miércoles, octubre 27, 2010

GESTIÓN VERSUS IDEOLOGÍA

Durante los últimos meses, a raíz sobre todo de las medidas claudicantes del Gobiernito de ZP que ha ocasionado un recorte de derechos sociales sin precedentes, se oye mucho que lo primero y principal es sacar a España de la crisis y que, para lograrlo, hay que arrimar el hombro por parte de todos.

No me parece mal la intención de sacar a los españoles de la crisis en la que nos han metido una serie de personas que sí tienen nombre y apellido y a los que, curiosamente, pocas responsabilidades se les ha pedido.

La cuestión es, por tanto, cómo salir de la crisis. Parece que hay una especie de formula más o menos mágica, que se traduce en recortar derechos, rebajar sueldos, congelar pensiones, precarizar empleos, reducir la inversión pública y un buen numero de medidas de este tipo. Todas ellas auspiciadas por instituciones financieras que poco o nada tienen de democráticas, ni siquiera desde el punto de vista formalista burgués.

Si nos fijamos con cierto detenimiento, todas estás medidas tienen como base la gestión de la economía, Es decir, la austeridad, el ahorro, para equilibrar el déficit público, por ejemplo, para conseguir mejorar las cuentas y que los mercados confíen en ese Estado y le presten el dinero que sea necesario en su momento. Insisto, todas son medidas de gestión, de simple contabilidad.

Todo este rollo viene a cuento de un debate que se ha generado en Grito de Lobos, sobre el papel que debe tener la ideología en el desarrollo de las sociedades. Un debate que, a mi juicio, perdió innecesariamente las formas en algún momento, sin que ello quiera decir que perdiera interés. Porque la cuestión es que la gestión ha sustituido a la ideología.

La consecuencia es que los gobiernos administran la “cosa” como si fueran los contables de una comunidad de vecinos, atendiendo sólo a las cifras. De forma que si se puede arreglar la escalera sin que afecte al presupuesto se hace y si no, no se hace.

No importa que justamente en los últimos pisos vivan las personas más mayores o con peor movilidad porque lo esencial es mantener el equilibrio presupuestario y, perdonenme el ejemplo tan poco académico..

Porque, uno de los grandes reproches que se puede hacer a la socialdemocracia occidental es que ha prescindido conscientemente de la ideología para asumir la teoría de la simple gestión, especialmente en lo que se refiere a la economía. Es decir, ya no cuestiona el modelo de producción capitalista, ya no se le quiere sustituir por otro más justo. Ahora se acepta el “sistema” y se gestiona de acuerdo con los principios que el propio sistema impone.

Al anteponer el criterio gestión, reduce a los ciudadanos a meros receptores de hechos contables, carentes por completo de valor para quien sólo piensa en administrar desde la eficacia. Si para logar el ansiado equilibrio hay que reducir el sueldo de los funcionarios se reduce y se acabó. No importa porque el objetivo es sólo el equilibrio financiero. No arreglo la escalera aunque provoque accidentes.

Pero esto no es un hecho casual. Ha venido precedido de muchos años de desideologización por parte de la socialdemocracia clásica que, poco a poco, ha ido inoculando el veneno de la apatía ciudadana y de la profesionalización de la política. Los ciudadanos están lejos de la participación pese a que las posibilidades de comprometerse son cada vez mayores.

Cabría recordar que, sin ir muy lejos en el tiempo, la participación de la ciudadanía en los procesos colaterales a la Transición fue impresionante y mucho más si se compara con lo que ocurre ahora. Y no existían ni internet, ni las redes, ni nada de eso. El sistema ha logrado aislar el virus de la ideología participativa.

Acabo planteando una cuestión: ¿Cómo podemos recuperar el concepto de ideología, hacer que vuelva al lugar que le corresponde y sea el motor que sirva para movilizar, para comprometer y para lograr los cambios que son necesarios?

87 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

¿Cómo se tocan los corazones?
Sin tocar los bolsillos. Cuando aparece el dinero aparece el poder y desaparece la ideología...

Txema dijo...

Cómo? No lo sé, la verdad es que no sé la respuesta. Supongo que habría que hacer un hombre nuevo.

saludos

RGAlmazán dijo...

El problema como bien dices es que se gestiona de forma capitalista, o sea pensando en obtener beneficios o menores pérdidas y además se toman las medidas más fáciles sin tener en cuenta factores ideológicos.
Hace muchos años un tipo que fue ministro de Franco, Gonzalo Fernández de la Mora, escribió un libro que se titulaba algo así como "el fin de las ideologías" y su tesis era esa. Hay que gestionar el Estado como una empresa y dejar de lado las ideologías. Lo que obviaba con descaro y con conocimiento, es que de esa forma lo que hacía era consolidar la ideología dominante: el sistema capitalista.

Salud y República

Dilaida dijo...

Yo creo que las verdaderas ideologías se demuestran en momentos difíciles, en momentos como este, por ejemplo.
Bicos

Antonio dijo...

Amigo Txema, creo que el asunto lo están planteando en crear esa conciencia de gestión eficiente de los servicios, pero carente de los condicionantes que le otorga la ideología. De esta forma podremos entregarla a lo privado sin entrar en mayores exigencias. Se lo están preparando para deglutir el pastel sin que llegue ningún idealista y se lo indigeste. El Estado concebido como gestor económico de los recursos y servicios de la sociedad, sin pasar por la criba de lo ideológico es lo menos político y democrático que se puede plantear…
Saludos

caminoagaia dijo...

Se me ocurre una respuesta aunque puede ser un poco larga y desde luego insuficiente.

Hace apenas dos años, los que hoy nos hablan de apretarnos el cinturón y nos dicen que debemos trabajar mas y cobrar menos, nos decían que el consumo era el motor de la economía.
http://www.20minutos.es/noticia/842794/0/diaz-ferran/salario/crisis/
Ahora no somos competitivos ya que en el otro extremo del mundo alguien hace nuestro mismo trabajo cobrando diez veces menos, y eso nos muestra el efecto de nuestra propia insolidaridad ¿No habremos perdido nuestra ideología en el camino hacia el sueño de ser "ricos y famosos"?

Hemos olvidado que la propaganda ha avanzado lo suficiente para hacernos ver lo blanco negro. Antes de la crisis, la superior eficiencia de la gestión privada de la economía frente a la gestión pública, se consideraba como algo científicamente demostrado. La no intervención estatal propugnada por el neoliberalismo nos ha llevado sin embargo al descalabro de esta crisis mundial cuyos efectos catastróficos han sido amortiguados y cargados a la cuenta de la ¡¡¡gestión pública!!!. ¿Hasta qué punto la publicidad ha dinamitado las ideologías?

Pienso que recuperar las ideologías pasa por recuperar los valores que las insuflaban. Necesitamos afianzar los pilares para soportar el resto de la estructura. Hemos sustituido nuestros valores por nuestros intereses.
Pero si desprovistos de valores, nuestros intereses quedan seriamente dañados, corremos el riesgo de sustituirlos por prejuicios. Y ese es precisamente el camino del fascismo.

Temujin dijo...

Hay miedo de aplicar políticas sociales efectivas. Vemos que prolongamos la vida laboral de mayores y los jovenes en casa hasta los 40 años, ¿es normal? Yo creo que no. Tal vez los politicos requieran de una limpieza profunda.Que hablen de ideas y no se dediquen a esparcir basura, que es a lo que se dedican últimamente...

Txema dijo...

Rafa:

Recuerdo perfectamente ese libro Rafa. Creo queera el ocaso de las ideologías. Pero es igual; la idea no es nueva en absoluto porque es la que siempre ha defendido el sistema capitalista como dices.

saludos

Bien señalas Dilaida. En los momentos difíciles. Pero, si antes se ha renunciado a la ideología, lo momentos difíciles se vuelven dramáticos.

bicos

Txema dijo...

Antonio coincido plenamente con lo que apuntas.

