jueves, febrero 04, 2010

JUBILADO: UNA CARGA PARA EL ESTADO

De entre las abundantes barbaridades que se han dicho al hilo de la propuesta del gobierno de retrasar la edad de jubilación hasta los 67 años, que han sido sonadas y sustanciosas, la más grosera, por el trasfondo que tiene, es una expresada esta misma semana por el ministro de Fomento, José Blanco, conocido también popularmente como Pepiño.

Como lo he oído de su boca y no por intermediario alguno, no me cabe la más mínima duda sobre lo afirmado, ni existe la posibilidad de que me haya llegado una versión manipulada con intención de desprestigiar al hacedor de la frase.

El ilustre Pepiño soltó, sin que pareciese sufrir la más mínima tribulación en su ánimo, ni estar bajo los efectos del orujo, que en los años sesenta la esperanza de vida de los ciudadanos españoles era de unos 70 años y, por tanto, al jubilarse a los 65, el estado sólo tenía que cargar con las pensiones durante cinco años.

Pero, y reproduzco con fidelidad las palabras de Pepiño, ahora la esperanza de vida se ha alargado, en unos 15 años y la edad de jubilación es la misma, con lo que el estado tiene que pagar las pensiones durante mucho más tiempo. ¡Vaya por Dios!

Si yo fuera un malpensado, que no lo soy, estaría legitimado para deducir que a Pepiño y, por tanto al gobierno y al partido que representa, lo que le molesta es tener que pagar esos 10 años más porque supone una carga excesiva para la seguridad social.

Y, como no parece factible cargarse a un montón de pensionistas mediante algún procedimiento ilegal, pues lo más sensato es alargar la vida laboral todo lo posible para que, con un poco de suerte, se acerque a la edad de fallecimiento.

Repito que no soy mal pensado y atribuiré a la escasa capacidad intelectual del tal Pepiño semejante afirmación porque, sólo esta interpretación, puede evitar que semejante barbaridad no tenga la respuesta contundente que merecería y que podría encargar a doña Espe, notoria experta en insultos y groserías varias, aunque tratándose de su amado Pepiño es posible que el insultado fuese yo.

Es triste comprobar como, al final, lo que parecía un logro de la ciencia, de la medicina, de la mejor alimentación, del esfuerzo de muchas personas de este país, tal y como es alargar la expectativa de vida y, consecuentemente, poder disfrutar en mejores condiciones la merecida jubilación, se ha convertido para Pepiño en un problema de Estado.

Habría que recordar a este notable dirigente del PSOE que todos esos pensionistas que se empeñan en vivir más años, han estado contribuyendo durante mucho tiempo de actividad laboral a engrosar la tesorería de la Seguridad Social para poder cobrar una pensión que les permita vivir con un poco de dignidad. Es decir se trata de una conquista social, no de un regalo de Pepiño.

Pero tal vez, si yo fuera un malpensado, llegaría a la conclusión de que la dignidad es un concepto extraño a Pepiño. Como no lo soy, supongo que lo que le faltan son luces y, por tanto, está de sobra en el gobierno.

Ahora, que tal y como están las cosas, no me extrañaría que dentro de unas semanas veamos en algún periódico o, incluso en la televisión pública, algún anuncio que rece más o menos así:

Muérase al jubilarse, es mucho mejor. Gobierno de España.

8 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Hay una canción por esta mi tierra que dice "ay , Pepiño adiós, ay Pepiño adios" y, hasta ahí se puede cantar...el es la demostración de que los nabos de Lugo no desarrollan el cerebro.
(Entre él, Rajoy y Rouco Varela, me tienen avergonzada)

RGAlmazán dijo...

Txema habría que abrir un concurso con frases maravillosas sobre el alargamiento de la jubilación. Y así ayudar al pobre Pepiño para que no tenga que pensar. Yo propongo la primera:
Muérete jubilata, no seas papanatas
o
Muérete jubilado, piensa en el Estado
Creo que voy a hacer una entrada para animar a que la gente "salve al Estado" de esa carga que son los jubilados.

Salud y República

Antonio dijo...

Nos iremos con el INSERSO, que de cuando en cuando tira un autocar por el precipicio... ¿le darán comisión al conductor?
Saludos

Ciberculturalia dijo...

Cuanta razón tienes pero yo ya empiezo a no sorprenderme porque si no es el tal Pepiño es el tal Corbacho...
El grado de deterioro del gobierno es de tal calibre que realmente da un poco de pavor
Un beso

Txema dijo...

Maria Jesús, no te avergüences que aquí tenemos a Esperanza Aguirre que supera con creces a tus paisanos.

Rafa, a pesar de la seriedad del asunto me has hecho reir un buen rato con tu ocurencia. Quiza sea mejor tomárselo con humor.

Antonio también es una posibilidad lo que apuntas. Por eso escribí sobre matanzas masivas de jubilados.

Corbacho, Pepiño, Mari Tere... todos han perdido el sentido de la ética más mínima.

saludos a los cuatro

m.eugènia creus-piqué dijo...

Pues si querido Txema, parece que la solución está en que nos muramos rápido, solo cumplir los 65, directos al cementerio, esta es la gran solución.Petons.

ElSrM dijo...

Lo que me faltaba por oír.

En una novela de Asimov, al llegar no sé si a los 60 o a los 65, era obligación legal de todo ciudadano entregarse al Estado para que lo asesinasen.

El Ministro Blanco ya me gustaba poco cuando ni siquiera era Ministro. Ahora se me ha caído a los pies con esto que comenta hoy usted.

Algunos burócratas, se les llama así por no poder llamarles "servidores públicos", que es lo que se espera de ellos, no se dan cuenta de que el Estado no hace esfuerzos para pagar las pensiones o que no nos da ninguna ayuda. Somos los ciudadanos los que nos pagamos unos a otros las pensiones, a través del Estado.

El Estado sólo hace de acumulador o concentrador (una suerte de broker) y redistribuidor, se supone que con criterios de justicia económica y progresividad fiscal.

En cambio, parece que de las palabras del Ministro se desprenda una concepción del Estado no Democrático, con ciudadanos asociados, federados entre sí como El Pueblo, sinó del Estado Medieval, con súbditos, vasallos y siervos a los que se les arroja al suelo una lismona y el clero les extiende la mano para que besen un anillo babeado por los fieles.

Esperpéntico. Y más viniendo de un señor que dice que es "socialista" y "obrero", o al menos pro-socialista y pro-obrero.

Mejor reírse para no llorar. La derecha política se debe estar frotando las manos. Le están haciendo el trabajo. ¿Y si pedimos un referendo para que sea nombrado Rey de España por la gracia de Zeus? Suena hasta bien: el Rey Blanco. Candidatos al papel del conde de Romanones: Botín y M.A.F.O.

Saludos,

Txema dijo...

SrM gran verdad la que dice en cuanto al papel del estado.

Pero, me da la impresión de que algunos no lo han entendido todavía y actúan de forma imprudente.

gracias por su comentario y un saludo.