miércoles, enero 26, 2011

DECISIONES PERSONALES


Resulta obvio decir que todas las decisiones, incluidas las que  suponen el abandono de la actividad política,  lo son por motivos personales. En realidad todas son personales. Otra cosa es que estén basadas, con más o menos peso, en problemas familiares, profesionales o políticos.

Normalmente,  quien aduce motivaciones personales para el abandonar la política,  lo que desea es evitar polémicas estériles y, sobre todo,  causar un daño innecesario a la organización a la que perteneció o en la que va seguir trabajando pero desde otro escalón. Es esta, a mi juicio, una actitud loable que debería ser más frecuente.

Estoy absolutamente seguro de que la decisión de Inés Sabanés de abandonar una parte muy importante de sus responsabilidades en Izquierda Unida, tiene sólidas motivaciones políticas; que la ha tomado después de una seria reflexión, posiblemente compartida con personas de su entorno, y que no es producto, en absoluto, de una rabieta o de haber perdido relevancia dentro de la organización, algo por cierto, bastante discutible.

Esperemos que, ahora, quienes de alguna forma van a tener que gestionar las consecuencias de esta decisión, reflexionen igualmente y ese ejercicio no se limite a lamentar su marcha, a reconocer su muchos méritos, su gran trabajo y poco más. No sería una actitud sensata ni justa, tanto en lo personal, como en lo político.

Pero,  por nuestra parte,  a los que somos simples militantes de base y poco más, también nos conviene, y mucho, una reflexión sobre esta decisión y otras que, por otros motivos también "personales", han llevado a compañeros y compañeras a abandonar las filas de Izquierda Unida.

Me parecería gravísimo despachar estos abandonos con descalificaciones simplistas o,  peor aún ,  con acusaciones infundadas y mal intencionadas,  destinadas más bien a eludir un problema de fondo que a analizar con rigor lo que pasa.

La marcha de Inés,  no obedece en absoluto a un capricho. Es el exponente de un fracaso rotundo que en ella toma más carta de naturaleza,  porque ha estado desde hace muchísimos años,  sin que se le pueda hacer ni un sólo reproche serio, en primera línea y es un referente de IU. 

De ahí,  que la gravedad de la renuncia sea pública y notoria, pero no de menor entidad que la sangría de militantes corrientes o la falta de incorporaciones o aproximaciones que se buscaban o así se dijo.

La salida de Inés es consecuencia de la decepcionante evolución, hay que llamar a las cosas por su nombre,  de la refundación de Izquierda Unida. Decepción en la que todos, ciertamente, tenemos una responsabilidad inmediata. No hemos sido capaces de llevar a la práctica lo que nos propusimos de forma entusiasta hace ya algún tiempo.

Si esto desanima  quienes somos la última palabra del credo,  mucho más lo hará a quienes,  si son sensatos,  desde la responsabilidad directa, ven como pasan los días y,  por unos motivos u otros, y estos si que no tienen nada de personales,  Izquierda Unida sigue el punto de partida.

Pero, dicho esto,  sería un ejercicio de hipocresía por mi parte, decir que estoy de acuerdo con la decisión de mi compañera. No, no es así. Creo que,  pese a los muchos obstáculos,  todavía el esfuerzo merece la pena y que luchar desde dentro es mucho más eficaz, pese a la exigencia terrible que ello pueda suponer.





15 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Sí, supongo que habrá que reflexionar y no simplificar.

Ciberculturalia dijo...

Ya le he dicho también a Rafa que lo siento sinceramente. Por ella y especialmente por Izquierda Unida.
Tendrá seguro todos los motivos pero no se si es momento de renuncias o de persistencia.
No lo se Txema. Tampoco puede evitar la rumorología que genera su decisión. Es una persona pública y sus palabras al irse han dado lugar a interpretaciones, que por cierto también son legítimas.
Espero que reflexione y vuelva a la activida política y a poder ser en las mismas siglas. A mí me gustaría.
Besos

Txema dijo...

María Jesús, las simplificaciones las suelen hacer o los necios o los mal intencionados y de ambas especies, en la política hispana, estamos sobrados.

Saludos

Carmen, comparto tu preocupación y tu deseo de reflexión.

Pero sería muy injusto pedir a Inés que reflexione sin que los demás hagamos los mismo.

Evidentemente, quien más tiene que pensar en por qué se ha llegado a esto es quien tiene la más alta responsabilidad.