Así que hay que armar ideológicamente al ciudadano para preparar la resistencia.

un abrazo

Ataúlfa Braun dijo...

Coincido en muchas cosas con Camino. La propaganda, la publicidad, la gestión, los departamentos RRHH y el modelo anglosajón han dinamitado cualquier intento de resistencia. Ahora lo único que importa es seguir consumiendo, pregúntale a gran parte de la población, aunque no tengan con qué.
El problema es que durante estos happy 90's no nos hemos dado cuenta, o sí, de que externalizando la producción a lo que se llamaba Tercer Mundo, se han cargado el que llamaban Primero, y con el tiempo se lo cargarán todo al completo, creando un Estado esclavista. Pero entretanto, nosotros felices porque se instauraba el low cost y podíamos hacer lo que quisiéramos. Ahora que el poder está dispersamente repartido (aunque permíteme que lo dude) las empresas, algunas, piensan en volver. El experimento les ha salido de primera.
Hay que cargarse la propaganda, los supuestos modelos del éxito, volver a la filosofía y abandonar el cientificismo absoluto. Y sobre todo, hacer entender a la gente que esto es un problema a nivel mundial. Que dejen ya de mirar sus ombligos y sus bolsillos.

Saludos

María dijo...

Dificil lo van a tener los siguientes que entren, pero que muy dificil, según está todo.

Un beso, Txema.

m.eugènia creus-piqué dijo...

Buf, como me ha costado entrar para hacer un comentario, desde esta mañana que lo intento y ahora que lo consigo no me acuerdo de lo que te quería decir, disculpa que no me vuelva a leer el post Txema, no ando muy bien hoy, pero si que te dejo un beso muy fuerte.

Txema dijo...

Temujin, no creo que sea miedo sólo. Hay verdadera oposición a las políticas sociales porque el capitalismo está acorralado y quiere aplastar cualquier disidencia. Sabe que el miedo paraliza.

Afortunadamente para ellos la izquierda ha quedado, una paralizada y la otra cómplice, por eso no hay reacción sistematizada.

Claro que no es normal alargar la edad de jubilación ni tener a lo hijos sin poder independizarse. Pero ¿cómo se puede evitar?

saludos

Txema dijo...

Genia, es un motivo de alegría ver que me dejas un saludo. Es mucho más de lo que te puedo pedir.

un beso fuerte y espero pronto poder reunirme con vosotros.

Txema dijo...

Camino y Ataulfa, me gustaría poder contestaros con la precisión que vuestos comentarios merecen, pero sería largo y, como dice Camino, insuficiente.

Ciertamente el sistema ha ido envenenando con el virus del consumismo desenfrenado a la sociedad. Y ésta se ha dejado envenenar, no lo olvidemos, precisamente porque se había producido un proceso de desideologización anterior.

Me acuerdo de algo que Llamazares contaba en un libro: señalaba la alarma que le producía que para muchos lo justo no fuera la universalización de la sanidad pública sino poder optar a un seguro médico privado.

Eso es absolutamente terrible, demuestra hasta que punto de perversión se ha llegado. La idea de alcanzar para todos los derechos básicos han sido sustituidos por el acceso a un falso estado del bienestar, basado en el consumo, al que sólo una parte puede tener acceso.

Es evidente que nadie que tuviera las ideas claras habría caído en esa trampa del sistema. Pero nadie decía nada cuando ocurría.

Ya sé que me quedó muy corto en la respuesta y que el problema es mucho más profundo pero sólo pretende esbozar una parte de la cuestión.

Si se acepta la teoría de la gestión se arrasa con la política. Ya no será necesaria, acabará sustituida por ordenadores que elaborarán perfectos cuadros macroeconómicos. Esa es la perspectiva si no se recuperan los valores que movían la ideología

Txema dijo...

María, los siguientes serán para la mayor parte tan malos o peores que los de ahora.

besos

Desclasado dijo...

Qué mal estará todo cuando estamos tantos preguntándonos lo mismo: cómo salir de esta.
Poco más puedo aportar; ya lo han dicho todo los contertulios.

Camino a Gaia dijo...

Añadiría otra apreciación. Parece que queremos salir de la crisis ¿para estar como estábamos antes? ¿para volver al limbo del consumismo?

Camino a Gaia dijo...

Para terminar una reflexión desde la ciencia:

"Juan Negrillo insiste en que, aunque no se puede confundir ecología con religión, tampoco se debe dejar de lado el trasfondo filosófico que subyace detrás de los cambios que deberíamos afrontar para frenar el calentamiento del planeta. Para apoyar su argumento, Negrillo pone de ejemplo un relato que tiene toques de fábula: "Un día, un científico del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (formado por más de 2.000 expertos) me contó una historia que me parece que viene muy al caso. Me dijo que cuando el panel empezó a reunirse, hace ya unos 20 años, había en el grupo un anciano científico japonés que en una de las reuniones intervino y dijo 'los científicos hemos constatado que existe un problema de emisiones, pero no lo podemos resolver. Puesto que el CO2 lo producen las máquinas, tendremos que llamar a los ingenieros. Estos, a su vez, dirán que existe la tecnología necesaria para solucionar el problema, pero que cuesta dinero, así que se llamará a los economistas. Los economistas harán sus cálculos y dirán que, para conseguirlo, habrá que cambiar nuestro actual modelo social basado en el transporte, el derroche energético... así que se llamará a los sociólogos. Éstos, a su vez, dirán que es un problema de escala de valores que ellos no pueden resolver, así que se acudirá a los filósofos para que nos digan qué valores deberíamos poner nuestro empeño e interés".

Muchos de los puntos que anunciaba este anciano sabio se han ido cumpliendo. Los ingenieros llevan años estudiando alternativas. En 2006, el economista Nicholas Stern calculó el impacto del calentamiento global sobre la economía mundial. Que nuestro modelo social falla, ya lo hemos asumido. Puede que le esté llegando al turno a los cuestionamientos filosóficos, y de ahí que ecología y espiritualidad parezcan ahora más cerca que nunca."

Txema dijo...

Camino, todo parece indicar que la idea esa esa. Salirm de la crisis para volver al consumismo anterior.

Bueno, una vez que hayamos pasado de forma traamática para muchos (desempleo) la crisis sin aprovechar para cambiar el sistema, por lo menos podráimos intentar que los filósofos fueran escuchados.

un saludo

Txema dijo...

Desclasado, creo que Camino ha puesto el acento en algo muy importe que me sirve para tu comentario.

Supongo que antes o después saldremos de ésta, Pero, cómo y para qué. Si es para repetir los mismos errores dentro de otros cuarenta o cincuenta años pasará lo mismo o algo peor.

saludos

Fackel dijo...

Txema. Tu pregunta del final me la ayudó a responder hace años cierto marximo: la ideología hay que desideologizarla. Tal vez entonces se recupere el pensamiento, que es la herramienta vital y luminosa. Mantener distante pero activo el pensamiento frente al corpus que tiende siempre a cerrarse, ese ente llamado ideología.

Y ya se sabe que tras las ideologías llueven las iglesias, agggg.

Desclasado dijo...

Sí, lo de Camino es el tema que flota en el ambiente: salir de esta para que mi piso vuelva a valer 1 millón de euros.

El problema se llama capitalismo, no hay otro. Ese problema está compuesto de múltiples problemillas: que si cambio climático, que si no sé qué, pero el problema final es el modelo capitalista: o mandamos las personas o mandan las multinacionales y los mercados, no cabe hoy ya más lucha ideológica que esa y esa debe ser la batalla. Pero son muy astutos y nos siguen manteniendo -y entramos al trapo- con que si pepé que si pesoe...para seguir mandando los mismos.
Lamento ser tan reduccionista, pero es que no veo otra salida de momento y creo que si nos enredamos en ideologías el capital nos volverá a dividir por un "quítame allá ese machismo" y cosas así que utilizan.
O las personas decidimos nuestro futuro o lo deciden los mercados, o sea 4 hijos de puta y esto es una esclavitud pintada de democracia.

