miércoles, enero 02, 2013

EL AÑO DE LAS MENTIRAS




Se acabó ya este maldito y nefasto 2012;  en buena hora desaparece y ojalá que dentro de poco podamos olvidar su existencia en nuestras vidas. Y también que todos aquellos que más han sufrido su paso,  puedan recuperarse pronto para volver a una existencia digna.

Ha sido, sin duda alguna,  uno de los peores años  de la reciente historia para la mayor parte de los  ciudadanos de este país. Un año en el que miles de personas han perdido sus casas, sus viviendas,  etc.  Y un año  en el que casi un millón se han quedado sin empleo,  muchos han quedado sin medios de subsistencia y cientos de miles están en el  umbral de la pobreza.

Y ha sido el año en el que un presidente de Gobierno, al menos nominalmente lo es, ha logrado acumular el mayor número de incumplimientos de promesas electorales que yo recuerde desde que se inauguró la famosa “democracia” constitucional como si de un pantano franquista se hubiera tratado. Así nos va.

En efecto,  Mariano Rajoy,  llegó hace un año más o menos a la Moncloa amparado en una mayoría absoluta tramposa,  basada en una Ley Electoral injusta y perversa,  destinada a consolidar la alternancia al más puro estilo canovista. 

Desde esa fecha,  su mandato (al dictado de la merkel) se ha convertido en una pesadilla para casi todos los españoles,  excepción hecha de los más poderosos,  a quienes no se ha atrevido a tocar ni un pelo de la ropa para que no se marchen, como ha tenido la desfachatez de reconocer en el asunto de las Sicav.

Algunos de ellos, como el inmundo Díaz Ferrán,  están hoy en la cárcel por delitos de diverso tipo, entre los que están ¡como no! estafar a sus trabajadores. Otros siguen libres pese a ser sospechosos de haber estafado a millares de ciudadanos desde puestos de responsabilidad en entidades financieras: el amiguete Rato, es el ejemplo más sonado pero no el único. Y por cierto, no solo el PP tiene manchas en este aspecto.

Un año en el que, un día tras otro,  ha tomado medidas absolutamente lesivas para la masa enorme de ciudadanos trabajadores; recortes de derechos sociales, hachazos salariales, reforma laboral, subidas de impuestos directos e indirectos, etc.  lo que ha provocado un empobrecimiento general que llevado a este país a un retroceso de 20 años o más.

Especialmente trágica es la situación de quienes, acosados por la banca, ven como les quitan sus casas, mientras millones de pisos siguen vacíos y sin vender, sin que el gobierno haya tenido un gesto verdaderamente eficaz para parar esta vergüenza que hace sonrojar a cualquiera.

Saña con los funcionarios
Se ha ensañado especialmente con los funcionarios,  con los trabajadores del sector público,  a los que ha robado con total impunidad una parte sustancial de sus ingresos y a los que machaca sin piedad con decisiones que “lamenta pero que son necesarias”.  El sector público debe recordar el daño que Mariano Rajoy le causa y no olvidarse jamás de ello para actuar en consecuencia.

Ha recortado los ingresos de los pensionistas, ha liquidado la enseñanza como un bien general, ha destrozado la Sanidad Pública, ha llevado a la categoría de parias a los inmigrantes, ha criminalizado a quienes son y quieren ser solidarios. No ha logrado que los jóvenes tengan esperanzas de poder encontrar un trabajo en su propio país.

Pero todo esto, con el trasfondo de la estafa que él y sus acólitos llaman crisis, no es más que la demostración palpable del odio visceral que el PP siente por todo lo que sea público, todo aquello que no signifique negocio, rentabilidad, competitividad, ¡la marca España¡, dirigida a enriquecer a unos pocos, casi siempre amiguetes,  en detrimento de la enorme mayoría. El caso de la Comunidad de Madrid y su gobierno ultra son la mejor prueba.

Una cuestión de ideología

Se desmantela cada día que pasa el mini estado de Bienestar no por necesidad como se argumenta, sino por ideología.  Lo mismo que se ataca la enseñanza con una reforma hecha a medida de la Conferencia Episcopal representante del clero más retrógrado del mundo.

