domingo, enero 23, 2011

34 AÑOS DE UN CRIMEN ATROZ



Mañana se cumplen 34 años de uno de los crímenes más atroces que ocurrieron durante la maravillosa transición del franquismo al juancarlismo: la matanza de los abogados laboralistas de Atocha. Un crimen del que jamás se supo quienes fueron sus cabezas pensantes, como ha sucedido en tantos otros casos similares durante esa gloriosa época.

Me gustaría que este breve entrada no se tomara como un texto revanchista en el que se clama por la venganza. No, nada más lejos de la verdad. Sencillamente pretende algo mucho más sencillo como es un homenaje a los muertos y los heridos en aquel atentado y una modesta advertencia.

Enrique Valdevira Ibañez, Luis Javier Benavides Orgaz, Francisco Javier Sauquillo, Serafín Holgado de Antonio y Ángel Rodríguez Leal fueron asesinados. Miguel Sarabia, Alejando Ruiz-Huerta, Luis Ramos Pardo y Dolores González Ruiz resultaron heridos. Honro desde aquí la memoria de todos y cada unos de ellos.

Los ejecutores de la matanza fueron detenidos, no sé si todos pero, desde luego, los que les alentaron, los autores “intelectuales”, por emplear la palabra habitual en estos casos, aunque poco o nada encaja son esa chusma, no pasaron jamás a disposición de los jueces.

El segundo objetivo de este comentario es alertar a aquellos que creen con cierta ingenuidad que con recordar estas cosas sólo se remueve el pasado para dividir o para distraer a la ciudadanía de los verdaderos problemas de la nación.

No es así. Si le damos la espalda a nuestra historia, si preferimos mantenernos en la ignorancia, si aceptamos la amnesia colectiva como terapia, no seremos capaces de distinguir, cuando sea necesario, dónde está el verdadero peligro para la convivencia, para el desarrollo armónico de los pueblos que conforman este estado.

No se trata de abrir nuevo juicios, ya la historia se ha encargado de ello. Es sencillamente saber para evitar, en la medida de nuestras posibilidades, que actos de barbarie semejante se vuelven a repetir.

Y, para que eso sea posible, hay que tener un conocimiento serio y riguroso de los hechos, de cómo fueron, por qué se produjeron y quiénes fueron sus inductores. Sólo así, pese a quien pese, podremos evitar que los intolerantes, que no tienen por qué ser identificados con los radicales, acaben por imponer la única forma de debate que conocen: la del puño y la pistola.


55 comentarios:

Juan Saura dijo...

Estoy con tu opinión Txema.
Si olvidamos nuestro pasado, estaremos perdidos en el presente y dudo de que supiéramos avanzar en el futuro coherentemente como nación.
La concienciación sobre lo que nos conviene mejor, y la movilización a la que debiéramos sentirnos impelidos, creo, que es lo más importante a tener en cuenta, si sopesamos nuestra realidad y valoramos concienzudamente, las puertas que nos ofrecen las salidas oportunas, posiblemente acertáramos en el camino con atisbos de esperanza.

Un saludo amigo Txema.

Freia dijo...

Entrada imprescindible a la que no le sobra ni falta nada.

Desde la necesidad y la emoción del recuerdo, un gran abrazo, Txema.

Txema dijo...

Juan sabias y sensatas palabras las tuyas. El desconocimiento sólo nos puede llevar al desastre.

un saludo amigo

Freia, fueron días muy duros. Espero que jamás se vuelvan a repetir. Pero estemos alerta.

un gran y especial abrazo

Felipe dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Felipe dijo...

Txema,si me permites,yo pienso que es el 34 aniversario el que se cumple mañana del asesinato de los abogados laboralistas de Atocha.Tengo preparada una entrada con tal motivo

Saludos

RGAlmazán dijo...

¡Qué tremendos días! ETA, el acoso general a la joven democracia, que todavía no lo era --no estoy seguro de que lo sea ahora-- y este atroz asesinato.
Lo viví con una tensión tremenda y recuerdo como pocos episodios esos días, los actos de homenaje y el entierro.
Un episolio de los que hacían pensar que volvíamos a los tiempos más oscuros.

Salud y República

Eastriver dijo...

