sábado, julio 17, 2010

HIPOCRESIA SIN LÍMITE


Hace muchos años me contaron un chiste -no muy bueno- en el que un amigo le decía a otro que su mujer le engañaba en el sofá de su casa. Al cabo de un tiempo, el engañado decía al avisador que ya había resuelto el problema. ¿Cómo? Había quitado el sofá.

Sirva este mal chiste para introducir un tema que, como diría mi buen amigo D. Kabileño, generará polémica y que sea ésta bien venida. Pero, el asunto de la prostitución y su anuncio en los periódicos, está alcanzando niveles de hipocresía sin límite.

Vaya por delante, antes de alguien me insulte, que en caso alguno defiendo a las mafias de la prostitución, ni la trata de personas, ni nada que tenga que ver con contrariar la voluntad de alguien para obligarla a hacer algo que no quiere. Pero de ahí a izar la bandera para impedir los anuncios de prostitución hay un trecho importante.

Y precisamente porque respeto la libertad individual, si alguien decide dedicarse a trabajar con su cuerpo y ofrecer servicios sexuales a cambio de dinero, no hay nada más que decir, siempre y cuando no incurra en algún delito, o sea, como el resto de los mortales en nuestras vidas respectivas.

Decir que la prostitución es una forma de machismo, es una inexactitud, en el mejor de los casos, porque si la decisión ha sido libremente tomada, no se ha producido una de las circunstancias que hacen necesarias el machismo y que es el desprecio por las mujeres y su sumisión. Creo que esto está bastante claro.

En el peor de los casos, podremos considerar que es un trabajo chocante pero no podemos impedir que quien lo desee así, lo efectúe. Además, a la larga, como siempre las mafias encontrarán los medios para seguir lucrándose de la protitución delictiva.

Repito que otra cosa es que se obligue a alguien a ejercer la prostitución contra su voluntad. Pero es que, en esa caso no se podría hablar de machismo, sino de una serie de delitos bien tipificados en los códigos penales de casi todo los estado del mundo.

Anunciarse en un diario como trabajadora o trabajador, que también los hay, del sexo no significa nada más que un medio de darse a conocer. De captar clientes para poder sobrevivir y tener ingresos.

O acaso pretenden convencernos los que no admiten anuncios de prostitución, lo que me parece perfectamente respetable, que aceptar anuncios del Banco “X” que participa en operaciones de apoyo a determinadas sectas religiosas o de blanqueo de dinero de narcos o de tráfico de armas no es una forma de admitir algo igualmente criticable.

¿O admitir publicidad de empresas que explotan el trabajo infantil o contaminan no es indigno? ¡Venga ya!

Es posible que se tenga que reconsiderar el texto de los anuncios, a veces demasiado osados o incluso perniciosos, para algunas personas. Pero creo que con eso es suficiente. Parece que, en el fondo, nos sigue ofendiendo el sexo.

El problema es que seguimos viendo a las prostitutas como víctimas del sistema. Esto es un error terrible como muchas de ellas, la verdad es que con escaso éxito, se encargan de señalar desde diferentes colectivos.

Persigamos con firmeza la delincuencia, la esclavitud sexual, la trata de personas para su explotación sexual pero dejemos trabajar libremente a quien haya elegido esa profesión para hacer de ella, por extraño que nos pueda parecer, su modus vivendi.

Y, vamos a dejar de dar lecciones de moralidad y aplicar una óptica estrecha en este asunto porque podríamos encontrar miles de ejemplos mucho peores que podrán avergonzar a quienes quieren imponer la censura. No se trata que quitar el sofá para que no se vea, se trata de acabar con la injusticia que lleva a muchos a tener que hacer lo que no quieren.


15 comentarios:

Felipe dijo...

Nadie debe impedir que una decisión tomada libre,resposablemente y que no atente con derechos de terceros se limite.

Yo partidario de la regulación de la prostitución con el fin de que no exista ningún vacío jurídico y de quien lo desee la ejerza libremente.

Dicho esto también soy partidario del endurecimiento del código penal contra la mafía existente contra la explotación de las mujeres que son prostitutas.

Sé que esto genera un gran debate pero que debe abordar con el fin de regular un aspecto de nuestra sociedad que existe y que genera muchísimo dinero.

Lo de los anuncios no deja de ser una hipocresía.

Saludos

__MARÍA__ dijo...

A mí me parece que es una maniobra de distracción.
¿A qué viene ahora con la que está cayendo económicamente, llamar a la moralidad con este tema?
La profesión más antigua del mundo, dicen, y ¿la quieren regular ahora?
¿O sólo los anuncios?
Yo particularmente estoy mosqueada.
O será que soy muy mal pensada.

Besos Txema

RGAlmazán dijo...

Txema, yo defiendo a quien libremente quiera practicar la prostitución. Yo la legalizaría es la mejor forma para poder desmontar las mafias que la dominan. Según un reportaje que ví, el ochenta por ciento de la prostitución está dominado por las mafias.

Salud y República

Mercedes dijo...

