lunes, julio 26, 2010

UNA ONG LLAMADA OTAN

Posiblemente, de entre las organizaciones supranacionales occidentales, será la OTAN la más repugnante de todas. Tiene a lo largo de su historia acumulados miles de crímenes, a cual de ellos más abominable. El último es el bombardeo con misiles de un poblado en Afganistán con el resultado de 52 civiles muertos.


La semana pasada esta organización “humanitaria” que, evidentemente, está en Afganistán en una misión de paz para llevar a ese pueblo la democracia y la libertad de la que no han gozado jamás, entabló una batalla contra los denominados “insurgentes” y, supongo que por error, masacraron a 52 personas desarmadas entre las que se contaban bastantes mujeres y niños.


Para esta ONG, especializada en imponer democracias a sangre y fuego, se trata de un daño colateral que va a tener su correspondiente investigación, ¡faltaría más!, de la que, previsiblemente, no saldrá nada verdaderamente relevante, más allá de una disculpa por tan trágico error y la promesa de poner los medios para evitarlo en próximas ocasiones.


La OTAN, esa organización que bombardeó Belgrado siendo su secretario general el socialista Javier Solana, es autora de crímenes de guerra y los gobiernos de los estados que participan en esas acciones agresivas son coautores necesarios de esos crímenes. Por supuesto el gobiernillo de ZP está entre los máximos responsables, dada la cantidad de tropas presentes allí.


Ya es hora de que este asunto empiece también a copar las portadas de los diarios y se ponga de relieve la complicidad del gobierno de España en todo este asunto. Ya es hora de que la ciudadanía sepa, aunque sea por mero egoísmo, que cuanto más tiempo dure la presencia de tropas españolas en ese país, mayor es el riesgo de sufrir un atentado por parte del fundamentalismo islámico.


Evidentemente,  para cualquier persona medianamente civilizada, lo prioritario es acabar con la ocupación sangrienta de ese país y dejar de apoyar a un corrupto como Karzai, simple títere de occidente. Pero,  por mi parte,  perdida toda esperanza de que la mayoría asimile esta cuestión como algo propio,  quiero hacer un llamamiento para que finalice esa barbarie, aunque sólo sea por motivos de estricta seguridad nacional.  Con ello algo también ganarán los afganos.


No existe una misión humanitaria en Afganistán, no hay una labor humanitaria, no hay una colaboración con las fuerzas locales que vaya a desembocar en la liberación de los afganos. Hay una ocupación militar, un estado de guerra y miles de víctimas inocentes. Y España es cómplice.

6 comentarios:

Felipe dijo...

Eso de la labor humanitaria es el subterfugio de los cobardes.Se está,como dices,en un país invadido y ocupado al que han querido dar visos de legalidad poniendo a Karzai como jefe de gobierno(la zorra guardando gallinas).

La OTAN no tiene razón de existir una vez que el el muro de Berlín cayó.Sin embargo,existe como guardián de Occidente para que nadie se desmande.

Los bombardeos indiscrimidados son de unos criminales a quien su conciencia parece no repugnar.

Nos vinimos de Irak y aplaudimos.¿Por que la ciudadanía no se rebela contra nuestra presencia en Afganistán?

No lo entiendo ya que nuestras tropas están haciendo lo que en Irak.

Saludos

Txema dijo...

Tampoco yo entiendo esa pasividad.

saludos

mariajesusparadela dijo...

Qué bien estaban nuestros soldados en casa.

Ciberculturalia dijo...

Hoy en los medios se comenta la negativa de la OTAN a aceptar esas acusaciones. Sean o no ciertas, su trayectoria le amerita para el mayor de los rechazos. Sin ninguna duda.
Un beso

Marcos dijo...

Siempre he pensado que la invasión lo único que consigue es aumentar el sentimiento de enemistad de los invadidos hacia los invasores.
Hay que conseguir que los afganos ejerzan su soberanía en libertad e igualdad, pero no por la fuerza de las armas, sino por la solidez de los argumentos y el ejemplo digno de la democracia occidental.
Nuestro deber es dar buen ejemplo, el suyo es elegir, sin que nadie elija por ellos.

Txema dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios y a tí Marcos te doy la bienvenida.

saludos