viernes, agosto 07, 2009

EN ESPAÑA HUELE A PODRIDO



El espectáculo denigrante que el Psoe y el PP están brindando en las últimas semanas a los ciudadanos no es más que la escenificación de un drama que se llama bipartidismo. Es la consecuencia lógica y perversa del asalto sistemático que durante años han hecho a las instituciones democráticas. Es la secuela nefasta de un pacto tácito parar repartirse el poder con exclusión del resto, una exclusión perfectamente planificada.

Los intercambios de insultos, de acusaciones de corrupción, de encabezar tramas de espionaje o escuchas telefónicas ilegales, de robar a manos llenas, de enriquecerse personalmente con el dinero de los contribuyentes, son el resultado irremisible de esa alternancia en el poder, excluyente y acaparadora que ambas organizaciones quieren perpetuar. Pero tienen mucho más de estrategia concertada que de interés en sanear la vida política.

Las Leires, los Pepiños, los Camps y las Cospedales no son más que la parte visible de todo un entramado de corrupción y de clientelismo que ahoga a la democracia en una pestilencia insoportable que ya hace que el ambiente sea irrespirable. Son éstos personajes las marionetas que sus jefes manejan convenientemente en el gran teatro de la mentira. Interpretan, actúan.

Casos hay cada día como para sonrojar a cualquiera. Y así, por ejemplo, resulta patético, que los medios de comunicación pueden saber con antelación cual será el veredicto de un tribunal, sobre determinado caso, antes de que se publique la sentencia o el auto judicial.


Basta con atender a la composición del mismo. Los jueces se dividen en conservadores y en progresistas, en buenos y malos, según la óptica con la que se mire.

Ni si quiera es la ideología del partido en cuestión la que determina esa circunstancia ya de por sí anómala, sino la fidelidad perruna, de quien tendría que ser garante de la justicia y que parece que siempre actúa de acuerdo con lo que puede ser un dictado de Génova o Ferraz.

No importa su trayectoria profesional, no importa su formación jurídica; la insania ha llegado a tal extremo que se puede dudar de su integridad y no pasa absolutamente nada.

Pasó con el caso Camps, pasó con la Ley del aborto y pasará con todo aquello que tenga que ser visto por quienes han sido nombrados, no por su valía profesional, sino por su lealtad al poder o al partido de turno. Hoy tienes tú la mayoría, mañana la tendré yo. El resto excluido.

Todo está ocupado por los gregarios de los dos grandes partidos, que son quienes nombran al Fiscal General, a los magistrados del Constitucional, al Consejo General del Poder Judicial, al Director de RTVE y a toda una serie de cargos cuya misión es servir al poder y no a los ciudadanos.


Y, así, se extiende toda una cohorte de fieles escuderos más interesados en servir a su patrón que a las instituciones que presiden a las que denigran con su comportamiento hasta el extremo de que la ciudadanía se instala en la desconfianza.

Y asistimos atónitos a como cada vez sale peor olor de la cloaca del Estado. Y, cada día, concejales de diversos ayuntamientos, asesores de todo tipo, responsables locales de los dos partidos, consejeros nombrados a dedo, etc., son detenidos y llevados ante la justicia, casi siempre en relación con tramas dinerarias: Palma, Santiago, Valencia, Madrid, el pocero, el bigotes, etc.

Concluyo: es hora de que la ciudadanía reaccione; es hora de arrojar a la basura tanta inmundicia y es hora de que aquellos que, sin considerarnos ni mucho menos perfectos si, al menos, aspiramos a que la honradez sea un principio básico de la gobernación de “res pública”, tomemos las medias necesarias.

Tenemos, para empezar, que dar la espalda a toda esta gente y exigir a los partidos excluidos que se unan en un frente común, aparcando provisionalmente sus diferencias, contra los que han envilecido hasta la nausea la vida política de este país, de forma que estos dos partidos no puedan seguir usurpando la soberanía a los ciudadanos. Sencillamente hay que sustituirlos haya donde sea factible.

Y no hacen falta liderazgos, ni protagonismos, ni personalismos, sino sólo un acuerdo básico para hacer imposible que los caciques de hoy sigan con su asalto a las instituciones. Se trata de enterrar ese monstruo que se llama bipartidismo. No hacerlo supone que esta sociedad acabará por no poder salir a la calle.

8 comentarios:

m.eugènia creus-piqué dijo...

A podrido y mucho más, mucho me temo que el bipartidismo seguirá y seguirá y.....es que no veo salida, tu crees que lograrán unirse x partidos para destronarlos ?, Todos querrán la poltrona o estar a la derecha de ella, no se pondrán de acuerdo ni a la de tres y todos querrán mandar y cobrar.Buen fín de semana Txema.

Menda dijo...

Sí. Creo que me voy a plantear seriamente mi retiro a una isla donde 'política' sea una palabra desconocida....De hecho, ya hay algún que otro plan por ahí..Gallinas, girasoles y aire puro...

RGAlmazán dijo...

Yo no creo que se puedan unir los otros partidos para ayudar a cargarse el bipartidismo. Los partidos nacionalistas no están interesados, seguirán jugando a ayudar al mejor postor y así les va bien. Y el caso de IU que es la gran perjudicada, está más sóla que la una (otro caso comparable sería el del UPyD, pero no sé lo que durará). La única solución es muy difícil, y es hacer llegar al ciudadano lo injusto del bipartidismo y lo conveniente del pluripartidismo, pero es complicado y además al ciudadano medio le gusta más tener que decidir entre A y B que plantearse más alternativas.
De todas formas, yo apoyaré todo lo que sea para desfacer este entuerto. De hecho, estoy esperando el comienzo del curso para iniciar un contraataque con lo más grave que produce el bipartidismo: La ley electoral. Ya te avisaré.

Un abrazo.

Salud y República

Txema dijo...

Gèni: es muy posible que no sea fácil acabar con este cáncer. Pero. como dice d. Kabileño, no hay que rendirse y preparar argumentos por lo menos para intentar acabar con esta situación.

Menda, que dijera yo eso... Pero tú eres precisamente la esperanza de los que ya estamos pensando en el retiro. No te des por vencida tan pronto.

D. Rafael seré encantado tu fiel escudero en esa nueva andanza quijotesca que anuncias. Y como dijo el poeta ¡Avanti!

Selma dijo...

Con la puñetera ley d'Hondt hemos topado,y toparemos, les conviene a este poder bicéfalo mantenerla..

Estoy de acuerdo para seguir junt@s tod@s en esta lucha .. cuenten conmigo de todas todas, otra escudera más..

Un abrazo, Txema..

Tu Troll ~ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Troll ~ dijo...

Una visión y crítica muy completas del panorama político español en la actualidad, Txema....

Es lamentable que alguien sobre quién pesa la responsabilidad de toda una nación (unos, otros y los de más allá, no sólo los que ostentan el gobierno) se comporten como una panda de niñatos en el patio de un colegio cuyo lema de vida es el manido "y tú más...". Estamos envejeciendo como país a la vez que reverdeciendo, y la responsabilidad pesa sobre todos y cada uno de los que formamos ese ente abstracto....

No sé si confiar, esperar o rezar... aunque las tres cosas sean difícilmente distinguibles a veces....

Esa isla, ciertamente.......

Txema dijo...

Troll, me alegro de tenerte de nuevo en este blog.

Y has dado en el clavo: niñatos, patio del colegio y tú más. Esas son las definiciones que corresponden a estos políticos que, sin embargo, pretenden hacernos creer que son una especie de oráculos.

Yo, por mi parte, seguiré la regla de san Benito: "ora et labora".

De nuevo gracias por venir.