lunes, enero 28, 2013

CARNAVAL ADELANTADO EN “EL PAÍS”: LA FOTO DE LA INFAMIA



Parece que en el diario El País han adelantado el carnaval y han pretendido disfrazar como un error,  gran error,  lo que no es más que una manipulación infame que pretendía ser una gran información y que ha dejado su credibilidad bastante en entredicho.  Un “error”  que debería hacer reflexionar profundamente a los editores de un periódico que fue durante años un verdadero referente de seriedad para muchos ciudadanos.

Es malo en periodismo (y en general)  dejarse llevar por las fobias o filias personales;  lo vemos cada día en varios periódicos,  más parecidos a panfletos,  con portadas insultantes que pretenden descalificar todo aquello que se sale de su particular ortodoxia.  Llegan al extremo,  sin que pase nada,  de hacer acusaciones gravísimas que muchas veces quedan desmentidas por la realidad. Con impunidad publican nombres de personas para difamarlas.

Francamente  de El País se podía esperar algo más.

No es un secreto que para la cabecera del maltrecho Grupo Prisa el presidente de Venezuela, Hugo Chávez,  es un auténtico enemigo público.  Lo demostraron ya hace tiempo, en 2002,  con un episodio rocambolesco en el que quedaron al descubierto sus cartas.  Dieron por derrocado al presidente de ese país, sustituido por un tal Pedro Carmona  y después tuvieron  que rectificar a toda máquina. Se la tienen jurada.

Quienes me conocen personalmente,  algunos son seguidores de este blog,  saben de sobra que mi simpatía por el líder de la revolución bolivariana es muy escasa.  Hace un tipo de política que me desagrada profundamente y el hecho de que se haya enfrentado al imperialismo de EEUU no lo convierte en un icono de la Izquierda,  al menos para mí. Sencillamente no me gusta en absoluto.

Pero,  además de persona de izquierdas,  soy profesional  o pretendo serlo,  de la información y siempre he intentado dejar mi ideología lo más separada posible de lo que es la noticia pura y dura. Otra cosa es si tengo que escribir un artículo de opinión o,  como me ha sucedido en algunas ocasiones,  algún editorial  Es ahí donde expreso claramente mi posición o la del grupo para el que ocasionalmente trabajo, siempre y cuando no vaya contra mis principios. La noticia en sí misma es neutra. La forma de contarla no.

El caso es que El País dio por buena una foto de Chávez entubado en contra de todos los principios de responsabilidad informativa;  sin haberse cerciorado suficientemente de la veracidad de la misma y de la fiabilidad de la fuente,  que son  dos de los  elementos imprescindibles de cualquier informador. Sencillamente han incumplido su propio código de conducta que, precisamente,  fue para muchos de nosotros pauta a seguir durante años.

Y el hecho de que en Cuba no se facilite información sobre ese asunto,  lo que es absolutamente lógico,  no los disculpa. Si no es fiable la información sencillamente no se da y punto. Eso fue su norma durante mucho tiempo.

Tanto es así que,  si este periódico publicaba alguna noticia conflictiva,  la mayoría dábamos por buena su versión porque sabíamos que había pasado una serie de filtros que hacían casi imposible,  no el fallo,  que es humano,  sino la burda manipulación.

Su odio e inquina contra Chávez, en la que no entro,  les ha llevado a este desastre del que no basta salir con unas disculpas y el reconocimiento  del error.  Hay que pedir serias responsabilidades por lo sucedido.

Pero hay más y aún más doloroso.  Incluso aunque la foto hubiera correspondido al presidente bolivariano,  personalmente me produce una repugnancia intelectual y ética absoluta esa violación de la intimidad de una persona en la hora de la enfermedad,  en la hora del sufrimiento.

Constituye una falta de respecto de tal calibre que, al final,  es un daño mucho mayor que el posible error sobre la foto.

Porque aquí ya no se trata de una cuestión informativa, sino de todo lo contrario. Se trata de falta absoluta de moralidad que insulta a millones  de ciudadanos venezolanos,   a la familia y amigos del presidente y un insulto a la profesión periodística.  Es la manipulación llevada a su extremo más bochornoso.

¿Puede alguien en ese periódico explicar que aporta informativamente sobre la enfermedad de Hugo Chávez esa foto? ¿No se parece a las fotos que el yernísimo le hizo a Franco moribundo que fueron tan criticadas? ¿Puede explicar El País que ha cambiado entre un caso y otro?

El País,  que fue referente se ha convertido de la noche a la mañana en un diario amarillento y sensacionalista de la peor especie. 

8 comentarios:

María dijo...

Cómo tú lo has expresado en esta entrada no queda mucho más que comentar.
Así mismo es.
Aunque los hechos del presidente de Venezuela tampoco sean de mi agrado es infame el tratamiento informativo que se hace de él. Desde hace ya tiempo.

Saludos

Molina De Tirso dijo...

De acuerdo contigo. Tanto con tu opinión sobre Chavez como, por supuesto, en lo que significa el espectáculo degradante que ha ofrecido el citado periódico. ¿Hemos llegado al periodismo del "todo vale" iniciado por TV y continuado por los medios más serios? A veces me lo pregunto.

ana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ana dijo...

Para informar con seriedad habría que dejar a un lado los pensamientos propios y basarse en la realidad sin manipularla.

Un saludo.

mariajesusparadela dijo...

Curiosamente, esa misma foto fue rechazada por "El Mundo".

Freia dijo...

Totalmente de acuerdo, Txema.
Y de forma muy especial, en lo relativo a la publicación de una fotografía de ese tipo. Pura víscera inmoral.

Un petó ben fort.

RGAlmazán dijo...

Como bien dices es puro odio a Chávez. Por encima de buscar la verdad y del respeto a sus lectores.

Salud y República

Txema dijo...


Gracias por vuestra visita y comentarios.

Saludos