domingo, agosto 28, 2011

EL GOLPISTA


La Constitución de un país es el resultado de un pacto entre la mayor parte de los ciudadanos que, en un momento determinado, se ponen de acuerdo para elevar a rango de Ley suprema un acuerdo sobre el modo de convivencia político, social y hasta económico.

Su reforma suele considerarse complicada porque  requiere que se renueve el pacto entre la mayor parte de la sociedad y no siempre es un objetivo sencillo.  Por tanto, su cambio debe contar con el apoyo máximo posible y, desde luego, con el refrendo de los ciudadanos.  Lo contrario se puede considerar un verdadero golpe contra esa Ley.

Y esto es lo que ha propiciado el infame inquilino de la Moncloa con el apoyo entusiasta del Partido Popular que, como es bien sabido,  se pasa la Constitución por el forro en cuanto conviene a sus intereses.


Hace ya tiempo que sabemos que España carece de gobierno. Que quienes a sí mismos se llaman, ufanos, Gobierno de España, no son más que una serie de peleles indignos a las ordenes de los mercados que transmiten sus dictados a través de una mandataria extranjera que es quien verdaderamente decide.


No hace falta insistir en toda la serie de medidas que este pelele y sus cómplices han tomando en los últimos años de crisis y las consecuencias que han tenido para la mayor parte de la sociedad y las que van a tener en el futuro.


Ahora ha dado un paso más y con alevosía y nocturnidad ha presentado una reforma de la Constitución en menos de una semana para incluir un techo de gasto en los Presupuestos según le han ordenado, como todo el mundo sabe,  los mercados por boca de la mandataria extranjera.


Una inclusión que es absolutamente innecesaria,  no porque no se deba ser austero en el gasto,  sino porque basta con su inclusión en  la Ley de Ejecución Presupuestaria para que eso se lleve a cabo sin que resulte un compromiso lacerante para el futuro.


Es tanta la indignidad y la inutilidad de esta medida que,  por una vez,  incluso desde su propia organización se han oído algunas voces discrepantes –pocas- pero contundentes contra el pelele.


Y,  al final, no ha incluido ni siquiera una cifra concreta en la propuesta de reforma del artículo correspondiente de la Constitución,  sino una idea general de que hay que ser cauto a la hora de gastar.  Ya habrá tiempo de hacer otra Ley para establecer esa cantidad que, casi seguro, se va a quedar en el 0,4 por ciento del PIB,  lo que demuestra la inutilidad de tocar la Constitución por ese motivo.


Y,  evidentemente,  como no quiere sorpresas, niega la necesidad de consultar a los ciudadanos sobre algo que nos afecta directamente,  porque cualquier cambio sobre la política económica tiene una repercusión muy seria sobre la sociedad, como se podrá comprobar no demasiado tarde.


Por mucho que se empeñen desde el gobiernillo y su partido, los recortes sociales, justificados por la necesidad del equilibrio presupuestario, van a a ser una dura realidad, tanto en épocas de vacas gordas, si es que algún día las hay, como en las de vacas flacas. 


La austeridad en el gasto será  la justificación de cualquier gobierno, mucho más si como parece probable el próximo es del PP,  para liquidar lo poco que queda del estado social. Una vez más le han hecho el trabajo sucio a la derechona.


Así que estamos ante un golpe en toda regla dado por este personaje indecente contra la norma de convivencia de los españoles, apoyándose en la caverna capitalista y en un parlamento moribundo.


































12 comentarios:

Eastriver dijo...

le han hecho el trabajo sucio, esa es la frase. ¿Por qué hace siempre lo mismo la izquierda? Eso sentí yo con el tripartito catalán, justo eso, imposible resumirlo mejor.

Casi ya llevamos cien mil firmas.

RGAlmazán dijo...

El PP marcará la cantidad y como bien dices no será más del 0,4%, lo que significa no tener ningún margen de maniobra.
Y lo de no consultarlo es claro que es, una vez más, la idea que tienen estos dos partidos de la democracia. Ellos son la democracia. Los ciudadanos sólo tienen una obligación, votarles. Lo triste es que a pesar de eso, les sigan votando.

Salud y República

mariajesusparadela dijo...

Y el coste de ésto se verá en las urnas y lo pagaremos todos

Txema dijo...

Ramón no creo que toda la izquierda haga lo mismo. Pero, indudablemente, el psoe tiene una extraña habilidad para preparar el camino al PP.

Saludos

Rafa, está claro que estos dos temen cualquier participación directa de los ciudadanos en decisiones de este tipo porque puede que el hartazgo se convierta en un rechazo a sus maniobras.

Saludos

María Jesús claro que lo veremos pronto en las urnas. Lo malo es que pagaremos todos por igual.

saludos

Ciberculturalia dijo...

Al menos las voces críticas contra el PPSOE cada vez son más y más fuertes. Hoy en la manifestación se palpaba la hartura de muchos. Es cierto, que la mayoría prefiere pasar o creerse las consignas oficiales de la importancia de reducir el déficit y además hacerlo modificando la Constitución.
No tienen decencia alguna, esa es la puritita verdad.
Un beso

Txema dijo...

Así es Carmen han perdido la dignidad hace mucho tiempo.

Besos

Ataúlfa Braun dijo...

Sí, Txema, han perdido la dignidad y la población, en general, con ellos. Porque, manda narices que todavía sigamos callados, sí callados.

Salud!

Francisco Galván dijo...

Redforma estúpida e inútil, tanto como aquel deseo de la Constitición de 1812 que decía que los españoles debían ser buenos y benéficos.

Eastriver dijo...

Txema, dices que no toda la izquierda es igual... claro, eso espero. Pero yo hablo de la izquierda que ha gobernado, el psoe en España y el tripartito en Catalunya. No puedo hablar de la izquierda que nunca ha gobernado porque está claro que ahí todo es bonito. En el caso del tripartito yo al menos acabé cansado de los tres partidos, de los tres. Y me parece que, a juzgar por los resultados, no fui el único. Te vuelves tan escéptico luego, Txema. Dices, ¿y ahora a quién coño voto? Porque claro, no quedó títere con cabeza, ni psc, ni erc ni ic.

De la reforma de la constitución estoy de acuerdo con lo que escribes pero sigo pensando que lo peor es la forma. Si hubiesen hecho lo mismo con un decreto no hubiera molestado lo mismo, o al menos no tanto. Pero que ahora corran todos a tocar la intocable constitución, pues mira, dices, cada día me representa menos esa constitución, o cada día me reafirmo más en que me representa menos... Un abrazo, que entro cada dos por tres para leerte pero actualizas poco...

Txema dijo...

Ata, Paco y ramón, perdonad que os consteste tan tarde pero hasta que he llegado a mi destino no he podido conectarme.

La verdad es que efectivamente la mayoría está silenciosa, quizá harta de esperar.

Y no es menos verdad que la reforma es inúril e innecesaria y además (la tercera i) impuesta.

Ramón, es verdad que actualizo poco. Pero es que también emieza a afectarme cierto cansansio, cierta desesperanza por ver lo poquito que avanzamos.

un abrazo

Marcos dijo...

Parece que no llegará el día en que se reforme la Constitución como los ciudadanos mandan...

Txema dijo...

Tardará ese día Marcos, ya lo creo. Primero habría que desmontar el tinglado monárquico franquista.

saludos