Ese crimen tremendo, que he seguido por las hemerotecas y me he sorprendido del terror que lo envolvía todo en aquellas jornadas, debe naturalmente ser reivindicado. Siempre que reivindicamos lo hacemos advirtiendo de nuestras sanas intenciones. ¿Más sanas que la justicia? Es innecesario justificar. Las cosas deben hacerse porque es de justicia hacerlas. Era muy joven en aquellos días pero estoy seguro que el espectáculo dantesco, una democracia que nacía amenazada de un modo tan tremendo, me hubiera azuzado hasta el inmovilismo, o igual no, igual hubiera salido a gritar como sé de alguno que salió a gritar.

Fue atroz, como bien dices, y es de justicia reivindicarlo.

Freia dijo...

Tremendos aquellos días de enero de 1977. Recuerdo perfectamente la tensión de aquellos días en las asambleas del trabajo, en la calle. El miedo en el entierro, el silencio, el llanto. Cada vez que paso por la plaza de Antón Martín y veo la escultura que (creo que fue Genovés) les dedicó, un gusanillo me recorre toda la espalda.
Coincidí en un par de ocasiones con uno de los abogados del bufete. Precisamente el que los encontró. Estaba absolutamente tocado. Yo creo que no se recuperó nunca de ello.
También creo, como Felipe, que son 34 años.

Un gran abrazo, Txema

Desclasado dijo...

Este tema no lo tengo muy claro, por lejano y por no estudiado (por mí y por mi cuenta), pero no me cabe duda de que fue una salvajada.
No tengo nada contra el recuerdo cercano, contra lo que tengo es contra el recuerdo lejano implantado que se supone me debe motivar, ejemplo: el enano pescasalmones.
Je... esta entrada llevaba mi nombre.

Desclasado dijo...

Me he ido a la Wikipedia, supongo que puedo dar por más o menos válida la información que hay ahí.
Una absoluta barbaridad sin sentido.
Pero no entiendo algo: dicen que se probó la conexión con fascistas italianos que operaban amparados por la CIA. De la CIA me creo cualquier cosa, pero no que no le interesase la transición en España y meternos de cabeza en el capitalismo salvaje.
Supongo que la conexión fascista italiana iría por libre.

Saludos.

Txema dijo...

Gracias Felipe, efectivamente son 34 años. Ya lo he corregido.

saludos

Martine dijo...

El "brazo ejecutor" dices que sí, los arrestaron, pero quienes pusieron las balas.. esos..

Imprescindible recordar lo frágil que es nuestra NO-transición..

Un beso, Txema

Txema dijo...

Rafa y Paz, veo que recordáis lo terribles que fueron esos días.

El asesinato y el temor de muchos a una reacción violenta que no se produjo.

¡La joven democracia! prefiero no opinar sobre se asunto.

Saludos

Txema dijo...

Ramón te aseguro que no hay en mi ánimo nada de revanchismo. Nada.

Pero un tercio de mi vida ha transcurrido durante una dictadura genocida que se resistía por todos los medios a dar paso a la libertad de los ciudadanos. No lo olvido, para evitar algo semejante.

Saludos

Ciberculturalia dijo...

También yo lo he puesto en la cabecera de mi blog. Es una conmemoración necesaria y como dice CCOO aún se está esperando que el Ayuntamiento de Madrid les dedique una glorieta, algo que los sobrevivientes llevan tiempo reivindicando.
No les olvidamos
Un abrazo

Dilaida dijo...

Totalmente de acuerdo contigo.
Bicos

ana dijo...

Yo creo que si hablamos de esto no es por rencor ni venganza, al menos yo no cuando escribo del franquismo en mi blog, desde la impotencia clamamos justicia.

buena entrada.

besitos

mariajesusparadela dijo...

Cómo pasa el tiempo:parece que fue ayer.

Txema dijo...

Gracias Dilaida.

Bicos

Desde luego Ana a estas alturas la venganza está de sobra. El recuerdo no.

Saludos

Marcos dijo...

Me uno a tu cariñoso y sensato recuerdo.
Saludos progresistas de Madrid.

Ataúlfa Braun dijo...