Pero, si los demás no hacemos nada más que sentarnos a esperar a ver que nos trae la lluvia, IU, será una organización muerta.

besos muy preocupados

RGAlmazán dijo...

Firmo esta reflexión de la A a la Z.
Y quizá remarcaría que deberíamos mirarnos más en el espejo y reflexionar y encontrar por qué se marcha la gente y la cacareada Refundación, parece más bien una refundición. Creer estar en posesión de la Verdad no ayuda, pensar como muchos piensan que la culpa es siempre de los otros, tampoco. Falta autocrítica de todos.

Salud y República

Txema dijo...

Rafa quizá te acuerdes de lo que dijo Llamazares no hace mucho: en IU falta amabilidad.

Inés no es una persona insensible y, por tanto, le afectan no sólo las actitudes políticas, sino los desaires personales. A los demás también nos pasa.

Me alegro de que confluyamos una vez más querido amigo. Y sí hace falta mucha más reflexión y menos soberbia.

un abrazo

Jake dijo...

Bueno, yo más bien soy un simpatizante, pero no entiendo que es lo que pasa dentro de IU. No sé si es por circunstancias históricas, si es porque no se sabe transmitir que ideas se llevan bajo el brazo y porqué son buenas. Hablan del voto útil, pero yo no entiendo porqué no hay un partido de izquierdas que consiga hacerse en el arco parlamentario actual con la suficiente fuerza como para que se dignifique la política. Ayer vi el programa del follonero, con la entrevista a Anguita y el pueblo de Andalucía que se gestiona como una comuna, y en el polideportivo aparece el rostro del Che Guevara. A mí lo que me parece, desde fuera, es que hace falta gente joven y preparada, con un discurso ideológico de peso y que trasmita confianza. Pero hay que ir ganando escaños. Si con esta debacle de la izquierda socialista que va a ver no conseguís igualar en escaños, es que, rematadamente, algo no se está haciendo bien. A mí el discurso ideológico me suena a anticuado. No me refiero a lo que vosotros decís, y todos los blogs similares, que a mí me parece de una gente extraordinaria. Me refiero al discurso ideológico. Hay que recuperar, digo yo, una fuerte pedagogía política. De izquierda, pero de talante también liberal. No liberal en el sentido que se entiende. Pero hay que empezar a crear un discurso ideológico nuevo, socialista (no me refiero al partido), con un ideal de sociedad que mejore lo que hay. Disculpad mi intromisión, porque yo en esto de IU estoy pez. Yo llevo tiempo buscando una alternativa al PSOE, y no entiendo porque hay algo que falla... disculpad, no sé si me explico.

Txema dijo...

Jake te explicas perfectamente. Dentro de IU, muchos pensamos eso mismo. Hay que recuperar el discurso de la Izquierda pero no con la palabrería anticuada a que pocos entusiasma, sino con pedagogía política. Hay que hacer más política.

Hemos dejado el ejercicio de la política en manos de arribistas y oportunistas, del estilo zapateril. Sin ideología y sin escrúpulos.

En este sentido la decisión de Inés Sabanés es más un síntoma que una causa.

No va a ser la causa de la paralización de IU, si no se toman en serio los problemas, sino que es el sintoma de eso mismo: la falta de acción política.

saludos

m.eugènia creus-piqué dijo...

Conozco poco a esta chica, sus motivos debe tener, no puedo decir más querido Txema.Un beso

Antonio dijo...

Soy un defensor de la ética política y de los políticos que tienen ética. Desconozco en profundidad a Inés, aunque me orientan vuestras apreciaciones. Creo que Inés es una persona íntegra, si no me equivocan mis percepciones.
En todo caso siempre respeto las decisiones personales se basen en lo que se basen.

Un saludo

Desclasado dijo...

Como no sabía nada del tema, estoy totalmente desvinculado de IU y de cualquier partido, me he ido a buscar información.
Desde fuera a veces se ven las cosas mejor:
1º Esta mujer dice que se irá después de las elecciones de mayo. Así que sugerir intereses partidistas de chaqueteo, de momento no es más que mala intención.
2º El bandolero ese de Tomás Gómez y los verdes que te quiero verde, fracción escindida auténtica del 6º congreso que se llaman Equo. le echan los tejos en declaraciones a la prensa. Y esto no quiere decir más que lo que dice: que aún no está muerto el cadáver y los buitres ya revolotean.