Hala, qué a gusto me he quedao.

Saludos.

Francisco Galván dijo...

En efecto, los gobierno son los contables de quien realmente manda: el Mercado, es decir, los propietarios del dinero. Hoy día el poder no está en la política, sino en la economía. Y el dinero no tiene ideología.

Ataúlfa Braun dijo...

El poder está en todas partes y en todos los sectores; el poder se mueve entre nosotros, por encima, por debajo, a los costados, en diagonal...Y todos esos poderes que forman el PODER son los gestores del capital. Nosotros, con nuestras cabezas bajas somos cómplices de ese poder, somos lo necesario para que ese poder sea ejercido.

Ataúlfa Braun dijo...

Otra cosa, coincido a medias contigo y Antonio. Creo que hay que dotar a la población de sentido crítico, con el fin de generar ideas y acabar con la dualidad izquierda/derecha. Simplemente ideas que quizás generen una nueva ideología tan innovadora como práctica, que pueda combarir verdaderamente al capital y los "ejércitos" soplones del control.

Txema dijo...

Fackel, perdona que no te haya respondido antes.

Cuando hablo de ideología me refiero al desarrollo científico y humanístico de la idea. Eso implica dejar a un lado el espacto dogmático, que es el de la religión.

Por eso, la ideología debe estar en permanente desarrollo, no puede pararse, debe acompasarse a los tiempos. Esto es lo que cierta izquierda no ha entendido y, por ello, no tiene respuestas.

saludos

Txema dijo...

Evidentemente Desclasado tienes razón: el problema es el capitalismo.

Pero no creo que los problemillas, que tu llamas así, sean un tema menor que nos enrede.

Supongo que están algo desenfocados, incluso puede que interesadamente, pero no dejan de ser cuestiones que nos deben preocupar.

La cuestión es entonces que ¿al ser el cambio climático un problema generado por el capitalismo, acabemos antes con éste y se resolverá el otro?

Pues no sé, pero la historia demuestra -creo- que no siempre esto es así. Podemos empezar por resolver algunos problemillas, lo que nos permitirá estar en mejores condiciones de afrontar el problemón.

Un saludo y tambíén disculpa mi tardanza en contestar que hago extensiva al resto de amigos.

Txema dijo...

Paco, no sólo no tiene ideología, sino que es además miedoso y precisamente por eso reacciona con violencia (de todo tipo) ante lo que cree un peligro.

saludos

Txema dijo...

Ataulfa creo que la dualidad izquierda/derecha no sólo no se puede cambiar, sino que hay que atizarla de forma que los ciuadanos veamos (yo me incluyo, evidentemente) la gran conradicción entre el capitalismo y el socialismo, o si prefieres marxismo).


El día que esto suceda de verdad, estaremos ante la posibilidad (sólo posibilidad) de un verdadero cambio democrátic. Pero el camino será largo y con muchos retrocesos.

Marx escribió su manifiesto a finales del siglo XIX. No han pasado ni 200 años. Es muy poco tiempo pero, ciertamente, hay que estar activos.

saludos

Desclasado dijo...

Txema: golpear parceladamente no sirve de nada. Golpear SÓLO parceladamente no sirve de nada. ¿Por qué no sirve de nada? Porque el capitalismo absorbe sin problemas esos golpes y los devuelve contra nosotros: véase el el "ecologismo capitalista" que tan pronto sirve para acojonarnos más de la cuenta como para que las empresas multinacionales de "lo verde" se forren a cuenta de ese acojono. Véase el "feminismo capitalista" donde, divide et impera- el hombre es el culpable de todos los males des de lo de Atapuerca o antes y hombres y mujerss debemos oficialmente odiarnos, no unirnos. Véase el "antiracismo capitalista" que a la postre sirve para crear un nuevo lumpen en forma de inmigración desbocada que, tal y como Marx dijo, el lumpen es fiel esbirro de los poderosos y no se puede esperar de él más conciencia que defender los intereses de sus amos. Véase...
Por lo expuesto considero muy loable, muy digno de admiración golpear sólo parceladamente contra el machismo, el racismo, la degradación ambiental, etc, tan loable como inútil y de nuevo citando a Marx: se acaba haciendo el tonto útil.
O tenemos muy claro que vamos a por el corazón de la bestia, sin que ello implique que cada parcela no haya que pelearla, pero como parte de un TODO, o, lo siento mucho, pero si nos especializamos al gusto: "yo ecologista sólo", "yo sólo feminista", "yo sólo antifascista"... en mi opinión acabamos trabajando para el enemigo, eso sí: creyéndonos tela de rebeldes.
De nuevo por lo expuesto: el problema es el CAPITALISMO. Que cada uno golpeé como buenamente pueda en la parcela que pueda, pero sin despintarse jamás quien es el enemigo a batir, que no es el cambio climático, ni el machismo, ni el racismo, ni lo que me pique a mí particularmente: es el que mueve los hilos de todas estas cosas a la vez.
Espero haberme explicado bien.

No te disculpes por la tardanza, hombre, que cada uno tiene sus cosas que hacer. Yo es que estoy en casa con gripe estos días y me da para la tertulia.

Desclasado dijo...

Perdón y acabo con un ejemplo práctico:
"Yo, lo mío es el cambio climático".
Sin problemas: no tarda en llegarle la subvención a tu grupo ecologista.
"Yo, lo mío es el feminismo".
Tranquila, el capital te va a poner pesebre.
"Yo, lo mío es la ayuda al inmigrante"
Oenegé al canto y a vivir de ello.

Ahora vas y le dices a estas personas que ya están atrapadas en la tela de araña que el enemigo es quien les da la subvenciones...
Para ver este ejemplo a lo grande véase los sindicatos mayoritarios en España.

Txema dijo...

Pues espero que se te pase la gripe pronto, porque es un fastidio.

Evidentemente estoy de acuerdo en lo que propones. Pero, no he dicho que haya que ser "sólo" tal o cual cosa e iniciar una batalla por esa parcela de forma aislada.

Lo que sostengo es que se debe dar la batalla en cada frente para lograr avances que, evidentemente, pueden parecer parciales pero también debilitan al enemigo.

Está claro que finalmente habrá que dar la batalla al monstruo pero si éste llega en condiciones deilitadas con varios frentes abiertos pues mejor.

Creo que fue Lenin en ¿Qué hacer?quien dijo que en los pasos intermedios para llegar al socialismo el proletariado puede y debe aprovechar aliados ocasionales.

Con esto estoy de acuerdo. Son ocasionales, cierto, pero pueden ser útiles en determinados momentos porque el enemigo también los aplasta a ellos. Después ya veremos.

Como le decía a Ataulfa Braun es que ha pasado muy poco tiempo, aunque nos parezca una eternidad.

Un abrazo y ánimo con esa gripe.

Txema dijo...

Te estaba contestando cuando has puesto el ejemplo.

Claro, el riesgo existe pero reconocerás que se puede aprovechar para avanzar si se sabe usar la cabeza.

Los sindicatos, vale, están comprados por la subvención pero somos nosotros quienes ponemos o quitamos a los dirigentes, al menos en teoría y decidimos la orientación con la que hay que actúar. Lo que pasa es que nadie quiere comprometerse.

Si elegimos a los que sabemos que van a ser combativos, al final una de dos, o quitan la subvención o ceden por la presión.

Quiza sea una visión simplista pero me parece que no es un camino descartable.

saludos

Desclasado dijo...

"Marchar separados, golpear unidos", supongo que te refieres a eso de Lenin.

Txema, lo cierto es que ¿qué hacer?: lo que sea. Aunque sea prueba-error y volver a probar otra cosa, pero si seguimos así sin hacer nada, cada vez será más tarde porque la escasa conciencia crítica que queda en la sociedad desaparecerá y adiós muy buenas.

Txema dijo...

