domingo, agosto 09, 2009

¿PERDIO HITLER LA GUERRA?



Roberto Maroni

Mañana se cumplen 64 años del final de la Segunda Guerra Mundial (SGM), que finalizó con los lanzamientos de las dos siniestras bombas atómicas que, por mucho que se empeñen en los Estados Unidos, no tuvo la más mínima justificación. Fue sencillamente un genocidio más.



Guardia Nacional Italiana


El final de la SGM (1939-45) se vivió como una auténtica liberación. No sólo por el cese de las hostilidades, sino porque con ese final se enterraba una de las doctrinas más tenebrosas, si no la que más que se han dado en la historia, y que durante 12 años causó, tal cantidad de víctimas que resulta difícil de creer.

Al final de la contienda se contabilizaron 55 millones de muertos, de los que la mitad eran ciudadanos soviéticos. A los que hay que sumar seis millones de judíos víctimas del holocausto. La mayoría creyó que el nacional socialismo moría en aquellos días del final de SGM.

Han pasado los años y, lo que hace algunos empezó a ser para mí una duda, es casi hoy una certeza: de alguna forma Hitler, el nazismo (con sus aliados y cómplices), no perdió la guerra y, aún mucho menos, fue enterrado. Sencillamente, como otras muchas cosas, se ha transformado, pero sigue ahí, atento, vigilante, al acecho para sembrar su veneno a la más mínima oportunidad.

Esta es la explicación de que un fascista como Roberto Maroni, ministro del Interior del también fascista Silvio Berlusconi, hayan podido llevar adelante, sin complejos, la nueva Ley de Seguridad que está en vigor desde ayer en Italia y que cuenta con la entusiasta colaboración de muchos ciudadanos que, como los nuevos voluntarios de Hitler, se prestan a patrullar las calles en busca, captura y denuncia, del inmigrante ilegal.

Una Ley que permite multas de varios miles de euros a quienes lleguen ilegalmente, encarcelamientos, retenciones de hasta seis meses y expulsiones sin más del territorio europeo, para todo aquel que no tenga los papeles en regla. ¡Y ay de aquel que ose ayudarlos!

No soy tan necio como para no entender que la inmigración ilegal es un problema importante (esencialmente humanitario) y que a determinados países les afecta más que a otros. Tampoco ignoro que entre la gran cantidad de personas que llegan a la Unión Europea en busca de trabajo, hay algunos que son auténticos delincuentes. Evidentemente estas situaciones requieren de alguna solución que respete los derechos humanos y evite, la explotación de cualquier tipo del inmigrante. Es posible que para asegurar mejor sus derechos haya que establecer algún tipo de regulación.

Y considero que precisamente requiere esta cuestión de una pronta solución para evitar que estos grupos cada vez más numerosos de nazis y fascistas nos puedan imponer a los demás, desde la más absoluta legalidad, la suya: la represión brutal. Quizá sea un error esconder la cabeza debajo del ala y limitarnos a la palabrería de siempre.

Porque esa táctica miope de la Izquierda italiana, y de la europea en general, hace que una gran parte de los ciudadanos sólo acaben por ver la parte negativa de la inmigración: los problemas de convivencia, el choque cultural, el desconocimiento mutuo etc., que indefectiblemente atizan el miedo y con ello, las soluciones extremas.

Hace 60 años Hitler proclamó los judíos eran los causantes de todos los males de Alemania y del mundo y se propuso exterminarlos; hoy Maroni dice que hay que acabar con la inmigración ilegal; en el Reino Unido han logrado ¡los sindicatos! que las empresas den preferencia a los trabajadores locales frente a los inmigrantes; en Francia, país de acogida por excelencia, la inmigración es cada vez peor vista y se establece un cordón sanitario a su alrededor.

¿Y, en España? También aquí se oyen voces que señalan que hay que poner coto a la inmigración ilegal. Vienen desde donde siempre. Precisamente de los sectores que más se benefician de su existencia. La xenofobia se extiende y las agresiones empiezan a ser frecuentes. El PP, partido con claras opciones de gobernar se pone a la cabeza de esta idea y machaca con ella constantemente: problemas de seguridad, convivencia y el efecto llamada...

Urge, y mucho, que la Izquierda despierte de una vez y asuma este asunto como prioritario a la hora buscar y dar una solución civilizada, antes de que los efectos del virus nazi-fascista empiecen a extenderse sin remedio entre una sociedad asustadiza, porque Berlusconi y Maroni, no han asaltado el poder, no han dado un golpe de estado, no están en el poder tras una marcha sobre Roma, lo han tomado legalmente con el respaldo de la mayoría, igual que Hitler en 1933.


