lunes, enero 31, 2011

EL DIOS MERCADO SENTENCIA A MUERTE A LAS CAJAS

El dios mercado ha dictado sentencia de muerte contra las cajas y, de forma inmediata, el gobierno del felón ZP se ha puesto manos a la obra para ejecutar la sentencia cuanto antes. Así que el final de las cajas de ahorros está muy próximo. Les queda como mucho hasta septiembre.


El pretexto del dios mercado para esa ejecución sumaria es que no se fía de las cajas, que no tiene seguridad sobre su solvencia, que ignora si sus activos “tóxicos”, son un peligro. A lo que el felón apostilla que eso resta credibilidad a la economía española ( la que era de champions) y no permite el desarrollo del crédito.

Parece mentira que un dios pueda ser tan ignorante y un gobierno tan cínico.

Pero, para sacar de dudas al poderoso y temible dios, ya están el felón ZP y su ministrilla, la dócil salgado. Así que, ni cortos ni perezosos, se han sacado de la manga la exigencia más alta del mundo mundial para que las cajas demuestren su solvencia, eso que se llama “core capital”. Más que lo que se exige en la UE y más que lo que exigen los EE.UU. Y es que a rigurosos en cuestiones de “core” no nos aventaja nadie.

Pero claro, aquí lo que se trata es de poner condiciones que una buena parte de las cajas no puedan cumplir para que desaparezcan del mercado, sean compradas por una cantidad irrisoria por algún avispado banco, eso sí, después de haber sido convenientemente saneada con dinero de los contribuyentes.

Y ¿en qué consiste ese saneamiento? Pues muy sencillo: cerrar sucursales y despedir empleados, ya que, sobran unas y otros.

La verdad es que para el dios mercado las cajas son un incordio. Hacen la competencia a los bancos, a los que les quitan una buena parte de la clientela, hacen inversiones a más largo plazo, son más cercanas a las pequeñas y medianas empresas y tienen bastante grado de localización, algo que choca con la globalización que se pretende.

Es muy posible, no se puede negar, que algunas hayan asumido riesgos excesivos. Desde luego no habrán sido las únicas, y también se las reprocha que están muy politizadas. Tampoco serán las únicas. Pero lo cierto es que, pese a esos factores, no se puede demostrar que en términos generales hayan sido mal gestionadas. Hay algún caso muy conocido pero hubiera bastado con resolverlos y en paz. Y, en todo caso ¿dónde estaban los encargados de impedir semejante disparate?

Lo más curioso es que el gobierno del mendaz ZP, está dispuesto a poner dinero del bolsillo ajeno para salvar a las que estén en apuros. Pero no con la intención de crear un sistema de banca pública que siguiera un poco la estela de lo que fueron las cajas.

No, ni mucho menos. La intención es que una vez, saneadas salgan a la calle a ver quien las quiere comprar. Por supuesto ya hay algún tiburón que ha dicho que si se las entregan en buenas condiciones está por la labor.

Al convertirse en bancos, las cajas cambiarán totalmente sus criterios y, por ejemplo, pasará a ser prioritario el pago de dividendos a sus accionistas, dinero que, lógicamente va a restarse de lo que se disponía para obra social y que se estimaba en unos 1.500 millones de euros al año.

Así que, tras bajar el sueldo a los funcionarios, congelar las pensiones, recortar las inversiones públicas, imponer la reforma laboral, pactar el pensionazo, también se carga las cajas. ¡Que maravilla!

17 comentarios:

Dilaida dijo...

Pues ya sabemos quien manda y si los mercados ya han decidido, no hay nada que hacer, porque la alternativa en el gobierno seguirá obediciendo a los mismos jefes.
Bicos

Txema dijo...

Si Dilaida, pero al gobierno lo han elegido los ciudadanos, no los mercados.

bicos

Ciberculturalia dijo...

Sentencia ejecutada y cajas salvadas con dinero del contribuyente en muchos casos. Cuando estén saneadas se privatizaran. Beneficio: para el capital privado. Esfuerzo: para tí, para mí, para el ciudadano.
Zapatero a tus zapatos, sería buen eslogan
Besos

Txema dijo...

Yo podría otro: zapatero a la cárcel por chorizo.

saludos y besos

RGAlmazán dijo...

Pues sí, una maravilla. Comparto todo lo que dices.
Salud y República

Uno de los Dos dijo...

Hombre yo que soy cliente de una caja...no me gustaría verme en un corralillo, por otro lado como cliente me estoy planteando mandarlas a la mierda...pues no encuentro diferencia con los bancos,y lo de la obra social, tengo mis dudas..obra social seria que cuando te quedes en el paro puedas seguir en tu casa si no puedes pagar la hipoteca, no se yo la verdad es que no veo una diferencia (sustancial)parches y parches, lo que hace falta es nacionalizar la banca y .......
J.A.