Absolutamente de acuerdo, esa es la idea. Desclasado.

Y, por volver a Lenin, crear la chispa de la que nazca la llama.

saludos

Desclasado dijo...

Dejo paso a otras opiniones, Txema, que la nuestra está clara.

Saludos.

Marcos dijo...

Conciencia de clase, Txema, para mí, conciencia de clase. Eso es lo que falta.
Saludos progresistas de Madrid.

Ataúlfa Braun dijo...

Totalmente de acuerdo con Marcos: conciencia de clase. Si hay que atizar el debate izquierda/derecha hay que olvidarse del concepto de clase media. Y si se toma el punto de vista o partida desde la clase media -cosa que me parece prácticamente imposible- hay que readaptar el discurso.

Abrazos

Txema dijo...

Marcos, claro que falta conciencia de clase. Pero porque el propio concepto de clase ha sufrido un cambio radical.

Como dice Ataulfa, como gran sabiduría, ha aparecido la clase media.

Entonces el proletariado (en occidente) queda reducido en su expresión social y política a lo marginal. Es más, poco quieren ser proletarios.

Casi todos formamos parte, en mayor o menos medida, de esa clase media. Tendríamos que aniliquilarnos -como clase- a nosotros mismos y no sé si estamos dispuestos a ello.

Lo ideal sería recuperar el concepto de trabajadores, de asalariados, al margen del nivel que ocupemos, porque así se puede recuperar la conciencia. En efecto, retomar el discurso.

saludos

Desclasado dijo...

"Casi todos formamos parte, en mayor o menos medida, de esa clase media. Tendríamos que aniliquilarnos -como clase- a nosotros mismos y no sé si estamos dispuestos a ello".

Equilicua, que me hace gracia esa expresión.

Los conceptos "izquierdas y derechas" están tan prostituidos que yo creo que ya no sirven. Sé que se les tiene mucho cariño, todos necesitamos referentes, pero si nos fijamos bien, hoy día tenemos una "derecha" desmelenada y libertina y una "izquierda" puritana y represora.
Ya ni siquiera nos vale derecha como los que ostentan el poder económico real, porque esta extraña nueva derecha está llena de mandados, de asalariados que se creen clase media.
Y la extraña nueva izquierda de señoritos que cantan la internacional pañuelo de Hermes al cuello.

Para mi es más sencillo todo, resumiéndolo muy brevemente en lo alto de la nueva pirámide del sistema están 4, lo que de verdad dirigen esto: multinacionales, banca y los que controlan "los mercados".
Siguiente escalón: los perros llamados "políticos" a los que el capital permite gestionar sus intereses. Se dividen entre izquierdas y derechas para tener al pueblo enfrentado.
Tercer escalón: los dirigidos/gobernados aún con algún criterio y conciencia, si no ya de clase, de lo que es ser esclavo.
Cuarto escalón: lumpen que trabaja para los intereses del primer escalón, por eso se tiende a lumpenizar a las clases medias con belenestebanismos gran hermanos y similares.
En este escalón se halla en la actualidad el Ejército para que no pueda ponerse del lado del pueblo y siempre trabaje para los intereses de las multinacionales etc
La revuelta posible ha de surgir del tercer escalón que debe educar al cuarto, no dejarse lumpenizar él a su vez, apartar al segundo escalón como guardia pretoriana del primero y derrocar a éste.

Tan bonito como imposible y, en mi modesto criterio, única vía real para cambiar el mundo.

Saludos.

Ataúlfa Braun dijo...

Declasado, creo que a tu pirámide le faltan elementos de control. Si es verdad que el concepto derecha/izquierda no es válido es porque se acepta la teoría de que el poder es tranversal. Por lo tanto la verticalidad de la pirámide no tiene sentido completo. Más que una pirámide sería una espiral; o como mirar el mapa del mundo en un plano. Intenta trazar puntos de interrelacación entre países, estrategias y demás y verás cómo funciona el poder. La mezcla es tal que no va de arriba hacia abajo, ni de un lado al otro, sino que va en estos sentidos y lo cruza en diagonal y lo vuelve circular, de tal suerte que "no podamos" identificar exactamente qué o quién mueve los hilos.
La denominada clase media es parte del concepto del poder (veremos hasta cuándo, puesto que mi teoría es que se pretende destruirla)porque se distribuye en niveles. ¿Una misma clase en niveles? Es absurdo. Casi toda esa clase media proviene de orígenes obreros y se han olvidado ya, ¿tan pronto?

Los medios de comunicación, la policía, la medicina, la ciencia, la enseñanza, los propios compañeros de oficina, los grupos organizados...todo eso forma parte del poder y no de su resistencia.

La otra opción es recuperar el verdadero discurso de la izquierda, el que precisamente esa clase media considera "subversivo" de tanto que se lo han metido en la cabeza.

¡Salud!

felicitat dijo...

Hola Txema,

Me gusta el contenido de este blog.
Tiene unas entradas muy interesantes, aunque tal vez no voy a comentar mucho en política porque me va grande, me inquieta mucho leerlo, y me ha gustado la entrda que le has hecho a Companys.

Hasta la próxima, y espero verte en el concurso.

Saludos desde el jardín.

Txema dijo...

Veamos si soy capaz de decir algo, porque Desclasado y Ataulfa habeís puesto el listón muy alto.

Es cierto que es, precisamente, la clase media social la única que está en condiiiciones políticas de organizar la subversión.

Pero, y aquí esta el quid, esa misma clase que proviene del sector proletario ha olvidado su origen. Desgraciadamente es así.

Se siente parte del poder y se siente cómoda en él.

Si por ejemplo observamos el papel de la naciente clase media en la Francia de 1789, veremos que justo se sublevaron porque no eran todavia ni siquiera parte del poder.

A partir de cierto momento, más o menos con la muerte de Robespierre, esa clase media ya tiene el poder y acaba por entregárselo a Napoleón.

Pero como si hay proletariado con conciencia se producen hechos como la Comuna y otros episosios gloriosos.

El sistema se ha encargado claramente de que la clase media sea parte (o crea ser) parte integrante de la toma de decisiones (mediante el voto)

Entonces volvemos a lo de siempre y que ha salido estos días en el blog de Ataulfa: ¿cómo volver atrás?

Sinceramente no lo sé. Habría que empezar por recuperar la conciencia de clase. Pero cuanto más tiempo pase más complicado será recuperar algo que sólo es una nebulosa del pasado.

Y lo que es peor, en los famosos países emergentes, la izquierda avanza a la creación de clases medias que sostengan la estructura del poder.

Por cierto, si creo que el poder es piramidal y ese precisamente uno de los problemas. La base es amplia, pero esta inmovilizada.

No sé si me he expresado bien.

Desclasado dijo...

Pienso y analizo tu mensaje, Ataulfa, y te contesto, que me pilla nuevo el concepto que dices.

Saludos.

Txema dijo...

Felicitat, muchas gracias por tu amable comentario y me agradaría que vuelvas cuando y como quieras, aunque sólo sea para dejar un saludo.

Petons

Desclasado dijo...

Qué casualidad: jajaja, para cuando he venido a contestar ha contestado Txema a la vez. Pues miro lo que decís ambos y ya digo mi opinión.

Ataúlfa Braun dijo...

Esto se pone cada vez más complicado e interesante.
En la Francia de 1789 no eran parte del poder, pero lo ansiaban profundamente; es el sino inherente a toda revolución, al menos por el momento. El tema de la Comuna es duro, se sublevaron, pero las consecuencias fueron duras.
El tema del voto, ahá. El problema es el sistema electoral, porque realmente no elegimos a nuestros gobernantes. Habría que cambiarlo: una persona, un voto y dejar aparte el tema de cincunscripciones y demás. Eso sería verdadera democracias; lo demás son juegos demagógicos.