Recordar siempre para que la historia no se vengue de nosotros en nuestra propia cara. Me sumo al homenaje.
Un beso

J. G Centeno dijo...

Absolutamente de acuerdo con tu entrada. Hay quien pretende que los valores que defendían estos compañeros y camaradas, están obsoletos. Nada más falso, hoy, más que nunca, siguen vigentes.

Txema dijo...

Desclasado, he tardado en contestar no por desinterés, sini porque creo que tu comentario merece una cierta extensión en mi respuesta.

No me gustaría que entendieras en absoluto esta entrada como una personalización en tu contra, porque no es es así. Aunque, evidentemente, tu plantaemiento estuvo en mi mente, mientras escribía estas líneas.

Sencillamente me gustaría, que todos los que pensaís, desde la buena fe, que recordar el pasado es negativo, hagaís una reflexión.

Sé que la diferencia de edad que no separa, que debe ser bastante, nos hace ver las cosas con distinta óptica.

Pero, como dice Centeno, los valores que defendían aquellos compañeros (y esta es la reflexión) hoy siguen siendo válidos. El tiempo no los ha dejado obsoletos, el tiempo no los ha enterrado en el olvido.

Como he dicho no se trata de levantar la bandera de la venganza, ni siquiera la de la ira, aunque motivos no nos faltan frente a tanto despropósito.

Se trata de recordar a todos dónde está el peligro: en la intolerancia, esa que recurre finalmente a la violencia no para convencer, porque eso sería contradictorio, sino para imponer.

Si somos ignorantes, somos también débiles, porque no sabremos cómo identificar, ni afrontar hechos que, no por repetidos, dejan de ser trascendentes.

Insisto, no es una entrada personalizada ni dirigida a tí en concreto, sino a quienes ceen que el recuerdo y estar alerta provoca división.

un abrazo

Txema dijo...

Bien dices Martine, la No transcisión, o el paso de la muy malo, a lo regular.

Un beso

Txema dijo...

Carmen no los olvidamos, pese al Ayuntamiento de Madrid, tan generoso con otros y tan rácano con los de siempre.

saludos

Desclasado dijo...

No, hombre, no: si antepuse un "Jeee" risueño al decir que la entrada llevaba mi nombre, era para dejar claro que no me sentía mal aludido.

Sí sé perfectamente lo que queréis decir. Tanto como sé cómo ahuyenta la naftalina a la gente de menos de 40, el grueso de la población. El grueso y el futuro.
Una cosa es defender valores, que eso no cansa. Y otra cosa es mezclar experiencias personales pasadas con la defensa de esos valores. Dile a un joven: hay que luchar por un futuro digo y te entiende. Dile: "porque Franco tal y cual" y te manda a la mierda (y con razón, seguramente).
A ver si lo explico bien: no se trata de olvidar lo que hizo Franco, se trata de olvidar a Franco.
No olvidarlo los que os queme el recuerdo: es imposible, pero olvidarlo para un discurso de lucha de futuro por una sencilla razón: nadie puede ya enfrentarse a Franco: está muerto. Los "francos" hoy son otros. Franco, como la religión, manténgalo quien no pueda olvidarlo en su ámbito personal o de amigos que compartan experiencias, pero olvídenlo para el discurso de futuro.
Si mi entrada consiguió que al menos esto que digo se reflexione sobre ello, la doy por bien empleada.

Saludos.

Txema dijo...

Ta va a extrañar, pero comparto lo que dices. No se trata tanto de recordar a franco (lo escribo siempre con minúscula) como de reconocer a los nuevos franco. Claro, eso es lo necesario.

Pero, siempre hay un dichoso pero, difícil será reconocer a los francos, si saber qué hizo el auténtico franco. Es un lío.

El caso es que saber, conocer nos hace más fuertes. Y pese a eso ya ves como nos la colado ZP, una detrás de otra. jajaja.

Mira, observo a mi alrededor y veo renacer un cierto franquismo sociológico. Me preocupan ciertas reacciones racistas o la deriva de muchos a una derecha cada vez más cavernícola como alternativa a los problemas sociales. Esto es producto del desconocimiento más absoluto.

Por eso insisto en esa especie de pedagogía. A fuer de ser pesado.

saludos

Por cierto he visto de nuevo el vídeo y no me entero.

Txema dijo...

