miércoles, septiembre 28, 2011

BAJO LA BOTA CONVERGENTE

Ya sé que el gobierno tripartito catalán fue muy malo y que como consecuencia de su acción nefasta, se entregó la Generalitat a la derecha con barretina y senyera en el balcón. Lo sé yo y lo debían saber la mayor parte de los catalanes. Pero supongo que, a estas alturas, muchos se estarán tirando de los pelos ante las medidas brutales de la bota convergente y sus aliados.


El gobierno derechista de Artur Mas, ayudado por la ranciedad de la Sánchez Camacho y su españolísimo PP, ha traspasado con mucho la línea roja; esa línea sobre la que hasta ahora existía una especie de acuerdo tácito para no atravesarla de modo que, entre otras cosas, no provocara el rechazo claro y contundente de la ciudadanía.


Pero la desfachatez de Mas, quien prometió durante la campaña electoral que no recortaría prestaciones en la Sanidad y en la Educación,  es verdaderamente difícil de calificar, salvo que se empleen palabras muy gruesas para con quienes las toman.


Recordemos que se han cerrado centros de atención médica de Urgencia, se han clausurado quirófanos, se va a recortar, o a intentar al menos, el sueldo de médicos y personal sanitarios, se va a dejar de pagar a los centros geriátricos.


Las consecuencias inmediatas no se han hecho esperar. Expedientes de Regulación de Empleo masivos en hospitales y dentro de poco desatención a los enfermos y a los ancianos, por lo que se refiere a la Sanidad.


Y en Educación, tres cuartas partes de lo mismo: descenso generalizado de la calidad por falta de recursos. Y para eso dará igual que el desastre sea en catalán o en castellano.


El de CiU es,  con mucho, el Gobierno de derechas que más recortes está llevando a cabo y encima tiene la desfachatez de solicitar ayuda a los demás partidos y de referirse a su acuerdo con un teórico impuesto para los ricos que sabe muy bien que jamás a implantar.


CiU ha traspasado con largueza lo permisible, CiU está llevando a los ciudadanos a una situación de colapso que no sabemos en qué puede acabar pero, probablemente, en nada bueno. CiU será la responsable primera y principal de cualquier estallido social.


CiU es el mejor ejemplo de lo que puede ocurrir en el resto del país si, como todos asumen, se produce una victoria del PP a la que CiU le prestará, en caso de necesidad, el soporte necesario para hacer en todo el estado lo que ya está ocurriendo en Catalunya bajo su bota inmisericorde.


Se dice que el pueblo es soberano y a la hora de votar no se equivoca: eso me parece una memez. El pueblo a la hora de votar se puede equivocar, o bien por mala información o bien por desorientación o por otros motivos más recónditos.

El ejemplo catalán es paradigmático. Hay que tomar nota para que la derecha no gobierne.

14 comentarios:

Felipe dijo...

Lo de Cataluña clama al cielo.La derecha burguesa catalana se está empleando a fondo para desmotar el Estado del Bienestar.

Saludos

mariajesusparadela dijo...

Y los catalanes callados.

Txema dijo...

Así es Felipe, se emplea a fondo y el destrozo es impresionante. Parece un ensayo general.

saludos

María Jesús, efectivamente la respuesta me parece a mi también muy tibia pero puede llegar un momento en el que estalle algo.

Saludos

RGAlmazán dijo...

Han pisado el acelerador y no van a parar hasta dejar la vaca del Estado del Bienestar famélica y moribunda.
En cuanto a la respuesta me parece que está cuajando, y puede ser que sea gorda. Veremos.

Salud y República

Txema dijo...

Veremos Rafa, veremos, pero cada día estoy más pesimista sobre el futuro.

un abrazo

Temujin dijo...

Pero eso si, no hay más toros en Cataluña, que es lo importante..

Txema dijo...

Temujín es verdad que a veces nos perdemos en lo que es un poc accesorio.

saludos

Eastriver dijo...

No, Txema, no. Ya verás como no. "Muchos" no son los desencantados. A Mas, mayoritariamente, se le justifica, porque se tiene conciencia de que la crisis no la trajo él.

Estoy de acuerdo contigo en líneas generales. Pero quiero precisar que no creo que muchos envidien el tripartito, francamente no lo creo. Y en educación, que es lo mío, debo decir que el desaguisado que hicieron fue mayúsculo. Ahora notamos el recorte; con los otros notamos el desastre.

Txema, cuando digo que estoy cabreado con el tripartito significa literalmente eso: que estoy que muerdo, porque son los míos y han significado un mayúsculo y descomunal desastre. De CIU me espero cualquier cosa; del tripartito no me la esperaba, y por eso estos lodos.

Ahora bien, tampoco es cierto lo que dice María Jesús, lo de los catalanes callados. No, de callados nada, no sé si no se ven estas cosas fuera de Catalunya pero existe un descontento grande, y la gente de izquierdas se mueve mucho. Pero no creo que eso llegue a verse en las urnas, no por el momento. Mas lleva menos de un año. Estoy totalmente convencido de que hoy, si hubieran elecciones, estaría cerca de la mayoría absoluta. Los que tanto se quejan son quienes no le votaron, y quienes nunca le van a votar.

En una cosa coincido, de todas formas: en el pánico al PP. Ahí el desastre será terrible. Y se suma, en el caso catalán, algo que importa un rábano a la mayoría de españoles: la agresión sistemática a un país y a su lengua. Comprenderás lo feliz que me siento ante tanta perspectiva halagüeña.

Francisco Galván dijo...

El pueblo soberano, no es que no se equivoque, es que si acierta es por casualidad. Está tan manipulado que le resulta difícil discernir. No obstante, aquí ya nos conocemos todos y el que está engañado es porque quiere. De modo que en cataluña (y en Madrid con la Espe), ajo y agua, y la próxima vez os lo pensáis mejor. Y si gana Rajoy que nadie se eche luego las manos a la cabeza.

Txema dijo...

Pues East, lo que veo actualmente es el deastre al que CiU lleva idefectiblemente a la sociedad catalana.

Último dato: las listas de espera en los hospitales. Cada vez más largas, más tiempo...

Saludos

Txema dijo...

Paco, de acuerdo por completo.

Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Lo peor, me temo, está por venir. Además, la gente parece desearlo.

Isabel dijo...

Tenemos lo que nos merecemos, en Valencia y Madrid, donde la corrupción es el pan de cada dia, siguen sacando mayoría absoluta, y cada vez tienen mas confianza, ya ni se preocupan en ocultar los desfalcos diarios a las arcas del pueblo.
Un saludo

Txema dijo...

Pedro, también creo que a veces parecemos masoquistas y deseamos ir a peor.

un abrazo

Isabel, bien venida, y también ceo que tienes razón. No hemos sido capaces, o aún peor, no hemos querido reaccionar a tiempo.

besos