Y no creo que se tenga que volver atrás, o quizás sí, pero para tomar impulso. Para revisar ciertos conceptos y readaptarlos y/o generar otros nuevos. La conciencia de clase es primordial, pero eso sólo ocurrirá (????) cuando verdaderamente toquen bien el bolsillo a la clase media. Y lo harán poco a poco, porque somos "europeos" y la historia nos avala como revolucionarios. Por tanto, lo harán bien, bien despacio. Aunque si eso ocurriera así, creo que sería ya demasiado tarde, porque el telón estaría ya bajado.

El tema de los países emergentes...Mira es que para mí es un tema dudoso. Hasta que no lo vea más avanzado, no lo tengo claro. Son emergentes sí, pero la clase media en Chile no existe, por ejemplo, y en Brasil..., la de Argentina es muy parecida a la de aquí pues se distribuye en niveles; y Asia...tiene tal cantidad de pobreza todavía. No sé, yo desconfío de lo de "emergente" y más de "clase media emergente"; creo que tiene que ver con nuevos ricos emergentes, más que con las clases medias a la europea. Este es un tema que me interesa mucho, pero que no lo veo claro.

Saludos

Txema dijo...

Si, cuando digo vuelta atrás me refiero a lo que señalas. Evidentemente no para retroceder.

Francia es un caso curioso. La clase media se crea a raíz de la revolución, por lo tanto es un producto de esta y es la primera en traicionarla. La paran, la cortan, incluso por medios muy violentos.

Creo que el ejemplo es bien traído porque en Europa la clase media no quiere saber nada de revoluciones. Y es más, exporta su modelo de democracia allí donde puede.

Te recuerdo que en España, donde no hubo revolución burguesa (lamentablemente) se intentó pasar directamente de un sistema autocrático a una democracia avanzada porque la clase media quería el poder, frente al ciciquismo, el ejército y la iglesia. ¡Y era 1931!

El sistema no ha vuelto a cometer el error de marginar a la clase media.

Sistema electoral, totalmente de acuerdo.

Emergentes: amiga, ahí tenemos un serio problema porque los dirigentes que salen a veces de la guerrila (Uruguay, Brasil) ahora tienen el gobierno y quieren crear una clase media que consolide de por vida el sistema.

La estrutura se occidentalizará. Lumpen. clase media, poder.

saludos

Ataúlfa Braun dijo...

Pero, Txema aquí sí se intentó una revolución burguesa, que desembocó con el retorno a las cadenas de Fernando VII y después con la primera República. El problema es que volvieron de nuevo los mismos y luego ya sabemos.

Lo de Brasil y Uruguay no lo tengo tan claro. Sí es cierto, que al menos Mújica está intentando educar a la población, crear parques de investigación y empresariales, pero la clase media sobrevive como puede. En Montevideo todo es carísimo y los sueldos no son excesivamente altos. Además, en Latinoamérica nos encontramos con un montón de problemas más. Fíjate, en la mitad que da al Pacífico, cero clase media y yankilizados totalmente. En la parte Atlántica, con algunos intentos postrevolucionarios. Ahora se enfrentan al problema de la presidencia de UNASUR, ¿quién lo ocupará?

Tus últimas líneas no las acabo de comprender, me gustaría que las desarrollaras más.

Un abrazo

Txema dijo...

Bueno lo de Cádiz no fue exactamente una revolución burguesa en el sentido literal del concepto.

Creo que, al partir de un hecho como una invasión exranjera, pierde agilidad. Es una reacción a algo exterior, sin base en el interior.

Y desde luego nada que ver con el antecedente francés.

Aquí no se cuestiona, por ejemplo, la monarquía, sólo se pretende (que no es poco) que el poder no sea absoluto. En Francia el viejo poder fue arrasado hasta Termidor.

El fracaso fue precisamente porque, a diferencia de Francia, no hubo un verdadero movimiento "sans culottier" que apoyase el proceso revolucionario y participase activamente en él.

La burguesía necesita al trabajador para llevar adelante sus reformas. En 1931 en España la república tan admirada por nuestra izquierda fue traída por la derecha burguesa.

En Rusia tres cuartos de lo mismo.

Incluso Fidel era un dirigente burgués en los inicios.

Sobre los emergentes insisto en lo de antes. Algunos dirigentes quieren crear una gran clase media. El caso de Brasil es el más claro, pero le seguirán otros.

salud

Desclasado dijo...

Si que está esto interesante.
Voy a simplificar bastante porque no es plan de montar aquí un ensayo en toda regla.
No comparto la teoría del poder en espiral de Ataulfa, aunque creo comprender por dónde quiere ir. El poder actualmente emana sólo de un sitio: el capital. El resto de lo que Ataulfa considera poderes en diagonal sólo son mandados que no pueden desviarse ni un ápice de los márgenes que el capital les da para jugar. Podemos creer que un Tribunal Supremo tiene poder, la práctica nos demuestra que tiene poder dentro del margen que le deja el Amo capital. Puedo poner muchos más ejemplos, pero ya digo que voy a simplificar.
Para mí la pirámide existe y está clara y es pirámide, aunque la tendencia ni en países emergentes ni en ningún sitio es crear clase media. Podemos confundir por clase media una clase que disfruta de más comodidades en lo económico, pero esa clase tienden a hacerla lumpen de pensamiento.
Que yo recuerde ahora, ninguna revolución salvo la de Espartaco, no ha partido nunca ideológicamente más que de la burguesía, que su estado de guerra natural es quitar la aristocracia y ponerse ellos. Es por ello que la Aristocracia actual del capital tiende a cargarse a esa burguesía de pensamiento que son las clases medias; son las peligrosas.
Paralelismos se pueden hacer: los sans culotte franceses bien pueden ser los campesinos anarquistas andaluces de 1936, etc. Asimismo como dice Txema, considero la república del 31 como una revolución no sangrienta -aún- de corte claramente burgués.
Aburguesar a la población no es malo en sí: aumentar las cuotas generalizadas de bienestar debe ser un deber del buen gobierno.
Por lo que los Amos lo que creo que pretenden, hay muchos indicios y yo lo haría así si estuviese en su lugar, es reducir la pirámide a tres escalones. Amos/capital, perros gestores y una gran masa de lumpen ideológico inofensivo. Ése es el futuro.
Observen como desde los medios de comunicación del capital se ataca a la Iglesia de una forma descaradísima. ¿qué ha ocurrido para que los antaño "pastores" de la sociedad para mantenerla mansa ahora sean atacados, a veces incluso de forma muy gratuita?: que ya no los necesitan. Con sus nuevos púlpitos de medios de comunicación ya adoctrinan al pueblo, no hacen falta los curas y ya pueden prescindir de ellos...

Saludos.

Desclasado dijo...

Perdón: con mi última parrafada quise poner el ejemplo más claro: la Iglesia ha tenido poder mientras al Capital le ha interesado (me refiero a estos últimos tiempos, claro, no al 100 por ejemplo), en cuanto al Capital no le sirve e incluso la Iglesia puede creer que es una fuerza autónoma, el Capital se la folla en dos portadas de periódico. Ergo: el poder actual emana de un sólo sitio.

Desclasado dijo...

Bonico estoy de buena mañana: donde dije "no al 100", debí decir: "no al año 1500 dc"

Txema dijo...

Desclasado, suscribo casi todo lo que dices, salvo una cosa:

Aburguesar a la ciudadanía. Me parece que intentar lograr el máximo bienestar es un objetivo deseable.

Pero, el problema es que el sistema logra que el ciudadano renuncie a la universalización de ese objetivo, de forma que, por ejemplo, renuncie a la sanidad pública para todos mientras "él" puede acceder a una sanidad privada, que cosidera parte del estado del bienestar.

saludos

Desclasado dijo...

De acuerdo con lo que dices, Txema. De acuerdo sin fisuras.
Ese problema del aburguesamiento "malo" ya se ha intentado teorizar con lo de la "revolución permanente" que de momento no ha cuajado mucho, la verdad.

Txema dijo...

Ataulfa, te refieres a la occidentalización de las clases?

saludos

Ataúlfa Braun dijo...