Marcos, como he insistido, creo que de nada serviría ahora levantar los puños clamando contra los asesinos. En su momento no se hizo bien, se les dejó en la impunidad. La justicia ahora se hace recordando su aportación.

Pero, como ha dicho Centeno, en su intervención, son los valores los que hay que defender y tener muy presentes.

saludos

Desclasado dijo...

Ah, no: la trampa del vídeo es que no hay ningún porno. Creí que la primera vez no lo habrías visto, jajajaa.

Si nos apartamos mucho del tema me lo dices.
Se nos olvida que el fascismo es un movimiento de masas. De tanto repetir que somos más los "buenos", que son marginales los fascistas y que no los quiere nadie, se nos olvida que la masa amorfa, esa que dice ser apolítica, futbolera y belenestebanista, es fascista latente.
En realidad no resurge un neofascismo: siempre estuvo ahí. (Esta opinión es discutible). Lo que ocurre es que en tiempos de crisis (económica y de valores) la cabra tira al monte y la gente se aferra a las "seguridades" que da el fascismo.
Hay una forma de no acabar cayendo en eso: conciencia. Conciencia individual y conciencia colectiva. Conciencia de que no quieres ser un esclavo con las cadenas pintadas de rosa, conciencia frente al fascismo aborregante. Conciencia de que 4 están repartiéndose el pastel narcotizandote con basura televisiva.
Conciencia de los francos que hoy cabalgan.

Txema dijo...

No sólo no te apartas del tema, sino que aciertas plenamente en el diagnóstico. Entonces lo que tenemos que buscar es la terapia adecuada.

Y es precisamente ahí donde yo creo que es donde entra el recuerdo o, si lo prefieres, el conocimiento de los hechos y su contexto histórico.

De nada servirá que nos enseñen como bien dices en la escuela algo como esto: franco fue un general golpista que provocó un guerra civil y sometió al país a una dictadura fascistoide (que no fascista en absoluto) durante 4 años.

Bien pero ¿por qué? Si no somos capaces de explicar esto a las generaciones venideras las posibilidades de que se repitan los errores históricos que permitieron a franco hacer lo que hizo son enormes.

Es decir, también mediante el conocimiento tenemos que ser conscientes de nuestros errores, que son importantes a la hora de evitar o justificar la acción de los nuevos francos.

Sobre el vídeo ya decía yo que no era lo que parecía.

Desclasado dijo...

Pero si metemos a franco (me copio la minúscula inicial) para explicar a los jóvenes y la mitad de los jerarcas de "izquierdas" de hoy son hijos de altos cargos franquistas, nadie entiende nada. Al otro la abuela le dice que franco era una buena persona que quería mucho a España (lo juro que lo he oído) y a aquel de allá que si Carrillo y Paracuellos.
Y nos mandan a freír espárragos a unos y a otros. Fue Guerra Civil, no invasión de potencia extranjera. Y como Guerra Civil, partición de la sociedad. 40 años de franquismo crearon un franquismo sociológico de gente que "no estaba mal".
Si nos dejamos de franco y se explica lo que nos están haciendo los francos de hoy, hasta chavales peperos ponen caras de interesados, a veces.
Y es el mismo enemigo en versión actualizada: pérdida de libertades y derechos, anulación del pensamiento, sumisión al poder, fe en la religión (de los mercados) y 4 que manejan y los demás a tragar.

Desclasado dijo...

Perdón, coño, mal leí esto:

"Si no somos capaces de explicar esto a las generaciones venideras las posibilidades de que se repitan los errores históricos que permitieron a franco hacer lo que hizo son enormes".

Queda todo claro y estoy de acuerdo.

Txema dijo...

Me he quedado un poco despitado. En definitiva creo que no se puede descontextualizar a franco.

Esa es precisamente la cuestión. Explicar el contexto histórico y, dentro de él, intentar la reparación de las injusticias.

saludos

Desclasado dijo...

Si te decía que estaba de acuerdo contigo. Descontextualizar a Franco es imposible.
Lo único que no me entra es lo de reparar injusticias de forma retroactiva, revocar el pasado, más allá de quitar condenas simbólicas a los muertos y enterrar sin escándalo a los que queden. Más de eso me parece luchar contra el pasado y a mi no es franco quien me amenaza ahora.


Saludos.

Antonio dijo...