Vengo desde el blog de mariajesusparadela, pensando que ya habías puesto la entrada de su concurso, ya veo que no; pero me he quedado a leer y tengo que decirte que no puedo estar más de acuerdo contigo. Me parece de un gran cinismo esto de ponerse en plan puritano con el tema de la prostitución. Personalmente no me parece una profesión muy edificante, pero, como tú dices, cada cual use su libertad a su antojo. Lo que no podemos consentir es que haya mujeres que ejerzan la prostitución obligadas haciendo de ellas exclavas sexuales.
Muy interesante tu artículo.
Un saludos.

Txema dijo...

Felipe si alguien toma una decisión de este tipo de forma libre no podemos intervenir, eso está claro.

Por supuesto estoy totalmente de acuerdo contigo en el tema de la regulación de la prostitución y también en lo que apuntas sobre las mafias.

María no vas descaminada. Este gobierno es especialista en crear debates sobre temas accesorios, lo mismo que hace el PP, para desviar la atención de lo que verdaderamrnte es importante. Y cuentan para ello con un aliado excepcional ¡la prensa!

Por supuesto Rafa que las mafias son el verdadero problema. Pero, dicho esto, me parece que eliminar los anuncios no será la forma más adecuada de acabar con ellas.

Mercedes gracias por tu amable comentario. Al igual que el resto de comentaristas señalas que hay que acabar con las mafias. Esto es una labor policial que nada tiene que ver con los dichosos anuncios.

saludos

Eastriver dijo...

En general estoy de acuerdo contigo... No me gusta esa moralina. Naturalmente soy partidario de legalizar la prostitución. Legalizar no significa solamente permitirla, sino que significa darle un contenido jurídico y legal como tiene cualquier actividad humana. Y entonces sí, cuando no exista ninguna forma de esclavitud, entonces libertad para publicitar lo que se desee. Pero mientras tanto es publicitar el delito. Es una falsa moral: no legalizar pero publicitar. Aunque también es una falsa moral lo de no tener huevos de legislar el tema y limitarse a prohibir... son paños calientes, como muchas cosas que se hacen en este país. No se atreven a tocar lo gordo y entonces hacen una miniley más fácil... no legislamos sobre la prostitución pero prohibimos los anuncios, porque claro, con la de mafias que hay... Pues legisla y prohibe las mafias, ¿no?

mariajesusparadela dijo...

En general, estoy de acuerdo contigo. Aburrida de falsa moral .

María dijo...

Gracias por el chiste, Txema, para traer un poquito de humor a lo que sigue después, que es algo más serio.

Ya expuse en su día en mi blog, lo que opino de la prostitución, y pienso que cada cual es libre para ejercer con su cuerpo lo que quiera, y sería conveniente que legalizaran la prostitución para que, como los demás trabajadores, tengan reconocidos sus derechos y su salud.

Un beso.

Ciberculturalia dijo...

Solo a través de la regulación de la prostitución desaparecerían los abusos de las mafias que se lucran del trabajo, no siempre querido por cierto, de la mayor parte de las prostitutas.

Mientras esto no llegue, siempre existirá la mafia lucrándose de ellas.

Lo de menos es la publicidad y los anuncios aunque entiendo la preocupación de los medios, una preocupación netamente económica sin más, porque según datos de Público, se les va una media de 2 millones de euros anuales a cada medio.

Txema dijo...

Pues así es Carmen. Las mafias sólo desaparecerán con la regulación de la prostitución.

En cuanto a la publicidad es verdad que hay dos aspectos. Pe me parece que la cuestión de fondo no la resuelve su eliminación.

Es, ciertamente, un tema complicado.

buen día

Dilaida dijo...

Pienso que, como tu dices, es un trabajo como otro cualquiera y que cada uno con su cuerpo puede hacer lo que le venga en gana.
Si la prostitución estuviese legalizada se evitarían muchos problemas.
Y estoy de acuerdo contigo en que existen anuncios mucho más denigrantes y explotadores.

carambola dijo...

Una cosa te voy a decir. si se regulara la prostitución y estas muchachas y muchachos pudieran cotizar y tener su seguros y demás igual no había tanto problema con las pensiones y otros servicios sociales....

Carla dijo...

Estoy totalmente de acuerdo. Si quieren trabajar de eso es su elecció, o su desicion, o lo que les quedó por hacer porque no habia otra.
Pero no hay que hacernos las victimas, ni deccir que horror. Dejenlas tranquilas en su trabajo, y punto.
Y lo de los anuncios, a mi, personalmente, algunos me causan risa. No veo porque sacarlos...

Txema dijo...

Es curioso que todos los que hemos participado estamos, con algunos matices, de acuerdo en que cada uno puede hacer con su vida lo que considere más oportuno.

También parece que lo de los anuncios no es relevante. Entonces me pregunto por qué todo esta historia. Quizá sea como dice María, un intento de desviarnos de algún tema más importante.

Esperemos...

Kapasulinos dijo...

Hola! Con motivo del segundo aniversario de nuestro blog, queremos regalarte un presente. Pasa a buscarlo al blog del Taller.