lunes, abril 26, 2010

EL LADO OSCURO DEL PP

Mariano Rajoy debería reflexionar muy seriamente sobre la realidad de su partido, sobre las cosas que algunos de sus dirigentes dicen y hacen, y sobre la imagen que para cualquier persona, salvo que esté fanatizada, esto supone de negativo.

Yo creí sinceramente que tras la salida de José María Aznar del gobierno, y poco después la de quienes fueron sido sus principales valores, Mayor Oreja, Acebes y Zaplana, aparentemente relegados al ostracismo y sustituidos por personas que aparentaban otras modos y maneras, el PP abandonaría definitivamente la caverna.


Cierto es que personajes tan siniestros como Esperanza Aguirre y sus secuaces de Madrid y Francisco Camps y los suyos en Valencia, tienen una fuerte influencia en la dirección nacional del partido.


Desgraciadamente, a medida que pasa el tiempo, el lado oscuro del PP, ese que inevitablemente identificamos con el franquismo, va saliendo a la luz. Y últimamente sin recato ni pudor.


Bastan dos ejemplos, verdaderamente preocupantes, para ilustrar esta situación que, no sé si es querida por Rajoy o, como me inclino a pensar, llevada con resignación ante su falta de fuerza real en el interior de la organización, algo que para cualquier observador parece meridianamente claro.


El primero es la actitud ante el caso Gürtel. Rajoy ha callado, y quien calla otorga y, por tanto, es cómplice ante los que parecen probables desmanes de algunos dirigentes importantes dentro de su partido, entre ellos nada menos que el tesorero nacional, Luis Bárcenas.


Evidentemente, y mientras no se demuestre lo contrario, este ex senador tiene, como cualquier otro ciudadano, la presunción de inocencia. Pero, no es menos cierto, que en cuestiones de política, la presunción de inocencia penal, nada tiene que ver con la responsabilidad política.


Es muy posible que esto no sea totalmente justo pero, parece comúnmente aceptado que, una vez que un militante está implicado mucho más allá de la simple maledicencia interesada, en un asunto de esta envergadura no puede durar ni un segundo en su cargo. La dimisión debe ser inmediata y, si esta no se produce debe llegar la destitución fulminante.


Pero Rajoy, tan duro con las debilidades ajenas, no ha medido con igual severidad las de su casa y ha permitido que personas presuntamente involucradas en la dichosa trama ocupen sus puestos hasta hace bien poco e, incluso, algunas han contado con su apoyo explícito.


Pero, si malo es lo anterior, mucho más grave es la oportunidad que ha perdido Rajoy de desmarcarse definitivamente del franquismo en los últimos días.


Las reivindicaciones de los familiares de las víctimas de la dictadura le parecen al máximo dirigente del PP, antidemocráticas y una presión intolerable sobre el Tribunal Supremo. Nada dice, en cambio, sobre la ignominia de que algunos miembros de su partido se pronuncien claramente a favor del general franco y de su dictadura. Ni una sola palabra de aliento, ni siquiera de compresión para quienes, con sosiego, que son la mayoría, pero con energía, quieren que de un a vez por todas que las víctimas de la dictadura tengan, a menos, una sepultura digna. ¡Que oportunidad perdida!


¿Se puede extrañar, Mariano Rajoy de que para muchos el PP parezca un residuo nefasto, y sálvese quien pueda, del franquismo. Se puede sentir ofendido por el hecho de que la gran mayoría veamos un claro déficit democrático en el PP? Sinceramente creo que no.


Si a esto le añadimos actuaciones como la de Alicia Sánchez Camacho en Badalona, con su panfleto xenófobo contra todos los rumanos, sin que haya sido apartada de su cargo, está claro que el lado oscuro está, cada día que pasa, más claro.

12 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Lo más triste es que "en el lado oscuro" "está la fuerza".

Jake dijo...

Pues yo, desde el tiempo de Aznar, considero que éstos hicieron un rearme ideológico. Y un rearme ideológico, como el rearme ideológico del fin del franquismo, es volver a lo mismo: a derechona. Es el déficit de este país, y no veo que cambien tan facilmente, vengan nuevas caras o no.

Dilaida dijo...

Yo creo que Rajoy no limpia nada porque es igual que ellos, puede que él no estea implicado, pero conocía todo el asunto. Si no conociese toda la corrupción del PP seguro que ya hubiese tomado medidas, pero él está tan involucrado como los que están imputados.

RGAlmazán dijo...

Pues sí el lado oscuro es el más importante en el PP. Triste pero real.

Salud y República

Ciberculturalia dijo...

Quizás ese lado oscuro que del PP que ahora con tanta fuerza sale a la luz, siempre estuvo. No es que ahora estén virando a la derecha extremas, es que siempre lo fueron. Andaban simplemente de tapadillo.

Un beso

Txema dijo...

Veo que estáis de acuerdo en que siempre han sido iguales. Pues me preocupa más todavía.

No es posible que este país llegue a funcionar con semejantes mimbres.

saludos

Felipe dijo...

Su lado oscuro siempre ha estado al descubierto,sólo que ahora se muestra con más virulencia porque son más aficionado

Saludos

ElSrM dijo...

Tras la mayoría absoluta con Aznar, se reafirmaron en esta línea. Recordemos cómo defenestraron a Milián Mestre —apostaba por la República Federal hace unos meses en "Els matins" de T.V.C.— y a Piqué —pretendía desprenderse del estigma del franquismo fascismo—. Pudiendo orientarse hacia el estilo Merkel (¿como Duran i Lleida?), han preferido un estilo compuesto 80% Berlusconi y 20% Le Pen.
Ellos sabrán lo que hacen. Y sus simpatizantes deberían ser muy exigentes, porque los votantes de derechas se merecen algo mejor que lo que ese partido les ofrece.

Saludos,

sara dijo...

Aunque sabes que no entiendo mucho del tema, es una pena, una tristeza para nuestro país..

besos de tu niña gallega

sara

Ramon.Eastriver dijo...

Lo peor es que, pase lo que pase, nunca pasa nada. Tiene un voto tan fiel... Lo único que se puede conseguir es que el voto oscilante y dudoso, que es el que si se queda en casa pierdan y si se moviliza ganen por goleada, opte por ir a la playa, al cine o a pegar un buen polvo, que no les deseo nada malo, pero que no voten!

Antonio dijo...

El tutelaje que ejerce el gran jefe a través de la FAES es incuestionable. Él lo nombró y a él se debe. Eso genera desconcierto e inseguridad sobre los propios actos. El asunto está en que el Gürtel salpica ya al yernísimo y por vasos comunicantes al jefe.
Otra cosa es la estrategia cínica de lanzar balones fuera, de poner el ventilador de la mierda, de demonizar y criminalizar los intentos de hacer justicia. Lo malo es que 40 años de fascismo han creado adeptos adiestrados y alienados.
Un saludo

azpeitia dijo...

Como eres periodista, te recuerdo que en Paris Match, había un dibujo siempre de SEMPÉ, que se titulaba, "Cómo la vida se complica", y eran unas viñetas muy divertidas....así está nuestro mundo, para algunos cómodamente sentados es una risa y para otros, una tragedia que se ve venir...enhorabuena por tu blog....azpeitia