sábado, febrero 13, 2010

FRIVOLIDAD LATINA


Hace algunas semanas mi buen amigo el diputado por IU en la Asamblea de Madrid Fausto Fernández, comentaba en su blog que muchas veces los blog de quienes de alguna forma, con más o menos intensidad o mayor o menor responsabilidad, nos dedicamos a la política activa resultan absolutamente monocordes y, por tanto, corren el riesgo de acabar por aburrir al más pintado.

Para evitar eso aconsejaba de vez en cuando alejarse de la política. Voy a seguir el consejo de Fausto y en cuanto se presente la ocasión, escribiré sobre algún otro tema al margen de la política.

Hace unos días leí una noticia que me dejó pensativo: resulta que el capitán de la selección inglesa de fútbol, un tal John Terry ha sido desposeído de ese honor por el seleccionador Fabio Capello.

¿Y por qué ha sucedido esto? ¿Acaso ha tenido alguna desavenencia con Capello, ha ofendido a su país, ha insultado a la reina o hecho alguna declaración extemporánea? No amigos y amigas, nada de esto.

El problema es que el tal Terry ha tenido una relación extra conyugal con una modelo francesa de ropa interior llamada Vanesa Perroncel y que, para mayor INRI es la mujer de otro compañero de la selección, Wayne Bridge. Es decir es una cuestión meramente culebronesca.

La cosa no pasaría de ser una mera anécdota que no merecería más atención, si no fuera porque ha intervenido hasta el mismo presidente de la FIFA, es decir el máximo organismo internacional del Fútbol, Joseph Blatter, quien no ha podido contenerse y ha soltado la lengua de forma algo estúpida.

Para este tipo, lo que ha ocurrido con Terry en Inglaterra, en una país latino, como Francia, Italia o España, parece que los portugueses quedan excluidos, habría sido aplaudido.

Demostración palpable de que para este elemento, los latinos nos tomamos las relaciones de pareja a beneficio de inventario, nos da igual ocho que dieciocho, glorificamos las canitas al aire y cuando algún personaje con más o menos fama tiene una relación extra matrimonial salimos a la calle a vitorearle en público, porque en privado ya la cosa es distinta, porque seguro que en ese caso, todo son críticas de lo más ácido.

Creo que en España, y supongo que en Francia e Italia igual, la mayoría si nos tomamos las relaciones de pareja como algo serio, muy serio, y no andamos elevando a la categoría de héroe a quien tiene un “rollo” con otra persona. Otra cosa es que se le crucifique en público, o se haga de ello un problema de estado, porque normalmente consideramos ese asunto pertenece a la vida privada de cada uno y es en ese ámbito donde debe resolverse.

En fin, siempre he pensado que los anglosajones son unos hipócritas de tomo y lomo y que están aún hoy influidos por un puritanismo que les permite esclavizar a pueblos enteros a lo largo de todo el planeta pero les hacer ser absolutamente intolerantes con las “debilidades de la carne”.

Me vienen ahora a la memoria dos obras maravillosas en este sentido, aunque una es danesa. Se trata de la película Dies Irae, protagonizada por la maravillosa Lisbeth Calvin, y de las Brujas de Salem de Arthur Miller. En ambas el puritanismo lleva al asesinato de personas que supuestamente son pecadores y brujas.

Así que, aunque ya sé que en todas partes cuecen habas, me alegro de ser latino.

10 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Pues sí, con todos los defectos, también prefiero ser latino. Y desde luego, nunca sería inglés si pudiera evitarlo.

Salud y República

ElSrM dijo...

El propio Sr. Blatter, que nunca me gustó desde que lo conocí ni me inspiró confianza, aunque tampoco su predecesor en el cargo, se contradice. Porque la persona que ha mediado a la manera inglesa y no latina, según el Sr. Blatter, sería el Sr. Capello, que es italiano, romano y latino.

Por lo que sé de este señor, Don F. Capello, es hasta obsesivo con la disciplina. Más que por puritanismo me inclino a pensar que ha obrado así para proteger la cohesión interna del grupo. El capitán del equipo, delegado y representante de sus compañeros, no puede ser bueno en sus funciones si es "un traidor".

Por otra parte, la impresión personal que yo tengo es que en la actualidad en España somos en general bastante más conservadores en las relaciones de pareja en la práctica que los anglosajones, que serían más liberales —en el sentido americano, no europeo; se ha convertido en un término problemático éste de "liberal".

