domingo, marzo 21, 2010

EL PSOE DEBE RESPONDER DEL FRAUDE


Sería muy exagerado decir que ha causado una indignación general el rechazo por parte del Congreso de los Diputados de la reforma que permitiría acercar a la realidad representativa la realidad electoral, o dicho de otra manera,  que los partidos estuvieran representados de acuerdo  con los votos que reciben. Lamentablemente, en este país, aún hace falta avanzar mucho en la cultura política y por eso pasan estas cosas.

Evidentemente también sería poco ético decir que, en el caso concreto de Izquierda Unida, la escasa representación actual en el Parlamento se debe a la actual Ley Electoral. Es cierto que en otras épocas, con la misma legislación, se han superado con mucho los resultados de la actualidad. IU tiene su propia responsabilidad en esa situación y no se debe olvidar porque eso -no eludirlo- legitima la protesta.

Pero, aclarado que no se trata de una pataleta por tener tan sólo un diputado en el Congreso, hay que decir claramente que la actual ley electoral es un auténtico fraude y que el principal responsable de que esto siga así, es el partido del gobierno que ha tenido la oportunidad de corregir este disparate con sus votos y no lo ha hecho.

Debemos tener muy claro por qué el PSOE,  que se define a sí mismo de izquierda,  lo cual no deja de producir sorpresa vistas ciertas actitudes, no ha querido variar la situación actual. La respuesta es, en esta ocasión, muy sencilla: tiene pánico a que a su izquierda haya un partido, lo suficientemente fuerte, como para tener que contar con esa formación, a la hora de gobernar o de lograr una mayoría parlamentaria, que dé estabilidad a su hipotético gobierno.

El PSOE prefiere, sin duda alguna, que existan "parlamentariamente" partidos nacionalistas, con los que poder llegar a acuerdos a cambio de prebendas, componendas o pactos antinaturales, como el de Euskal Herria, antes que verse obligado a tener que depender de una izquierda transformadora por muchos ejemplos de sensatez y de serenidad que esta izquierda dé en la mayoría de los escenarios posibles. La Ley de presupuestos es un claro ejemplo cada año.

Esto no significa, prefiero hacer la aclaración, que las reivindicaciones de los nacionalistas sean las más de las veces justas, pero lo serían igualmente sin ese pacto, de forma que lo que es políticamente justo acaba siendo una cesión por parte del PSOE y un logro de los nacionalistas y todos contentos.

Además, desde el gobierno,  se mantiene siempre esa política de chantaje precisamente para lograr meter a los nacionalistas “en cintura” a cambio de alguna transferencia que lleva tiempo eternizada, algún blindaje económico oportuno o alguna inversioncilla que lleve años paralizada.

Evidentemente, cada uno es muy libre de pactar con quien quiera pero, para lo que no es tan libre, es para hacer que año tras año, elección tras elección, a un partido de la mayoría sólo le cueste 60.000 votos lo que a IU le cuesta 500.000, porque esto es un fraude a los electores, un fraude a la democracia, una vergüenza nacional, una estafa antidemocrática, una actitud manifiestamente totalitaria y un montón de adjetivos más que no escribo por decoro, justamente el decoro y el talante que le falta al Partido Socialista Obrero Español.

10 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Txema coincido contigo. Salvo en que también cuando tuvimos 21 diputados, con una ley justa hubieran sido 40.
Una cosa es admitir, y yo lo admito, que tenemos menos apoyo electoral que los dos grandes partidos, y eso es lo que es, lo que la gente quiere y que nosotros no somos capaces de acertar. Pero que hayamos tenido 21 y ahora 2 no cambia, la ley entonces y ahora es injusta y así lo hemos siempre dicho. Y yo creo que ya está bien de hacer el juego a quienes nos quieren echar del parlamento por la puerta de atrás y luego dirán que no tenemos apoyo. No tenemos apoyos como ellos pero sí, para tener catorce diputados si tuviéramos una ley justa.
Hagamos las cuentas al contrario y pensemos que al PSOE con un ley opuesta a la actual le costase siete veces un diputado lo que nos cuesta a nosotros. Ellos si les costase 480.000 votos cada diputado, tendrían 24 diputados. Si a nosotros nos costase tener un diputado 66.000 votos, tendríamos 15 diputados, ¿sería justo? ¿qué diría el PSOE?

Salud y República

Salud y República

Txema dijo...

Así es D. Rafa, pero lo que he tratado de dejar claro es que no sólo nos guía el interés concreto del resultado electoral de IU.

No, nosotros vamos más allá, porque nadie nos garantiza que con una Ley más justa vayamos a mejorar nuestra representación. or tanto, no reivindicamos un trato "diferente" sino la corrección de un fraude.