Sí, Txema, me refiero a eso mismo.

Ataúlfa Braun dijo...

Creo que estamos mezclando conceptos, aunque los tres parece que andamos más o menos en la misma línea. A ver, cómo me explico.

Txema, cuando dices que "la clase media se crea a raíz de la revolución", me hace dudar. Por que lo que se crea es un nuevo concepto: la burguesía, que es diferente al de clase media. Esta burguesía decimonónica dará lugar a las "clases acomodadas", que después de las dos grandes guerras se dividirán en burguesía alta y baja, clase media-alta-media-baja. Creo que podría hacerse un estudio al respecto de estos conceptos. Pero la clase media de la que hablamos es la creada a partir de los 50-60 que llega hasta nuestros días.
En lo referido a los movimientos "sans culottier", creo que quizás llegaron más tarde. Pero la lectura de Marx en España fue de la más fructífera, lo cual hizo estallar el movimiento anarquista en Barcelona a principios del siglo XX. Hablamos ya de "proletariado". Y de ahí, ya a los movimientos campesinos y demás durante la guerra.
Es obvio también que las revoluciones desde 1789 han tenido un origen "burgués", pues para desarrollar una estrategia de pensamiento se ha de estar relativamente acomodado y no trabajando más de 10 horas en una fábrica.
Pero ahora todo eso ha cambiado. No podemos esperar una revolución burguesa, porque los dueños de la pequeña-mediana empresa están atrapados, cuando no destruídos. Nos enfrentamos a monstruos empresariales que nada tienen que ver con la burguesí per sé.

Ataúlfa Braun dijo...

Por otra parte, Desclasado, igualar poder a capital únicamente me parece algo un poco peligroso. Si seguimos esa tesis, el capital es más viejo que cualquier cosa en el mundo, por tanto siempre ha sido el mismo monstruo. Pero las estrategias de poder, para que éste pueda llevarse a cabo, son las que realmente cabría analizar.
Vuelvo a insistir, el poder es anterior incluso al capital (C.Schmitt dixit) y ahí creo que tiene razón. Luego el poder puede generar capital, control e intermediación.
Si además hablas de "aburguesar" a la gente, no me concuerda. El estado del bienestar no tiene nada que ver con la burguesía; es más bien un reflejo del reflejo de ésta. Entiéndase. El estado del bienestar surgió de la necesidad de tranquilizar a una gran masa de población, antes proletarios o pequeños burgueses, que estaban descontentos con el resultado de la IIGM. Resolución: démosles distracciones, dinero, posibilidades, consumo y demás. Y ahora esto se ha detenido. Pero hay algo más peligroso, porque se está generando un "lumpen" que sí tiene conocimiento, ¿hacia dónde irán? ¿Cómo serán declarados los que piensen pero estén totalmente excluidos de las relaciones de poder? Es sencillo, empieza por T.

Estoy contigo en que el propósito no es crear más clases medias al uso, sino crear una clase inter-media entre el PODER y la resistencia. Pero, cuidado, la Iglesia todavía ejerce mucho poder; la enseñanza se mercantiliza/empresarializa; y el control se extiende. Anticiparnos y resistir a esas medidas de control es resistir e intentar cambiarlo. Per las flechas cada vez vienen de más lados.

Para crear conciencia de clase no hay que aburguesar, sino proletarizar. Habrá que saltarse todos los individualismos.
Por otra parte, como decía Foucault, el poder ejerce su poder cuando no encuentra resistencia. Encontrar lo oculto tras el capital es ejercer resistencia y por tanto detener el ejercicio de poder.

Abrazos

Txema dijo...

Es lógica tu duda. Tal vez si digo por evolución de, quede mejor que a raíz de...

Ya en tu blog, donde tratas de Laura, te digo que ese movimiento "sans culottier" que se agrupa en España en torno sobre todo al anarco sindicalismo, es la base de la conciencia de clase.

Pero fíjate que, en Francia nace con la revolución y en España, en el mejor de los casos 200 años después, es decir es tardío.

O sea, cualquier proceso anterior, está lastrado por la falta de apoyo popular a cualquier tipo de revolución progresista. Y cualquier proceso moderno queda paralizado porque no hay "caldo de cultivo" social.

Con Alfonso XIII todavía pervive el "ancien regime" y se pasa de una dictadura militar a una democracia burguesa, sin revolución.

Es el mismo caso de Weimar y con el mismo desarrollo o muy similar.

saludos

Ataúlfa Braun dijo...

Es un caso claro del predominio de la ignorancia sobre las clases populares antaño, y las pseudo-meduas de ahora. Además, el probelema hispano de la hidalguía, del yo tengo más que tú, es otra de las cuestiones en este tema concreto. Ignorancia + apariencia= esperpento.

Abrazos

Txema dijo...

Ataulfa no te he entendid: no sé si eres más hidalga o más española, o ambas cosas, que yo. Jajaja.

Me he perdido un poco.

abrazos

Ataúlfa Braun dijo...

Hidalgura tengo poca, aunque soy muy quijotesca yo. Y lo de española, bueno, claro, lo soy, aunque con algunas reticencias.
Lo que quiero decir es que a diferencia de otros países europeos, España siempre ha intentado que "el pueblo" sea lo más ignorante posible para así poderle atizar y encima goce. Por otro lado, está la hidalguía, la tendencia a aparentar de la sociedad española. Esto venía a colación de las clases medias...

Abrazos ;)

Desclasado dijo...

Acabaremos haciendo un ensayo... Ja ja. Lo bueno de esto es que uno por otro se van afinando las ideas.
Ataúlfa: claro que el poder es anterior al capital, por Dios. Mi necesidad de simplificar para no hacer larguísimos y detalladísimos los comentarios puede llevar a estas confusiones. Os diré más: se está cometiendo un error muy básico cuando oyes por la calle (hablando del poder) ¿"es que nunca tienen bastante dinero, siempre quieren más?". No nos engañemos: el poder tiene TODO el dinero que quiera; lo fabrica él. O hunde él un mercado en un plis plas y gana tropecientos mil millones con dos llamadas de teléfono. Cuando yo digo "el capital" me estoy refiriendo a ese poder que maneja el capital, que a su vez maneja la vida de las personas.
Sans culottes y anarcosindicalismo español: ojo a las cartas entre Marx y Bakunin donde Bakunin hace al lumpen sujeto revolucionario y Marx dice que nones. Yo tiendo más al anarcosindicalismo, pero en este caso Marx tenía razón, la experiencia me lo ha demostrado.
Ataúlfa:
"no hay que aburguesar, sino proletarizar".
Ay, ay, ay, que no nos lea nadie, por favor, que nos quedamos sin clientela. Me recuerda a lo que dicen los neocons de las dictaduras comunistas: repartir igualitariamente la pobreza. Fuera bromas: creo más apropiado una expresión tipo "aburguesar sin perder la conciencia proletaria", algo así.
Hidalguía "el trabajo deshonra". Sí, Ataúlfa, creo que tiene razón en que la herencia persiste. No en su estado puro, ha llovido mucho, pero sí como esas cosas que han calado en el subconsciente de un pueblo y ahí están.

Creo que no me dejo nada.

Saludos y buen fin de semana.

Txema dijo...

Tengo la impresión de que no nos leen muchos pero bueno.

Estoy de acuerdo con "acomodar" sin perder la conciencia de clase. La comodidad vital, debe ser un obetivo prioritario pero para todos.

Y de acuerdo con Marx en lo del lumpen.

saludos

fiorella dijo...

Txema, estuve leyendo tu post y posupuesto los comentarios, mejor dicho,aportes de los presentes. El problema, al menos en este momento, es que a medida que leía pensaba respuestas y todo al mismo tiempo,medio complicado,jajajaja. Pero vuelvo y comento que me encanta todo esto, te dejo beso desde Montevideo-Uruguay

Ataúlfa Braun dijo...