7 comentarios:

RGAlmazán dijo...

He estado a punto de escribir hoy sobre las "ronde notturne", aunque al final he elegido otro tema. Pero es una cuestión que me preocupa bastante. Lo que están haciendo Maroni, Berlusconi y Cía es de cárcel. De cualquier forma no creo que renazca el fascismo, aunque existe siempre el peligro.
Lo que está claro que el cabronazo de Bush y sus secuaces abrieron la ventana del miedo y la inseguridad y que personajes fascistoides se están aprovechando de ello.
Hay que estar preparado para que esos brotes no germinen, para no volver a repetir la historia.

Salud y República

m.eugènia creus-piqué dijo...

Lo de Italia eriza los pelos al más pintado, estoy de acuerdo en que se ha de hacer algo pero esto rotundamente NO, on obtsante los ganadores en las próximas elecciones PP, no creo que fueran capaces de hacer una ley así, no por falta de ganas, es que son más hipócritas que Berlusconi y no se atreverían.Creí Txema que ya estabas por Girona.Besos.

Selma dijo...

Muy modestamente he colgado en un lateral de la Jaima un logo en contra del Decreto Alfano..
Es espeluznante este resurgir ( si es que había desaparecido) del fascismo más visceral.. Y que sus representantes los tengamos campando a sus anchas en el Parlamento de la UE...

Y aqui el hijo de su madre lo dejó atado y bien atado..Este nudo gordiano nos toca deshacerlo.. YA!

Como dice Rafa.. somos David ante Goliath.. Insistamos, denunciemos..

Un abrazo mañanero, Txema.. algo dormida aún..

Menda dijo...

Y que luego se comente que aquí se manifiestan estos grupos neonazis, principalmente en partidos de fútbol. Mantengo la opinión de que hay muchos de estos grupos agazapados en la sombr, conspirando y elucubrando. A través de internet, y con total impunidad, campean a sus anchas. Qué miedo, Txema, qué miedo!

__MARÍA__ dijo...

Acabo de leer "La mano de Fátima" de Falcones, y desde luego hay que recordar con estos libros nuestra historia pasada.
En 1609/10 fueron expulsados de España unos españoles que por su religión no gustaban a la corona.
Cuatro siglos después y terminada la novela, veo que seguimos igual, sólo que ahora somos más "zorrones"
No expulsan a los que no piensan o rezán como el que gobierna, pero sí que se les hace la vida cuanto más imposible mejor.
¿Que si ganó Hitler?
Sí querido, ganó Hitler y Mussolini y Franco y todo aquel que dicte lo que los demás están deseando oír.
Así nos va.
¡Ah! Y pese a lo que dice nuestro querido Rafa, la historia se repetirá. No nos queda otra.

Besos Txema

Morgana dijo...

Muy bueno tu post Txema. Mucha razón en lo que dices.
Lo peor es que uno de los compromisos del PP para buscar votos es presisamente el tema de la inmigración ilegal, no colaborando de manera constructiva a la búsqueda de soluciones, sino calcando al líder italiano. Hacíendonos firmar un "documento" que en realidad lo que dice es que yo como ciudadana debo cumplir con la Ley, cosa que ya se sabe y las leyes ya se encargan de castigarme si no son cumplidas...
En fin...así van las cosas...como si nacer o no en un lugar no fuera cosa del más puro azar.

Troll ~ dijo...

Una vez más, nos brindas una buena y reflexiva perspectiva...

El nazismo es un ejemplo de enfermedad contagiosa que se escuda en una eugenesia, que además de absurda, aberrante y falsa en esencia, un loco la deformó para más inri en su sueño delirante que acabó transformando en el asesinato más multitudinario y salvaje que jamás se haya podido concebir... La confusión y las enfermedades mentales no sólo no parecen haber desaparecido, si no que en tal caso van increscendo de manera poco controlada.... en ese sentido, no sólo están esos neonazismos escondidos, si no los que se visten de otra cosa y pueden llegar a tener también dramáticas consecuencias, como los que tan bien mencionas. Nadie es racista, ni xenófobo ni nada mientras no tenga que convivir con un ambiente donde pueda manifestarlo.. y ahora, cada vez más, todos los ambientes empiezan a ser de ese tipo.... Las consecuencias ante este panorama económico me parecen bastante difíciles de preveer, pero todas las versiones que se me ocurren son de todo menos prometedoras....

Efectivamente, sin duda hay muchísimo que focalizar sobre ello... y creo que ninguno somos completamente conscientes de lo que está en juego....