Y lo que pasa en IU no lo sé. Lo que le pasa a la izquierda en general es que no sabe ni pa dónde. Menos hablar de economía, hablará de lo verde, lo del género, del respeto a supersticiones medievales tipo Islam, de utópicos mundos sin fronteras irrealizables a día de hoy, de si Franvco vive o está con Elvis y Hitler en el Polo Norte y de si los hermanos caballos tienen los mismos derechos que los hombres o tienen más y tienen como las mujeres.
Vale que hay que matar al padre Marx, vale, pero quedarse con lo válido de su herencia tampoco dijo Freud que no se podía hacer.

Saludos.

Jake dijo...

Pues yo creo que lo que hay que hacer es recuperar a Marx, y añadirle cosa que de bueno tenga el pensamiento liberal, y quitarle lo que de malo tienen las avanzadillas revolucionarias. Plantear resueltamente cual es el objetivo político de la izquierda: ¿Cuál es, por cierto?... no será que no hay, o no se sabe, o no se atreve a formularse. Pero sin él, no hay nada que hacer. Y como no se ponen de acuerdo, además, sobre ello, pues se está perdiendo un tiempo precioso, para lo por venir: parece que siempre se está sobre lo de ayer y sobre lo de hoy: porqué no se reformula el mañana. Y una buena base es coger y volver a leer a Marx y llevarlo por el camino que nunca debió de torcer.

Ataúlfa Braun dijo...

Estoy muy pero que muy de acuerdo con los pensamientos de Jake. Pero hay más. El discurso de IU no llega por dos motivos: uno, por lo que cuenta Jake, porque parecen un manual para marxistas adolescentes y dos, porque directamente no están ni en los medios, ni en la calle. Por tanto, el ciudadano de a pie no ve nada ni escucha nada. ¿Quiénes aparte de las gentes a las que les interesa la política se enteraron de la refundación (que no fue)? O se dedican a hacer lo que deberían desde abajo o jugar en primera plana como alternativa sin hacer nada no sirve.
¡Salud!

Txema dijo...

Puf, me lo poneís complicado porque, para poder contestar, tendría que tener más información de la que tengo.

Evidentemente la refundación por ahora ha quedado en nada. Se suponía que se trataba de acercarnos (nosotros) a la ciudadanía, no de que ésta viniese a aceptar sin más nuestros postulados. No se ha avanzado demasiado en ese terreno.

En cuanto a lo de los medios es un asunto muy complcado. En general hay una tendencia muy clara a eliminar todo aquello que no forma parte del bipartidismo.

Hay pequeñas pero notables excepciones en el caso de los nacionalismos burgueses porque permiten y alimentan el propio bipartidismo que a ellos les sirve para medrar.

Sobre lo de marxista de manual: hombre hay de todo. Creo que es una afirmación muy categórica.

Puede ser que lo que haya es más bien alguno que confunde el marxismo con una especie de dogma de fe, algo absolutamente antimarxista.

Es verdad que a veces parece que nos movemos en el más puro doctranarismo con definiciones que parecen sacados de un manual. Es cierto.

Pero también lo es que por parte de muchos se hace un verdadero esfuerzo por actualizar el discurso desde postulados de izquierda alejados del dogmatismo.

saludos

Desclasado dijo...

Pues a eso voy: Marx habla principalmente de economía, de medios de producción, de relaciones laborales...
Y demasiada "izquierda" actual suele hablar del sexo de los ángeles en versión moderna, mientras el patrón imperante de relaciones sigue siendo el económico.
Y sé que hay bastante Marx desfasado, cuestión del paso del tiempo y los cambios, pero mucho otro es válido.

Uno de los Dos dijo...

Se le echara de menos, Inés ha sido una persona integra y con un discurso bastante adaptado a los tiempos. Pero no se que coño pasa, que aquí los únicos que se van son los valido. Al contrario de lo que dice, tienen un problema de comunicación, no meten codos como diría Rosendo para hacerse un hueco, hay que volver a ilusionar y si hace falta volver a aquellos mítines con conciertos de Rock para que la juventud con ese señuelo escuchen lo que proponen, sacar a la gente a la calle, que esto siempre a sido de la izquierda. Luego ocurre como diría una vez Carrillo “si nunca ha habido mas comunista en el gobierno que con Ánsar” en fin que hay muchos topos. Saludos
Juan A