miércoles, mayo 05, 2010

EL DIKTAT EN ATENAS


El diktat que el FMI y el gobierno alemán han impuesto a Atenas ya se ha cobrado sus tres primeras víctimas mortales. Lamentables muertes que serán aprovechadas por las fuerzas tenebrosas del capitalismo para desacreditar al movimiento de resistencia generado en Grecia contra la imposición de medidas económicas draconianas para que el país supere la bancarrota a la que le condujo un inmoral y corrupto gobierno de derechas.

Sería un error muy grave por parte de las organizaciones de trabajadores, que la violencia pasara a protagonizar la resistencia contra la iniquidad de estas medidas. Sería dar argumentos a sus principales enemigos que, no dudarán lo más mínimo, en utilizar todos los medios a su alcance para reprimir con toda la contundencia que puedan este movimiento.

Pero, pese a ese temor, si es hora de resaltar que las protestas y huelgas de los griegos están más que justificadas. El coste humano que va a tener para la mayor parte de los ciudadanos del país la salida de la crisis, va a ser de tal envergadura, que es muy posible que Grecia se convierta en uno de los estados más empobrecidos de Europa.

La subida de impuestos, mezclada con recortes de salarios y con abaratamiento del despido; el aumento de la edad de jubilación, así como la modificación del calculo de años de cotización para cobrar las pensiones, son el mejor caldo de cultivo para que la recesión dure muchos años.

Y sin embargo, los banqueros de Alemania y sus aliados, país cuya responsabilidad en la crisis griega es innegable, verán como engordan sus arcas con los intereses usureros con el que van a ser pagados los 110.000 millones de euros que se supone que es una “ayuda”.

Esta es, pasada la primera convulsión que entre el capitalismo produjo la crisis, la respuesta que éste da a la misma. Generar miseria.

La izquierda europea no supo, no pudo o, aún peor, no quiso, entender que la crisis era una oportunidad extraordinaria para cambiar el sistema de producción. Que había que aprovechar como fuera la quiebra y el miedo del capitalismo para derrotarlo en varios frentes.

Pero no. Se prefirió salvar el sistema, se optó por una aplicación de ayudas a los grandes bancos, a las grandes entidades financieras, con la la ayuda del dinero de todos los contribuyentes.

Ahora, recuperados del primer susto, sentados de nuevo en sus poltronas dictan las medidas que los gobierno acatan dócilmente y sacrifican a millones de personas para poder seguir robando impunemente.

Lamento profundamente las muertes de Atenas, mucho más si han sido provocadas por irresponsables del movimiento trabajador, pero cuando se provoca de tal forma a la ciudadanía, cuando se la quiere condenar a la miseria, se puede esperar la respuesta menos deseable.

12 comentarios:

Ciberculturalia dijo...

Todos creo que lamentamos esas muertes que en ningún caso son achacables al movimiento de los trabajadores. Lo cuentas muy bien Txema: ¿quiénes son los responsables: el gobierno canalla que ha llevado al país a la bancarrota o los trabajadores que solo tienen como instrumento echarse a la calle para intentar sobrevivir? Tu dices que la izquierda europea no supo, no pudo o sencillemante no quiso aprovechar la crisis para replantear la estructura productiva. Y ese el gran pecado de la izquierda que pagará durante mucho tiempo. Esa inacción suya ha permitido al feroz capital adueñarse aún de más espacio del que anteriormente ya gozaba.
Vivimos tiempos convulsos y aún, creo al menos, que no somos capaces de evaluar todo el daño producido.
Mi ánimo veo que es excelente.
Bona nuit!
Un beso

Felipe dijo...

No me gusta la violencia ni soy partidario.No obstante,la gente se cansa y se angustia cuando no tienen nada que llevar a sus casas y enfrente están los poderosos riéndose de esta situación.Riéndose y ganando dinero a espuertas a costa de la chepa de los trabajadores.
Podemos ser tremendamente civilizados.Ahora bien,comprendo y no me arrepiento de que el hartazgo del país se manifieste en lo único que nos están dejando al alcance:la violencia ante este sistema tiránico.

Quiénes son los que están interesados desestabilizar la zona euro?

Quiénes son los Soros y otras yerbas que desde sus cómodos despachos están hundiendo en la miseria a los trabajadores?

¿Qué nos queda?

¿Qué hacemos?

Simplemente:¡TOMAR LAS CALLES!

Antonio dijo...

Acabo de colgar un tema donde también toco la perversión del sistema capitalista para tratar estos asuntos como el de Grecia. Estoy totalmente de acuerdo con lo que planteas.
Un saludo

RGAlmazán dijo...

La Izquierda europea que ha consentido que llegue a ocurrir esto, tiene poco de izquierda. Lo has explicado muy bien. ¡No a la violencia! pero sobre todo, acabemos con las causas de la violencia. Si no, será difícil evitar desgracias.

Salud y República

Txema dijo...

Estoy de acuerdo con vosotros (evidentemente) en el rechazo a la violencia. Las muertes de Atenas son una catástrofe que no se puede repetir bajo motivo alguno.

Pero, comos decís, estas cosas terribles pueden pasar cuando se pone a la ciudadanía en una situación límite y la de Grecia los es.

Dilaida dijo...

Opino como Rafa.
Bicos

mariajesusparadela dijo...

Estoy de acuerdo contigo Txema.
A pagar los de siempre.

Carla dijo...

Interesante artículo. Me has informado muy bien.

Txema dijo...

Ayer se consumó la tragedia. Grecia ha tenido que aceptar el plan y ha hipotecaso su futuro.

gracias por vuestros comentarios.

Eastriver dijo...

He puesto una cosa irónica, para destensar sobre el tema, en nuestro Grito. Me gusta como lo planteas; tienes razón en la trampa y en la farsa, y como no, en esa idea perversa de que una vez más acabarán pagando los de siempre. Pero el sur tenemos la obligación moral de cambiar también algunas cosas... Un abrazo, amigo.

Camino a Gaia dijo...

Estoy contra la violencia y por tanto contra la injusticia. Porque la injusticia no solo es la madre de todas las violencias, además, por propia definición, hace cargar a las víctimas con la culpa. Creo que tu exposición es muy clara y nos lleva al mismo planteamiento de siempre ¿qué hacer? ¿nos queda algún modelo por probar? ¿qué alternativas podrían ser viables para conseguir el cambio que estamos necesitando?
Por lo pronto, creo que una de las condiciones necesarias es que este cambio sea global, porque global es la economía de mercado. Las grandes corporaciones y los grandes capitales son mas fuertes que los países y juegan al "monopoly" con las democracias.
Un saludo

Txema dijo...

Claro que en el sur tenemos que cambiar muchas cosas, pero desde luego no debemps dar por bueno que todo lo que viene del norte es necesariamente ejemplar.

Camino, la injusticia es la madre de la violencia, no de quepa duda, pero lo que pasó en Atenas no me parece fácilmente justificable.