Posiblemente tendría que haberlo aclarado mejor. Pero quizá con esta acotación sirva.

La Ley es injusta al margen de los resultados de cada partido.

un abrazo

m.eugènia creus-piqué dijo...

De acuerdo contigo, es un fraude y una estafa, de democracia nada de nada, solo quieren salvar su asiento y es de pena. el psoe cada día me cae más bajo.Petons.

mariajesusparadela dijo...

Cada persona un voto y que todos los votos tengan el mismo valor.

__MARÍA__ dijo...

Ya no se debería estar reclamando lo de un hombre un voto. Ya tenía que ser un hecho.

Saludos

Izquierda Unida La Hoja de Trigueros dijo...

Un artículo de lo más acertado. Con tu permiso lo copiamos y trasladamos a nuestro blog. Un abrazo

Txema dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios y, por supuesto, podéis utilizar lo que escribo siempre.

un saludo

ElSrM dijo...

CARTA A LOS MIEMBROS DE LA COMISIÓN DE LA REFORMA ELECTORAL

Para: alfonso.guerra@diputado.congreso.es, elviro.aranda@diputado.congreso.es, jose.benegas@diputado.congreso.es, josemariabenegas@hotmail.com, jabermudez@diputado.congreso.es, gaspar.llamazares@diputado.congreso.es, jesus.quijano@diputado.congreso.es, juan.vera@diputado.congreso.es, jordi.xucla@diputado.congreso.es

Muy Distinguida Señoría:


Leo en prensa con preocupación que se ha rechazado realizar las mejoras aconsejadas por el Consejo de Estado sobre la proporcionalidad del sistema electoral recogido en la Ley Electoral General.

Si en su día el Informe del Consejo de Estado me sorprendió para bien, debo decirle que hoy los partidos responsables de este bloqueo me han asombrado negativamente.

Quisiera expresarle de nuevo la importancia que tiene para el respeto a la Constitución Española en cuanto a la igualdad de todos los ciudadanos en tanto que votantes y en cuanto a la exigencia de que el sistema electoral debe ser proporcional, el hecho de que dichas reformas sean o no aplicadas.

Los cuatro partidos que estarían obstruyendo la necesaria reforma, a saber, P.P., P.S.O.E., CiU, P.N.V., serían precisamente los actuales beneficiarios de la exagerada distorsión en la asignación de asientos parlamentarios o escaños en función de los votos emitidos por los ciudadanos electores. No hace falta decir que este hecho hiere hondamente la credibilidad de tales partidos políticos para ser opciones de representación ciudadana.

Hemos de tener presente que no estamos hablando de que un partido político u otro salga beneficiado o perjudicado de las distorsiones del sistema. Los partidos políticos no son el sujeto a tener en cuenta en Democracia. El sujeto debe ser el ciudadano como individuo y la sociedad civil como colectivo. Todo lo demás es instrumental y utilitario. La distorsión en la asignación de escaños a quien afecta es a los ciudadanos, a su representación democrática indirecta en el Parlamento.

Un Parlamento de un Estado Democrático de Derecho no puede representar correctamente a sus ciudadanos, a la voluntad colectiva de éstos, si el voto de unos aparece multiplicado por hasta siete veces respecto al de otros ciudadanos.

Negarse a hacer las correcciones que el Consejo de Estado proponía en el informe que se le solicitó es negarse a corregir ese vicio en la representación de cada votante.

Tal como Su Majestad el Rey Don Juan Carlos I de Borbón recibió un poder concentrado y absoluto de manos del anterior régimen dictatorial y demostró voluntad democrática, altura de miras, sentido de Estado y generosidad al volver a separar esos poderes y devolverlos a donde correspondía, esperaba que en esta ocasión los partidos políticos que gozan de cierta ventaja casual por la distorsión en la asignación de los escaños, obrasen con las mismas cualidades del Monarca entonces.

Y ahí está mi ruego. Obren con ese sentido de Estado y con el honor que se les presume para asegurarse de que el voto de todos los ciudadanos recibe los mismos asientos parlamentarios mediante la aplicación del sistema electoral. Lo contrario sería alargar ese viejo defecto de nuestra Democracia que hasta hoy no hemos sabido, querido o podido corregir.


Cordialmente,

Txema dijo...

Me sumo gustoso a su demanda srM que, como siempre, hace una intervención pluscuamperfecta.

saludos

ElSrM dijo...

Me ha sacado los colores :-P

Le decía en su página antes a la Sra. I. Sabanés —pendiente de validación; por las direcciones e-mail, supongo— que si reciben sólo el mío dirían aquello de: "sólo es 1 loco". Ahora, si reciben 10.000 tendrían que pensar: "son 10.000 (no) votantes".

Saludos,