Francisco Galván dijo...

Amigo Txema, ya sabes que los Bancos son el pueblo elegido del Dios Mercado y las cajas son los filisteos. ZP es un fariseo hipócrita que nos engaña un día si o otro también para seguir en su trono de oro moclovita.
Las privatizaciones tras el correspondiente saneado ya sabes que no son nuevas, acuérdate de Telefónica o Iberia, por poner un par de ejemplos.

Desclasado dijo...

Sí es la voluntad de Dios, dicha por su profeta zetaperro y sus sacerdotes casta política... me declaro ateo y anticlerical. (Y sea lo que Dios quiera).

mariajesusparadela dijo...

Justo después de la fusión de la Caixas gallegas...

Txema dijo...

JA, no sé si vives en una ciudad o en un pueblo. La verdad es que en los pueblos, sobre todo si son pequeños, si se nota la diferencia.

un saludo


Pues así es querido Paco. Los precedentes existen y no son precisamente estimulantes.

Alguno vendrá y se quedará con alguna caja, despedirá a media plantilla y hará un banco exclusivo.

abrazos


Descla, de nada te va a servir tu declaración potque como pagas impuestos, hasta en la caña que te bebes, el dinero lo vas a poner también.

un saludo

caminoagaia dijo...

Txema, está claro que no nos indignamos lo suficiente. "Privatizar ganancias y socializar pérdidas" se ha convertido en la nueva religión. Y digo religión porque es algo que va contra toda lógica, toda ética y todo futuro.
Sanear las cajas con dinero público y una vez que son rentables se venden. Porque nadie va a comprar algo que no sea rentable. Así pues, el gobierno vende todo patrimonio público, a los peores gestores para que se enriquezcan. Acentuamos así la pérdida de soberanía económica y política, y la democracia se convierte en agua de borrajas.
¿Lo lógico no sería que el estado mantuviera aquello que puede aportar beneficios públicos?
¡Que te voy a contar que tú no sepas!

Txema dijo...

Maria Jesús, por lo que sé, la fusión de las caixas no está nada clara.

Hubo lío, movimientos extraños y poca transparencia.

Y, precisamente, por ser Galicia una país con mucha zona rural es donde las cajas podrían tener un papel mu importante.

Ya veremos si no acaban en las arcas de Botín.

saludos

Txema dijo...

Dices bien Camino. Esta mañana me he reído con un comentario de Maria Jesús, me parece que en la casa de don Kabila, en el que decía que la obra social no les importa a los socialistas. Me he reído pero es verdad.

Los liberales son muy liberales pero en el momento de las crisis que sea el estado el que salve a las empresas en pérdidas.

Vale, yo te salvo, pero me quedo con la empresa y la convierto en pública. eso sería lo lógico en general. Puede ser que haya excepciones porque al estado, por ejemplo no le interese fabricar teléfonos.

Pero, en este caso, en el que se podría crear una gran banca pública no hay discusión posible. Eso es socialismo.

saludos

Marcos dijo...

Buen artículo, Txema, ¿no te recuerda a las palabras de Aznar sobre las Comunidades Autónomas? ¿no te recuerda al intento de tijeretazo en las televisiones autonómicas?
Ya ves... todo se repite, sobre todo lo malo.
Saludos progresistas de Madrid.

Txema dijo...

Tienes razón Marcos. ya sabes que un dicho: todo se pega menos la hermosura.

un saludo

Pedro Ojeda Escudero dijo...

No ha sido el Dios Mercado, hemos sido todos nosotros. En primer lugar, nuestros políticos -a los que votamos-, que tomaron al asalto las cajas para financiar estrategias de partido y financiar solo las actividades afines; en segundo lugar, la ciudadanía, que quiso que las cajas se conviertieran en bancos y les financiaran absurdas compras y engrasaran la ficción en la que hemos vivido en los últimos veinte años.
Así, entre todos, hemos matado un tipo de institución muy necesaria para España. ¿Quién financiará la acción social en un país que no está acostumbrado a mecenazgo privado de las fundaciones y particulares al estilo anglosajón?
El Dios Mercado somos nosotros: y hemos cerrado los ojos cuando todo nos iba bien. Y a votar cada cuatro años a los que lo ejecutaban: en ambos partidos mayoritarios.

Txema dijo...

Querido profesor Ojeda, tengo la impresión de que más bien hemos sido víctimas de ese dios cruel que nos hizo creer que, en cómodos plazos, seríamos casi como él.

Luego vino el duro despertar del sueño: los recortes de sueldo, las pensiones en el aire, los embargos, el desempleo galopante, etc.

Pero es un dios hábil y volverá a engañar a muchos.

saludos