El conocimiento de la historia nos permite saber por qué estamos donde estamos y de donde venimos, así evitamos volver a donde no debimos estar nunca.
Me uno a este homenaje a quienes les arrebataron la vida de forma miserable...
Un saludo

Txema dijo...

Pues Desclasado creo que si hay que evocar el pasado como parte de la reivindicación global de la lucha de muchos por la libertad y, con ello, dignificarlos y a nosotros también.

Si quieres, sin grandes ceremonias, sin aspavientos, pero con firmeza.

saludos

Txema dijo...

Gracias Antonio, estamos de acuerdo.

saludos

Desclasado dijo...

Lo mejor será que use mi caso personal para ver si consigo hacerme entender.
He colaborado de forma activa para un estudio sobre la guerrilla antifranquista, el mal llamado maquis, con el resultado de un sesudo libro lleno de datos.
Incluso he quedado finalista de un concurso literario importante con un relato sobre la guerrilla, lo puedes leer si tienes curiosidad aquí:
http://eldesclasado.blogspot.com/2010/03/un-relato.html
Por lo expuesto puedes suponer que no olvido lo que ha ocurrido, aunque no lo haya vivido.
Pero lo que jamás se me ocurrirá a 2011 es tratar de hacer una ley que diga que la guerrilla ganó y Franco perdió. Menos se me ocurrirá decirle a nadie hoy en día que se eche al monte con una escopeta (y con un helicóptero lo bombardee en menos de 10 minutos). No se me ocurrirá nada de todo esto mientras el capital nos está haciendo trizas y el ejemplo de aquella gente, como quién quiera tener a Numancia como ejemplo de lucha antimperialista, nos sirve como espíritu, no como forma.
Que se les quiten las condenas a los guerrilleros y la clasificación legal de bandoleros, por supuesto que lo pido, aunque de nada me sirva en mi cotidianidad de hoy.

Txema dijo...

Creo que te he entendido bien. Comparto lo que dices y, además, creo que no es incompatible con lo que yo sostengo.

Me pasaré para leer lo que me has dicho.

saludos

Desclasado dijo...

Pues sí, son compatibles.

felicitat dijo...

Jolín!Estais los dos que os salís, tu Desclasado y tu Txema. Entiendo que verdad son las dos cosas, y no por tanto incompatibles, aunque es cierto que en nuestros dias hablar de Franco con los chavales, es como hablar de quién conquistó América, jajajaja... pienso que la historia de un pais no se debe olvidar, pero a los chicos no se les puede explicar que un bando era mejor que otro o viceversa, aunque nosotros sepamos que así fue, porque incluso hoy dia, hay matrimonios en los que los abuelos o tatarabuelos lucharon en bandos diferentes, y eso como se come. Hay que hacer entender que esa lucha no hubiera sido necesaria si se hubieran respetado la dignidad, la justicia y los derechos, eso sí, que se lo debemos enseñar y explicar. No sé por eso, si en la escuela lo profundizan mucho, por la experiencia de mi hijo mayor, creo que no, es un tema de pura historia al que no dan más importancia de la que tiene, aunque sea tan cercano. Petons.

Txema dijo...

Felicitat, eso (la forma de contar) es justo lo que creo que es más importante.

Opino que nuestro amigo Descla va bien encaminado al decir que hablar de franco pude resultar absurdo a los jóvenes de hoy.

Pero, tal vez, si les hablamos de por qué un tipo como franco pudo llegar al extremo que llegó las cosas sean más explicables.

Veamos: no se trata de decir que fue un malvado congénito y que por ello actuó como actuó. Eso sería más bien labor de un psiquiatra.

Lo que me parece esencial es explicar qué hechos pudieron propiciar que muchas personas que, en absoluto eran fascistas, pudieran ver con buenos ojos el golpe de Estado de franco, aunque muchos de ellos después se arrepintieran.

Es decir, dónde estuvieron nuestros (en el sentido histórico-político del concepto) errores para que la sociedad no se opusiera al golpe.

franco, como hitler jamás habría triunfado sin un caldo de cultivo previo. Es decir sin que la mayoría se mantuviera a la expectativa.

Culpar sólo a la reacción es una simplificación muy peligrosa. Evidentemente los autores del golpe fueron quienes fueron, pero existe otra responsabilidad que no se puede obviar.

