis razón: nunca habíamos vivido una situación como esta. Una situación en la que ves que cada día se da un paso más para destruir ese estado de bienestar que tantos sudores y muchas lágrimas ha costado conseguirlo.
Son días oscuros. Nos queda unirnos y tomar las calles. No es poco, de verdad.
Un beso

Txema dijo...

María, ya sé que todos los días son malos pero para este traidor los peores son aquellos en los que los mercados le atizan.

Besos

Carla Kowalski dijo...

Me gustó como lo contaste... parece un relato de ficción, pero te das cuenta de que es algo real.

gaia56 dijo...

A mi también me ha impresionado. Hay personas en situaciones de angustia que se creen que sólo serán tenidas en cuenta por sus actos de violencia.
Un beso.

Txema dijo...

Maria Jesús es una novela negra, muy negra y me temo que va a tener un final desastroso.

Ya sabes que soy muy novelero...

saludos

Txema dijo...

Marcos el capitalismo acabará con la soberanía de los ciudadanos si nos reaccionamos a tiempo.

Y se está haciendo tarde.

saludos

Txema dijo...

Carmen, gracias por tu opinión. Mañana nos veremos (espero) en la manifestación y ójala que seamos muchos porque, de lo contrario, este tipejo entenderá que cuenta con el avala de la ciudadanía.

besos

Martine dijo...

¿Hay algún día bueno? Pregunto..
Los veo todos iguales, tirando a peor.

Un abrazo, Txema.

Txema dijo...

Carla el problema es precisamente que no se trata de una ficción, sino de una pesadilla terrible para la mayor parte de los españoles.

Saludos

Jake dijo...

Hola Txema. Si escuchando lo que se dice en las radios hoy ha sido un mal día. Digo radios pues es lo que he estado escuchando más estos días; a mí se me revuelven las tripas también y trato de ver el lado bueno de las cosas. Me he levantado temprano, aunque nadie me obligaba, he llevado al niño al cole; mi compañera ha ido a su escuela, yo he cogido el coche y he subido a la sierra. He estado podando, he quemado ramas, he puesto sembrado tres árboles, he recogido un poco de leña, y he escuchado la radio. He estado de "caraba" con el vecino, hablando del tiempo y de las heladas, o si era pronto o tarde para podar, de las yemas de fruto y de las yemas de madera. Me acuerdo de la civilización. Y creo es un mal día. Esta tarde encenderá la chimenea, y me acordaré de Madrid, y de Zapatero, y de la miseria: y pensaré que la civilización ha equivocado el rumbo. Que se puede ser feliz con poco, pero que no, que los humanos quieren más, aunque eso signifique que haya menos para todos.

Una abrazo

Txema dijo...

Gaia, ciertamente impresiona pensar que alguien puede perder de esa forma el sentido de la porporción.

Esta cris ya no es sólo económica.

Saludos

Txema dijo...

Martine, los días son malos porque hay personas empeñadas en que sea así.

besos

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Nuestros malos días no dejan de ser un sustillo en sus mesas de desayuno.

Basilio Pozo-Durán dijo...

Gracias por la acogida y saludos a todas/os las/os compañeras/os de IloveIU

Campaña “Jubilación a los 67. Cuenta atrás”:
http://basilio-pozo-duran.blogspot.com/2010/12/jubilacion-los-67-quedan-40-dias.html

María dijo...

Ojala los días oscuros para muchos comiencen a clarearse.

Felices fiestas.

Un beso.

Txema dijo...

Jake me recuerdas al poema de Fray Luis (creo recordar bien)

que descansada vida
la del que huyendo del mundanal ruido.

Lamentablemente a veces no esta en nuestras mano poder abandonarlo todo.

saludos

Ataúlfa Braun dijo...

Txema, ¡bravo! Tus palabras son certeras y dan en el blanco; tus palabras son astutas y tristes, compañero. Poco se puede añadir a lo dicho. Como siempre,etoy de acuerdo contigo y con Desclasado. Las revueltas están previstas (F. dixit); y los "ciudadanos son meros espectadores" (el espectáculo, T.dixit).
Me gustaría poder gozar de la libertad natural de la que disfruta Jake...

¡Salud y saludos!

Txema dijo...

Cierto Pedro, los sustillos como tú dices no merecerán más que un corto comentario y poco más.

saludos