Se pretende liquidar la combatividad de los más conscientes de los trabajadores con multas inasumibles, todo tipo de amenazas y con privación de libertad al más puro estilo fascista: Alfonso Fenández es la prueba evidente de esta situación.

La policía vuelve a ser esa organización represiva que puede saltarse la Ley con impunidad y con la cobertura de quienes deberían evitarlo.

¡La Ley!, que este gobierno usa de forma arbitraria, encareciendo las tasas judiciales para que la el acceso a Justicia sea también una quimera para la gran mayoría.

¡Y qué decir del asalto totalitario del Mariano Rajoy y su PP a los medios de Comunicación!  Es tal el deterioro que las cotas de audiencia de RTVE y RNE caen mes tras mes, semana tras semana, tras haberlos convertido en instrumentos de propaganda insoportables.

En fin,  habría miles de argumentos para desear que con el fin de 2012 y el inicio del nuevo año,  desapareciera el gobierno de Rajoy y dejara de pisotearnos la nazi de Berlín. Pero para eso habrá que combatir.

10 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Los funcionarios no interesan, porque son independientes, gobierne quien gobierne. Lo que interesa son las designaciones a dedo, que llevan al servilismo de estómagos agradecidos.
No han hecho mal en los sueldos, lo que pretenden es el total desprestigio.

Txema dijo...

Es cierto, pero el desprestigio se logra presentando a estos trabajadores como una gente que no merece lo que gana.

saludos

RGAlmazán dijo...

De acuerdo totalmente. Estamos rodeados, pero lo más gravoso es que nos rodean mayorías absolutas incomprensibles.

Salud y República

Txema dijo...


Y tanto. Eso no hay quien lo entienda.

saludos

Francisco Galván dijo...

Tremendo cuadro, ciertamente, y acertada la descripción. Solo apuntarte, querido Txema, que tengo mis dudas de que detrás de todo ello haya ideología. Más me inclino yo por la rapiña. El desmantelamiento del mini Estado del Bienestar, como bien defines lo de "mini" deja enormes nichos para el saqueo de los amiguetes. La Sanidad y las pensiones son los dos más jugosos, pero no olvidemos la Educación o Renfe (los ferrocarriles, para ser más precisos). Apuntate esto: pronto vendrá la privitatización de los Metros y las líneas de autobuses municipales, donde quedan. Y el rmate será cuando argumenten que 30 días de vacaciones al año es un abuso, y que mejor cuatro semanas o 25 días. Al tiempo.
Por cierto, me alegro de que retomes el blog, te daba por desaparecido. No te pregunto cuándo has vuelto, porque lo veo en la fecha de las entradas, pero si ¿Por qué? ¿Ya has descansado?
Como verás, yo he cambiado de sitio web. Ahora tengo mi propia página, con mi dominio. le voy a dar un aire más literario pero no menos combativo. Espero seguir contando con tu presencia y tus apreciados comentarios.
La dirección, como no puede ser de otra forma, es www.franciscogalvan.es
Un abrazo

Txema dijo...


Cuenta con ello.

Lo de la ideología es por la política edicativa pllegada a la CEE. De rapiña hay mucho, evidentemente.

un abrazo.

Antonio dijo...

Fue el año del desengaño para los que creyeron en las promesas de Rajoy y su programa... Ya se sabía que había un programa oculto tal como ha resultado. El nombre del programa es: EXPOLIO de lo público.
De todas formas te manifiestos mis mejores deseos para este y los años venideros

Txema dijo...


Muchas gracias Antonio, te reitero también mis mejores deseos para este y sucesivos años.

un abrazo

María A. Marín dijo...

Ha sido el año que me dejó huérfana del todo, así que me alegra mucho que se haya largado.
Espero que el 13 sea algo mejor. O será cómo el dicho: "Peor imposible"

Saludos

Txema dijo...


Me uno a tus deseos María. No sabía lo de tu madre, lo siento de verdad.

un beso especial.