Ahora bien, dicho esto, mantengo que hay que tener presente siempre a aquellos que, desde la honradez, defendieron la legitimidad republicana.

No entran en este caso los que, desde el bando republicano, cometieron crímenes atroces, falsamente amparados o justificados por un ambiente tormentoso.

Esos, al igual que franco, son carne de psiquiatra. Los otros son merecedores de recuerdo y respeto.

Y, por supuesto, sé de sobra que Desclasado tiene para ellos ambas cosas.

saludos

Desclasado dijo...

Pues casi que has cerrado el tema, Txema, con acuerdo por mi parte.
Vamos, si alguien más no saca otra perspectiva, yo estoy de acuerdo.
Saludos.

Txema dijo...

O sea como los malos jugadores de dominó. Jejeje.

A lo mejor Ataulfa que está muy callada dice algo.

un saludo y gracias por comentar

Desclasado dijo...

Jajajaja. Pues nunca he sabido jugar al dominó...
Te cuento una anécdota para que veas cómo has dado en el clavo sin saberlo. Tema sindical: hace un tiempo quisimos aumentar de categoría a un colectivo. Era un colectivo rural muy inculto. Enseguida vimos que la jugada tenía un riego grande: la empresa dijo que bien, que vale (tras muchas hostias, claro), pero que para aumentar la categoría exigía el Graduado Escolar. Último cartucho para dividir al colectivo: muchos de ellos no lo tenían. Y el caso es que la empresa "tenía razón", aunque tú y yo sepamos que tenía también mucha mala leche. Se pone el sindicato a toda máquina a "casi regalar" graduados escolares con cursos para adultos. Pero el sector "burro y orgulloso"seguía lloriqueando su "pobrecita" condición de pobre burro al que el sindicato va a dejar en la calle.
Mi respuesta era tajante: "sabes qué fichas de dominó lleva cada uno de tus contrincantes y no eres capaz de aprender a leer, dices... Vete a la mierda, capacidad no te falta".
(Al final se hizo una moratoria de dos años para que si en ese plazo no se lo sacaba se fueran a la calle. Se lo sacaron todos, oye. Mano de santo).

Ataúlfa Braun dijo...

Pues sí Txema, voy a decir algo. He estado callada siguiendo este intenso e interesante debate en el que, como siempre, me encuentro de acuerdo casi en todo con ambos; sólo cambian algunos matices. En este caso concreto, me encuentro más cerca de tus planteamientos. Pienso que si cierta parte de la historia no ha sido resuelta ni solventada, debe ser recordada, o no tanto recordada, como reivindicada para hallar la verdad. Sí, quizás es algo utópico,pero necesario.
Creo que hay que saber quién fue el bigotitos y qué hizo. No creo que haya que descontextualizarlo ni recordarlo eternamente, simplemente contextualizarlo en su justa medida y saber de dónde salen gentes pertenecientes a la actual oposición y a aquellos que ejercen el poder desde la sombra. Si no se tiene claro eso es muy difícil que se pueda construir un futuro sólido. Tampoco se trata, como bien dice Descla, de estar todo el tiempo con que si te corrían los grises y demás (por cierto que a muchos que tanto alardean no los corrieron tanto y más de uno se le olvidaron esos tiempos). Me dan el mismo asco los conservaduristas recalcitrantes como la pseudoizquierda acarreada desde entonces. Con esto no acuso a todo el mundo de izquierdas que vivió la época, en absoluto. Si no a esa gente que se les llena la palabra con llamarse de izquierdas y vivir como la derecha más absoluta. Burgueses, burgueses de medio pelo, mucho más peligrosos que los reaccionarios de siempre.

Ataúlfa Braun dijo...

