martes, mayo 04, 2010

LOS LÍMITES DE LA OPOSICIÓN

La tarea de la oposición en cualquier país con democracia parlamentaria es fiscalizar la gestión del gobierno. Esto es así incluso en la democracias más fétidas como pasa con la española, donde el reparto de escaños, no responde a la realidad sociopolitica del país por mor de la ley electora fraudulenta.

Esta labor de oposición debe estar presidida por la eficacia, la honradez y también por algo que me parece que no es despreciable: el sentido común o, si se quiere, el sentido de Estado.

Esto no quiere decir que esa tarea, esencial en cualquier democracia, deba supeditarse servilmente siempre a la “razón de Estado”, sino a que, desde el ejercicio sensato del papel que le atribuye la constitución y en representación de los ciudadanos que le han otorgado su confianza no se ponga, de forma irresponsable y partidista, en peligro la supervivencia misma del país.

No me cabe duda alguna del que el PP está encantado con todo lo que está sucediendo en los últimos meses. Para la oposición derechista española es una maravilla que los datos económicos sean cada vez más alarmantes; que el desempleo esté casi a punto de llegar a los cinco millones de personas; que cada día que pasa, el crédito internacional de España sufra algún varapalo y, aunque no lo dicen, estarían muy contentos si los sindicatos mayoritarios convocaran una huelga general.

Es muy posible que crean que, cuanto peor mejor, y que en las próximas elecciones sea tal la situación del país, de los asalariados, los pensionistas, los jóvenes, de las pequeñas y medianas empresas, etc. que los electores se van a lanzar en brazos del PP para que nos salve de ZP. Puede ser, puede ser.

Pero, en todo caso, lo que es absolutamente inadmisible es que el PP, aunque sea con la boca pequeña, no haya mostrado hasta ahora ni un sólo gesto de sensatez política que pueda interpretarse como equivalente a la madurez en el ejercicio de la inexcusable oposición.

Airear por todo el mundo y en todos los foros en los que participa, los problemas, reales o no, de España es el mejor camino para que los ciudadanos veamos como cada día los mercados, a los que tanto ama el PP, den una vuelta de tuerca, de forma que salida de la crisis sea aún más difícil.

Estoy convencido de que el PP estaría satisfecho si España tuviera que recurrir a un plan de ayuda como el de Grecia. Que oportunidad para destrozar definitivamente a ZP; que ocasión para lanzar toda su artillería para liquidar políticamente a un presidente de gobierno que, dicho sea de paso, es un total y absoluto inepto. Que momento de gloria ver como la economía sufre el descrédito total y el colapso nos lleva casi a la bancarrota.

No importa si millones de ciudadanos vieran perdido su empleo, cientos de empresas familiares tuvieran que cerrar y muchos otros nosotros nos las viéramos y deseáramos para llegar, mal que bien, a fin de mes.

Lo importante es poner el culo en el sillón de la Moncloa, hacer la reforma laboral que quiere la CEOE y apoya el Banco de España, liquidar las últimas empresas públicas que queden, privatizar la Sanidad y la Educación y convertir este país en una enorme trama Gürtel.

En 1936 franco dijo que si había que cargarse a media España para conseguir el poder, no importaba. Parece que todavía algunos creen lo mismo.

6 comentarios:

Felipe dijo...

Hoy el Ibex 35 ha pegado un buen zurriegazo a consecuencia de un 'rumor'de estar inmersos en la misma situación de Grecia

Los brokers van a por el euro y no pararán mientras que los politicos no le echen un par de narices.

Lo del PP es de mear y no echar gota.Son auténticos desalmados que les importa un bledo poner el país patas arriba.Su sentido de estado es su propio culo y la poltrona de Moncloa,así como zafarse del Gürtel.

Vamos que Rajoy,el inútil Marianín,lo vamos a ver de Presidente del Gobierno.

Incalificable

Saludos

Dilaida dijo...

Los del PP están a lo que están, quieren la Moncloa y no importa quien caiga por el camino, como si el país se hunde a ellos les tiene sin cuidado.

Antonio dijo...

Ellos no defienden los intereses de los ciudadanos, sino el suyo propio, el de los grandes empresarios y las multinacionales. Su España no es la de todos, la de los pueblos, sino su propio cortijo.

RGAlmazán dijo...

Brillante, D. Txema, y una verdad como un templo. Ese es el lema pepero: "Cuanto peor, mejor"

Salud y República

Ciberculturalia dijo...

Espera a oír a Rajoy a la salida de la esperada entrevista con ZP. Ninguna pizca de solidaridad...

Cuando habla no puede disimular su sonrisa macarra cuando da una noticia sobre la situación de España. Sí. Cuanto peor mejor es su lema.

Unos por impresentables, otros por débiles... Los ciudadanos en medio.

Un beso

mariajesusparadela dijo...

Perp si la gente abre los ojos verá que donde el PP gobierna (Galicia, Valencia y Madrid), las cosas no están mejor que en el resto del estado.