Ahora bien, fuera de la práctica y dentro de la imagen pública, sí que me parecen mucho más conservadores en general en el mundo anglosajón que en el mundo español.

En los U.S.A., por ejemplo, los trapos sucios le hacen perder dinero al deportista Tiger Woods no en su dedicación principal, sinó en los accesorios aunque cuantosisímos derechos de explotación de su imagen comercial.

Aquí en las Españas, trapos de parecidos colores hacen ganar dinero y prestigio a la conocida y presentada por la cadena televisiva Telecinco como "la princesa del pueblo". Me quedé verde cuando oí que la nombraban así.

No sé si será que he empezado a leer al Sr. Larra, pero si pudiese elegirse nacionalidad antes de nacer, creo que elegiría algún lugar escandinavo. O incluso inglés. Más por la socialización que por los términos identitarios, que me parecen totalmente prescindibles por aquello de ser un ciudadano del mundo. Es que muchos de los vicios nacionales hispanos me cansan sobremanera.

Saludos cordiales,

ElSrM dijo...

Erratas: cuantiosísimos, me he comido una letra :-P

pilar mandl dijo...

:-)
Sí, y yo latina. Aunque siempre se ha "sacrificado" más a las mujeres.

Creo que tiene razón tu amigo Fausto, a veces viene bien "tocar" otros temas...

m.eugènia creus-piqué dijo...

Hipocresía pura y dura, aquí no se le daría mayor importancia, ya ha habido líos gordos,por ejemplo Guerra,Trillo, González,el rey...y no ha pasado nada, creo que la vida privada es eso, privada, que cada cual haga lo que le parezca.De volver a nacer, sín duda escogería un país latino, por ejemplo Italia.Petons.

mariajesusparadela dijo...

De todas formas, hemos de reconocer que el linchamiento de un señor deportista, como le pasó al golfista y ahora a éste, es imposible en este país: viviría el resto de su vida contándolo de tele en tele, con el aplauso de un montón de papanatas: yo nunca había sabido nada de la vida de Cristiano Ronaldo hasta que se vino a vivir a España.
Creo, sinceramente que la vida de un profesional debe ser sobre su profesión.El resto, sobra, aquí y allá.(para aplaudir o para condenar)

Ciberculturalia dijo...

A mi lo que me parece increible es que un tema absolutamente personal se convierta en un tema cuasi de estado en ese mundo futbolero.
Por otro lado y por supuesto y a mucha honra me considero totalmente latina a la hora de juzgar los devaneos o no de otro prójimo. La seriedad de las relaciones puede y de hecho debe incluir todas las rupturas que sean manester. O dicho de otra manera: es un tema privado, privadísimo que cada uno interpreta o vive como puede.

Un beso y buen domingo querido Txema

sara dijo...

Yo pienso que los temas personales, deberían ser eso, y no deberían trascender.

Muchos besos.

Sara

ElSrM dijo...

Posiblemente, todos los que pensamos que los temas estrictamente personales e/o íntimos de cualquier persona no deberían ser convertidos en noticias por los medios de comunicación e información,
somos de los que nos vamos viendo progresiva e inexorablemente apartados del uso de la televisión al comprobar una y otra vez para qué la están usando sus líderes y administradores empresariales.

Salvo honrosas excepciones, como el periodista F. Monegal, de la modesta cadena Barcelona TV y colaborador en el diario El Periódico, abunda el estiércol televisivo, que conserva el aroma de aquél pero no la función fertilizante.

Quizá se deba a esto, aunque sea sólo en parte, que la bajada en el tiempo de uso de la televisión por parte de algunos sectores de la población se ha correspondido cualitativamente con la subida del tiempo de uso de las páginas de Internet.

Saludos,

Txema dijo...

Veo que hay opinones diverdas, aunque con una ligera mayoría de los "latinos".

Es cierto que en España a veces hacemos cosas que producen sonrojo, especialmente en algunos "mundillos" como el de los famosos y similares.

En cuanto a la TV, creo que SrM tiene razón. No parece que los que participamos en este blog seamos muy aficionados a ese medio de comunicación, lo que creo puede suponer que conservamos algo de sensatez.

Bueno, en todo caso muchas gracias a todas y todos por comentar.

un saludo.