Sigo, eh, que me he desatado.
Pues eso, que hay demasiadas cosas oscuras en este país que sin conciencia histórica individual y/o colectiva no pueden entenderse.
A Decla tengo que decirle que la guerra civil fue civil, pero también trampa extranjera. Recuerda que Francia e Inglaterra firmaron un acuerdo de no intervención, aunque el imperio british tenía barcos de guerra a cierta distancia de las costas barcelonesas, por si los rojos empezaban a tomar el toro por los cuernos. Y el resto del bloque oeste castigando a todos aquellos que decidían alistarse a las brigadas internacionales. Y los rusos conspirando; ¿o no recuerdas que las armas no llegaron a la Batalla del Ebro? Y después del 39 y del 45, ¿por qué nadie liberó a España? ¿Cómo le haces entender hoy a un joven la alianza existente entre el cortijo y el imperio de la hamburguesa? ¿Y cómo le haces entender la connivencia entre el bigotitos y los generales argentinos? ¿Cómo se explica que en plena transición ocurrieran sucesos como los de los abogados y demás? Lo del "atado y bien atado" no fue en balde.
Eso sí, la memoria por decreto no funciona. No es tan fácil, porque el caso es complejo a nivel local y en eso se escudan.
Pero, como siempre digo, el que quiere saber sabe y el que se quiere enterar se entera; de nada sirven después las lágrimas y el yo no sabía.

¡Salud!

Txema dijo...

Ves como el dominó sirve para algo Descla. Por cierto yo tampoco sé jugar.

Lo que dices es cierto, muchas veces los sindicatos actúan por resortes más que por coherencia.

En mi empresa, algunos de los personajes más vagos son mienbros del Comité y los que más poegas ponen a lacanzar acuerdos medianamente sensatos.

Esto tiene difícil remedio.

saludos

Txema dijo...

Ata, creo que casi has vuelto a abrir el debate porque planteas algunas cosas nuevas.

Vamos a ver, a franco hay que explicarlo dentro de un contexto concreto como cualquier hecho histórico dentro de una perspectiva científica no dogmática.

Por tanto, el fenómeno franquismo no se explica fuera de una determinada situación, como le he tratado de explicar a Descla.

Tu aportación es que ese fenómeno tiene repeticiones (y antecedentes) históricos adaptados a las circunstancias.

Si no te he interpretado mal, casos como las dictaduras del cono sur, videla y pinochet, por ejemplo, serían en realidad una parte dentro de un todo.

El sistema ni se crea ni se destruye sólo se transforma y aplica la mano dura donde las cosas se les ponen muy feas y la mano blanda allí donde hay docilidad. (Zanahoria y palo).

En defintiva, al explicar al tal fanco, estarías explicando una secuencia histórica de dominio de clase.

Esto desmentiría mi opinión de que, los erroes de la ciudadanía tranajadora propicia los movimientos tipo franco. Porque, en definitiva, en cuanto el sistema se viese en peligro acudiría a la violencia.

En resumen, el franquismo no sería un hecho histórico aislado, sino sitemático, pero adpatado a unas ciciunstancias específicas.

besos.

Ataúlfa Braun dijo...

Lo has explicado muy bien Txema. Con respecto a las dictaduras del cono sur, es evidente que España jugó un papel importante en las mismas, pues fue difusora de ideas de izquierdas y receptora de exiliados, pero también de asesinos. Además, fue aliada del imperio de la hamburguesa en las cazas de brujas, mira tú si no se tendrían intereses. Que el susodicho murió en la cama, que es muy chungo el tema. Y mira qué ocurre si se intenta juzgar algo. Malo, malo. Por eso, hay que buscar en todos los vértices de la historia, es la única vía para desmontar el rompecabezas.
Besos

Desclasado dijo...

Ata: has abierto un melón complejísimo. Tan complejo que veo difícil conseguir una generalización. Es sabido y comprobable que cuando al capital se le va de las manos el tema recurre al fascismo. El problema (para el capital) viene cuando ese fascismo toma vida propia, se crece y empieza a andar por su cuenta, tipo Mussolini o Hitler, que por supuesto que protegían a "su capital" , pero no a la manera capitalista hamburguesera.
En ese aspecto franco fue un fascistilla de medio pelo (ni siquiera era fascista, era franquista) y buen perrillo del capital hamburguesero que le dejaba su margen de autonomía.
Respecto al cono Sur, si bien tengo casos muy claros de fascismo perrillo hamburguesero, no autónomo, el peronismo obrerista se me escapa. No acabo de captar si fue malo, o menos malo. Leo textos peronistas, no exactamente de Perón, y me parecen hasta revolucionarios en su vertiente patriota. En ese periodo me hago lío, no sé qué fue aquello exactamente.

Desclasado dijo...