Desclasado, no me vayas a llamar neocón y menos seguidora de esos pseudocomunistas. ;))

A ver, vamos a retroceder. Si nuestra premisa principal es que no hay conciencia de clase y hay que generarla, no se puede partir de la clase media, porque jamás la va a tener; está demasiado dividida en niveles. Cuando me refiero a "proletarizar" lo hago en el más puro sentido marxista. Es decir, si nos consideraramos trabajadores, obreros con traje y/o tacones, proletarios, al fin y al cabo, la conciencia sería clara. Pero clase media, bienestar y cosas por el estilo crean en realidad una conciencia individualista, porque nadie quiere perder lo que tiene. El trabajador es la fuerza de trabajo (lo dice Marx) y en eso me baso.
El problema está en que se ha creado un proletariado relativamente culto, a veces culto en extremos. ¿A dónde se pertenece entonces? Ese es mi planteamiento en el caso de Laura.
Para nada pienso en un reparto de la pobreza, sino en un reparto igualitario de la riqueza, aquí y en el resto del mundo.

Salud, saludos y buen fin de semana.

P.D.: no está mal lo de escribir un ensayo a varias manos ;)

Desclasado dijo...

Buenos días. Voy a abreviar mucho y a dar mi receta concreta para tratar de salir de esta.
- Se acabaron las derechas y las izquierdas, el esquema no nos sirve. Sólo nos sirve para dividir a las personas: ni las derechas son derechas, no son más que capitalismo disfrazado de conservadurismo, ni las izquierdas son izquierdas, no son más que capitalismo disfrazado de progresismo.
Repito que ya sé que se le tiene mucho cariño, pero el esquema está absorbido y por lo tanto éticamente acabado, vencido. En la actualidad prefiero a personas honestas que creen ser de derechas antes que a malos bichos que dicen ser de izquierdas. Y a todos nos está pasando lo mismo a poco que andemos por el mundo.

- El único esquema que puede quedar por tanto es el procapitalismo versus anticapitalismo.

- Libres de esquemas caducos no nos costará absorber nosotros, en plan capitalismo, usando sus armas, lo mejor de cada ideología. Ejemplo: el comunismo quiere repartir la riqueza, (ojo: no la pobreza), la socialdemocracia teóricamente con lo de votar deposita el poder en manos del pueblo (en la práctica ya sabemos como funciona el tinglado en la realidad), el fascismo quiere un estado fuerte por encima de la banca y de las multinacionales. (De nuevo en la practica ya sabemos como fue).

Absorbiendo y mejorando tenemos: un estado fuerte, no dependiente de otros poderes, verdaderamente democrático que reparte lo más equitativo la riqueza.

Es muy a grandes rasgos, se le pueden sacar miles de pegas y espero que se me haya entendido. Te leí en otro blog, Ataulfa, diciendo freudianamente que "había que matar al padre" a cuenta de Perón. Hay que matar al padre, a la madre y a la abuela y montar algo verdaderamente revolucionario, novedoso, que implique e ilusione al mayor número de gente posible. Un intento ideológico revolucionario desde la izquierda nos va a condenar al "no me fío un pelo que ya los conozco".
De sobra sé que no lo veré, por mí que no quede.

Saludos revolucionarios seguramente frustrados.

Desclasado dijo...

He llegado a tiempo: cuando digo un "estado fuerte" no me refiero a España (ejtepaís, perdón) ni a Argentina ni a Zaire. Aquí absorbo a Trostsky y paso de "socialismo en un sólo país". Ha de ser en el mayor número de países posibles, respetando los demás de cada uno las peculiaridades que sus ciudadanos democráticamente elijan.

Ataúlfa Braun dijo...

Te entiendo perfectamente, Desclasado, en realidad, uno de mis primeros comentarios en esta entrada fue ese: acabar con la dicotomía izquierda/derecha. Tienes mucha razón en lo que dices de la izquierda, porque la derecha siempre lo tiene muy claro y está intrincada al capital. Pero en la izquierda hay mucha hipocresía; al menos en Europa y en España sólo se pretende que el fin del Estado del bienestar no termine nunca. Pero ese "estado del bienestar", ¿gracias a quién/quiénes ha sido? Ha sido a costa de otros que han vivido peor que nosotros.
Has sacado de la caja de Pandora el nombre proscrito, el exiliado internacional. Aunque no coincidamos en el análisis del poder, sí lo hacemos básicamente en la conclusión.
Ahora mismo sólo se está mareando la perdiz, para que "ellos", los de siempre ganen tiempo y nos instauren lo que les dé la gana. La cuestión del Estado es otra cosa, tendrían que cambiar tantas cosas antes...
Y sí, la frase de "matar al padre" ha traído mucha cola. Aquí te diría que hay que matar a tantos padres...
¿Lo ves? Si estábamos de acuerdo, ahora nos falta ver la visión de Txema y de quien quiera conversar.

¡Salud!

Desclasado dijo...

Que estamos de acuerdo en lo troncal lo sé/intuyo desde el principio. En el ramaje/detalle siempre habrá que podar de aquí y de allá, yo mismo tampoco tengo concretadamente definido hasta el último detalle mi abstracta receta.

Y que no nos va a hacer caso nadie también lo sé/intuyo, jajajajajaja. Más bien se nos van a echar encima "derechas", "izquierdas",la Iglesia, el Islam y los boy scouts, jajajajaja.

Saludos, espero a ver Txema qué dice.

María dijo...

Te dejo mis saludos, Txema.

Un beso.

María dijo...

... y además, muchas felicidades en tu cumpleaños.

Besos.

Txema dijo...

Bueno, vamos por partes. Primero saludar a Fiorella que nos visita desde Uruguay. y después agradecer a María su felicitación.

Txema dijo...

Ataulfa y Desclasado. Me da la impresión de que estamos dando vueltas sobre el mismo eje.

Los tres partimos del marxismo como método de análisis. Parece cierto. Pero llegamos a conclusiones distintas porque hacemos interpretaciones complejas.

Ataulfa insiste en que las clases medias, por su propia división, no sirven como base de una recuperación de la identidad de clase. Discrepo.

Si alguna clase está en condiciones de recuperar la identidad de trabajador es precisamente aquella que tiene conciencia histórica, social y cultural de esa clase.

La clase media proviene, querida Ataulfa del mundo del trabajo.

En Occidente no existe ya el proletariado, por lo tanto, aún en caso extraño de que ese proletariado fuese políticamente consciente, sería una minoría, socialmente "desclasado".

Este fin de semana lo he dedicado en parte a releer a Trotsky y un libro curioso. El comunismo en EE.UU. Me parece una obra esencial, porque nos aclara como desde la riqueza es mucho más sencillo llegar al socialismo real y democrático, distribuidor de la riqueza (Ataulfa dixit) sin recortar la democracia política, sin caer en la burocracia.

Entonces, sin democracia, y cito a Lenin, no es posible llegar al socialismo, pero por lo que nos dice Trotsky es más fácil llegar desde la riqueza que desde la miseria. Esto es lo que sostengo.

Luego, la clase media, detentadora de cierta clase de riqueza (tacones y cultura ) es la que está en mejores condiciones de conducirnos al socialismo.

Seguimos?

saludos

Ataúlfa Braun dijo...

Txema, la clase media es jerárquica y en un momento ejerció entre lo que quedaba de poletario y las clases altas en occidente. La clase media a estas alturas la conforman desde el obrero de la construcción hasta un Direct Manager (y quizás fuéramos más lejos). ¿Crees que en niveles tan distintos se van a poner de acuerdo en retomar la "conciencia"?
La clase media surge del trabajo sí y no. En España, su antecedente más cercano es la clase media de los sesenta, que salió de la posguerra como proletarios y se convirtieron en clase media como sujeto de consumo. Luego ya sabemos la historia, liberalismo e individualismo atroz.
Por supuesto, que reitero que hasta que la clase media no se ponga de acuerdo, aquí no pasa nada. Y recuerda que hay gentes de derecha, izquierdas, centros y demás pertenecientes a este grupo. La clase media es traidora por naturaleza. Tú dile a un treintañero JASP que tenga conciencia de clase, vas a ver; o prueba con algún jovencito de instituto y dile que el bienestar se ha acabado, a ver qué pasa.

