lunes, noviembre 30, 2009

INÉS SABANÉS

Hoy, último día de noviembre de 2009, he recibido una mala noticia que, no por menos esperada, me deja una menor sensación de tristeza y de vacío personal y político.

Es una mala noticia para muchos de los que militamos en Izquierda Unida de Madrid, pero también creo que es una pésima noticia para todos aquellos ciudadanos que, desde posiciones de izquierda, confiaban en que la refundación de IU tendría a esta gran mujer como una de sus protagonistas.

Inés Sabanés ha anunciado en una entrevista aparecida en el diario El País, que no va a concurrir a un proceso electoral en Izquierda Unida de Madrid para enfrentarse a otros posibles candidatos de la coalición. La decisión es definitiva y está relacionada con la opción de adelantar el nombramiento de éstos, antes de que se profundice en el proceso de refundación de la organización.

Y, pese a lo que piensen y afirmen muchos de mis compañeros de IU, yo si creo que es un problema de nombres, claro que es un problema de nombres. La política es también nombres, cuando estos equivalen a prestigio y a trabajo.

Lo que no es, ciertamente, es un problema de personalismos, algo que parece que algunos no entienden o no quieren entender. Precisamente, porque para Inés no es una batalla personal, sino una cuestión de conceptos, es por lo que decide abandonar esta fase de la actividad política.

Cuando afirmo que sí es una cuestión de nombres, lo que quiero significar es que IU-CM no está en condiciones de prescindir de aquellas o aquellos militantes que, desde siempre, han estado al pie del cañón trabajando por y con los ciudadanos. No andamos tan sobrados de personas apreciadas por los que viven y trabajan en esta Comunidad, como para alegremente no contar con ellos en el futuro inmediato en el que el reto es tan grave: el ser o no ser de la izquierda.

Inés Sabanés es una de las personas más valoradas dentro de la Comunidad de Madrid y, este aspecto, es un valor añadido que, en caso alguno, debería haber sido despreciado a la hora de establecer los criterios de elección de los candidatos.

Y no me refiero a que la mayoría de IU no pueda elegir legítimamente a quien considere más apropiado y capacitado para desarrollar el programa que, aún no está ni siquiera elaborado, sino a que precisamente su posición (la de ella) es la que se corresponde con más exactitud con el espíritu de la refundación que se había acordado después de la IX Asamblea Federal y esto tendría que haber sido valorado.

Se equivocarán gravemente quienes pretendan ver en mi actitud un rechazo frontal a otras compañeras o compañeros. Si lo es, en cambio, al método que se ha escogido, que por decirlo de una forma castiza supone empezar la casa por el tejado.

Además, otros, afortunadamente pocos, han pretendido subirse, o se han aupado directamente, al carro de las insidias que pretendían poner a Inés en la órbita del PSM. Esta actitud define perfectamente a quien la propala, la sustenta, la encubre o no la rechaza con total y absoluta rotundidad. No era necesaria una campaña de desprestigio para avalar determinadas decisiones.

Hace bastantes años que conozco a Inés. Es una de las escasísimas dirigentes de IU-CM que ha tenido la delicadeza, la amabilidad, la responsabilidad y siempre la disponibilidad, de venir al pueblo donde resido, en el que hay una muy pequeña asamblea de IU que, casi con total certeza, gracias a su concurso consciente, a su presencia amena y a su ánimo sosegado y pedagógico, logró en las últimas elecciones municipales sacar un concejal.

Hoy, un mal día para la izquierda, me siento profundamente orgulloso de compartir mi visión de la política, y también de la vida, con una mujer que, como bien ha dicho otra mujer, ha creado una escuela en la que muchos hemos aprendido o, al menos, lo hemos intentado.

Ciertamente la retirada de Inés de esta fase de la política de la Comunidad de Madrid no es una buena noticia para todos los que desde la cercanía militante y, lo que es mucho más importante, desde la calidad humana que transmite, nos vamos a sentir huérfanos de uno de nuestros mejores valores.


6 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Tal cual, querido Txema, tal cual.

Salud y República

Ciberculturalia dijo...

Sí es una mala noticia. Lo es porque Inés Sabanés es una política seria, coherente y una gran parlamentaria.
Es una mala noticia sin duda para la propia IU pero también para todos los ciudadanos de Madrid progresistas que vemos con horror y consternación como se va expandiendo el territorio de Esperanza Aguirre y sus acólitos y como la izquierda va perdiendo su espacio gracias a su propia confusión.
Sí. Es una malísima noticia.
Un beso, Txema

Sergio García dijo...

Estimado compañero, no podias haberlo expresado mejor, estoy deacuerdo con tu opinión, en todo menos en una cosa, Inés no deja la politica, Inés solo deja la primera linea de la batalla por falta de coherencia de la dirección creo yo. La seguiremos teniendo para lo que necesitemos, seguro.

sara dijo...

Vengo a saludarte y darte las gracias por tus comentarios Txema, sabes que te leo siempre, pero la política no es lo mío..jaja

Bueno, el artículo me ha encantado y como dicen otros comentaristas, no podías expresarlo de mejor forma.

besoss y abrazos querido Txema

sara

Jose Antonio Cabrera Ramirez dijo...

Es necesario tener personas como ella para equilibrar las fuerzas y poder tener un apoyo myor de los ciudadanos y más aun en tu comunidad autónoma.
Pienso que izquierda unida tiene que trabajar mucho y bien para poder recuperar el espacio perdido en los últimos años y sacar los escaños que los progresistas merecemos.
Un abrazo desde Andalucia.

Carla dijo...

Nose de política de España, pero me has informado muy bien.
Excelente artículo y escrito con el corazón