Se me olvidó: no sé qué fue aquello y los argentinos me lían más que me aclaran.
Sin menoscabo de los argentinos: supongo que cada uno lo ve de una manera, pero a mí no me dan guía sólida a la que cogerme.

Txema dijo...

Pues Desclasado, si Ata ha abierto un melón, tú lo has troceado a base bien. jajaja.

Por partes: paco no era un fascista en absoluto. Se equivocan de medio a medio quienes lo consideran así. Fascista era José Antonio Primo de Rivera. franco era. como bien dices, franquista.

Está claro que era una perrillo faldero del hamburguesero mayor pero en su versión más cruel. Igual de perrillos eran Konrad Adenauer o Harold Wilson pero en la versión demócrata y civilizada.

paco era más parecido a salazar el lusitano, del que copió varias cosas. Y esto daría lugar a otro sustancioso debate ataúlfico.

Y Perón: hay es nada. Perón no era muy parecido a franco. Con una cierta dosis de populismo y, sobre todo, con un paternalismo absoluto. En esto último sí.

Lo que ocurrió es que La Argentina no era la España atrasada de 1931 Ó 1936. Pero, en el fondo, hay granes similitudes.

No olvides que perón también proviene del mundo militar y autoritario, es filonazi, sin llegar a ser fascista, funda una especie de movimiento "los descamisados" y el justicialismo que se parece a las organizaciones facistas, cierto anticlericalismo y una vida personal inconcebible para nuestro invicto caudillo.

En fin, está claro que en el lenguaje se parecen todos, pero sólo en eso.

saludos

Ataúlfa Braun dijo...

Descla si era facha o franquista es un matiz. En realidad se lo montó muy bien; se lo montaron muy bien entre todos. Te ponía de ejemplo lo anterior porque está claro que desde el 36 se ha vendido la moto. Me explico, la guerra civil más que civil me parece a mí (y a muchos teóricos) que fue una guerra de clases y de planteamientos. Después de la IIGM se vendió la moto de los aliados y los comunistas y ahora seguimos con los buenos y los malos (sería totalmente incorrecto lo que diría). Bueno, fijaos en los desplazamientos. En España, rojos contra azules; en Europa, capitalistas contra fascistas (parte del bloque oeste), rusos comunistas + yankis capitalistas contra fascistas. Justo después de la IIGM: aliados (siguen siendo capitalistas) contra aparentes comunistas. Pero los que luchaban contra el fascismo, como usa precisan del bigotitos y Europa rien de rien. Bien, vayamos al otro lado del charco. Exiliados los rojos de nuestra guerra y los rojos de la segunda grande emigran para el cono sur y demás. Justo en el año 45, Perón gana las elecciones. ¿Qué es? Pues un batiburrillo de distintas ideologías. Fundamentalmente nacionalista, con algunas ideas socialistas robadas a otros personajes y fuertes dosis de imitación facha. Descla, si les preguntas a los argentinos es lógico que no lo entiendas, en realidad no lo entiende nadie, porque sí que Perón hizo cosas buenas, pero vamos que la cuestión no es él, porque cuando empezó a subir el PIB y demás, la hamburguesería gigante y la oligarquía dijeron nada de eso. Y cagamos porque desde el 56 hasta el 83 tuvieron tres dictaduras (pese a la que se conozca mayoritariamente sea la última). Bueno, que me enrrollo, que mi teoría es que todo esto no es gratuito, sino que las guerras que tuvieron lugar en el siglo XX se desarrollaron para asesinar la ideología de izquierdas pura. Que no vengan con el comunismo estalinista, porque no me sirve. A Trotsky y al Che se los cargaron, así como a otros muchos más. Y el capital se extendió como una gran metástasis. Y la historia continúa, porque al club del capital siguen sumándose otro más (BRICS). Pero de referentes verdaderos de izquierdas no queda prácticamente ninguno: los liquidaron.
¡Salud!

Desclasado dijo...

Gracias, Ata. Me pasé por aquí por un sexto sentido porque la dinámica de los blogs hace que las entradas se vayan quedando enterradas bajo las nuevas.
Es complejo lo de Peron... Ya tengo algún dato más con lo que me dices, pero se eme escapa el asunto. Supongo que hay que haberlo vivido.