Y sí, hay que redistribuir la riqueza a nivel global, pero la clase media (no siempre dotada de verdadera cultura) sólo conoce la caridad.

Saludos.

Txema dijo...

Claro Ataulfa, porque tú divides a la clase media según un criterio ecnomicista. Evidentemente según ese portulado es como dices y será traidora por necesidad.

Pero también hay una clasde media, avanzada culturalmente, poseedora de conocimientos y, sobre todo, dispuesta a llevar adelante ese proceso vanguardista, anecesariamente revolucionario, que necesitamos.

He perdido la fe en el obrero (masa). Creo que la mayoróa sólo están interesados por el fútbol y poco más. Y esto te va a sonar a herejía.

Creo que cualquier proceso de progreso tiene que salir necesarimamente de clase media intelectual y culta políticamente.

Comparto contigo lo de la separación de en niveles que haces de la clase media. Desde el asalariado (tú, Desclasado, yo) al director general. Pero no es este en el que confío.

El día que logremos (por persuasión) convencer a la mayoría de que el sistema de producción tiene que ser no para satisfacer el individualismo sino para la colectividad habremos avanzado enormemente.

Dónde crees que está el conocimiento necesario para llegar a esa meta?

saludos

Desclasado dijo...

Cuando tenga un rato me extiendo. De lo que, a mí entender, creo que no nos podemos escapar es de esto:

"Creo que cualquier proceso de progreso tiene que salir necesarimamente de clase media intelectual y culta políticamente".

Feliz cumpleaños, que se lo he leído a María.

Txema dijo...

Muchas gracias compañero.

Si, en esto soy de los que creo que la revolución tiene que nacer necesariamente de la clase intelectualmente avanzada y políticamente concienciada y socialista. Es decir, la parte avanzada de la clase media. Al menos en una sociedad desarrollada que es la única donde puede triunfar el marxismo.

Porque no me negareís que Marx jamás pensó en Rusia, sino en Alemania o Gran Bretaña como génesis de la revolución.

¡Ojo! digo nacer, no desarrollarse sólo con esa clase y mucho menos aún burocratizarse en la clase dirigente y en el partido único incluso llega a intervenir en la vida privada de la ciudadanía.

Pero, corregidme si me equivoco, no hay ni un solo ejemplo en la historia reciente en la que una revolución haya salido del nivel obrerístico.

saludos

Espero con interés.

Ataúlfa Braun dijo...

Para mada pienso que sea una herejía lo que piensas sobre el obrero-clasemedia-masa. Todo lo contrario, verdaderamente cierto.

Yo separo los niveles de la clase media de un modo económico-social, pero también intelectual. Porque hasta que no se me demuestre lo contrario, los intelectuales oficiales se venden igual que la clase a la que pertenecen.
En cuanto a lo que dices de la intelectualidad preparada para desarrollar cierto pensamiento marxista, seguro existe, pero deben estar escondidos. ¿Quizás formemos parte de esta clase dentro de la clase?

La pregunta que me haces...El conocimiento se encuentra precisamente en la gente que lo posee y que lo desarrolla y propaga lúcidamente. ¿Pero, cómo hacerse escuchar? ¿Cómo atravesar las barreras para que llegue el mensaje?

Curiosamente, donde más difusión tuvo el "Manifiesto" fue en España. ¿Qué contradicción, no?
No, a mí tampoco me gusta nada el tema del partido único y la burocratización.

Pensándolo bien, son los movimientos sociales los que verdaderamente pueden llegar a hacer algo. Tenemos el ejemplo en América Latina, un movimiento silencioso muchas veces, pero que avanza casi más que su emergencia.

¿Creéis que podríamos considerarnos asalariados intelectuales, o es tan sólo un pensamiento prepotente? No vale la falsa modestia.

Yo también quedo a la espera.

PD.: Txema, felicidades, y muchas, me lo había saltado.

Txema dijo...

Gracias Ataulda por las felicitaciones.

Sin duda alguna pertenecemos al grupo de personas que pensamos y desarrollamos el pensamiento con apertura a nuevas ideas. Sin duda y sin dogma.

Otra cosa es que seámos capaces de propagarlas en el sentido correcto. Muchas veces no depende sólo de nosotros.

Los depositarios de nuestro mensaje (seguramente discutible) no quieren ni oír hablar de revolución.

La masa media obrera es francamente reacionaria y sólo piensa en alcanzar lo antes posible el estatus superior incitados por el sistema que los oprime. ¿Mayor contradicción?

Porque nosotros, aún oprimidos, somos conscientes de ello y encima estamos en un nivel superior, al menos culturalmente, y en algún caso también salarialmente.

No discuto lo legitimidad de ese deseo. Lo que cuestiono es el método para conseguirlo. Rechazo el individualismo egoista y apoyo el concepto de lo público como derecho a universalizar. (Educación, sanidad, crédito, derecho a vivienda, trabajo, etc.)

saludos

Ataúlfa Braun dijo...

¿Lo ves? ¿Ves cómo el problema está en la clase media? No lo podías haber expresado mejor, Txema. Hoy no tengo nada que objetar al respecto, tus palabras las hago mías. Y sí, por favor, ¡universalidad!

Abrazos!

Ataúlfa Braun dijo...

Txema, Desclasado, todos en general, me parece muy interesante y muy a colación el artículo que os linkeo:

http://blog.mondediplo.net/2010-11-08-Crise-europeenne-deuxieme-service-partie-1

Desclasado dijo...

He tardado en aparecer porque no tenía más desarrollo a lo que habéis dicho y con lo que básicamente estoy de acuerdo, y porque me veo en un callejón sin salida. No es que me vea yo, es que veo la situación general.
Aporto que yo más que del marxismo vengo de un eclecticismo selectivo. Un picar lo bueno de cada ideología y rechazar errores comprobables.
En la práctica, pongamos por caso el marxismo que ha sido el que más peso aporta a la Historia, la teoría no la descarto apenas, lo que hago es de la aplicación que ha habido descartar en lo que se ha errado (por desviaciones normalmente, muchas veces amparadas en la "ortodoxia" del que le interesaba en ese momento...) y quedarme con lo que ha funcionado.
El porqué del callejón sin salida: ya he dicho que estoy de acuerdo en lo de las clases medias. Y estas, lo que queda, son "fachorretas" a más no poder (Atúlfa si no eres de España fachorretas = fascistillas, ni a fascistas llegan).
Con lo cual resulta que la palanca que podemos usar, no quedan más, creo, está intoxicada de no se sabe bien qué, pero de nada bueno.
En fin... antes pensaba que a medida que la situación se degrade mejorarían las expectativas revolucionarias. Y un amigo me dijo que si "cuanto peor, mejor" en África haría siglos que la hubiesen liado....

Saludos. Me quedo en "latente" a ver si se me ocurre más.

Eastriver dijo...

Dice Txema en un momento, tengo la sensación de que no nos leen muchos, jajajaja. ¿Sabes lo bien que me lo he pasado en esta madrugada de sábado con esta entrada tuya? Bueno, me he reído también, entre la hidalguía y la quijotesca Ata, jeje. Creo que habéis conseguido una cosa rara: un debate de altura enormemente respetuoso. No es fácil, no. Me hubiera gustado llegar a tiempo, pero en cualquier caso, lo bueno de los blogs es que siempre están, siempre puedes recuperarlos, y no se los lleva el viento. Bravo para todos.

Txema dijo...

Bueno Desclasado, te debo una respuesta.

Ramón por qué dice que llegas tarde? Puedes opinar cuando te peteza y lo que te apetezca.

saludos